Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La alternativa laborista al capitalismo en los Comunes en 1923. Segunda Parte


Herbert Morrison (primero por la derecha) con sus partidarios. Herbert Morrison (primero por la derecha) con sus partidarios.

En esta segunda parte pretendemos analizar el discurso de Snowden en defensa de la moción laborista sobre la necesidad de legislar para la sustitución gradual del capitalismo en el Reino Unido en marzo de 1923. El discurso del diputado no incidió tanto en la alternativa, ya que ésta se había comenzado a plantear en proyectos de ley presentados en aquel tiempo, como en demostrar el fracaso del régimen capitalista y, por consiguiente, la necesidad de legislar para su sustitución, como se planteaba en la moción que hemos estudiado en la primera parte.

Snowden partía de la defensa de la idea de que el encausado era el capitalismo, no el socialismo. ¿Producía el bienestar general? Y citaba el libro de Hartley Withers, La causa del capitalismo, donde afirmaba que todo régimen económico debía ser juzgado sobre si proporcionaba al pueblo un mundo bueno que habitar. Snowden proponía que se aplicase esa prueba al capitalismo para comprobar que no sólo había fracasado en proporcionar al pueblo ese mundo bueno, sino que, además, había fracasado en lo que se refería a emplear los recursos naturales y el valor de la producción.

Un número grande de personas se hallaba sometido a trabajos penosos en condiciones antihigiénicas y ganando salarios muy bajos, además de que había mucho paro. Mientras tanto, en el otro extremo de la escala social existían personas extremadamente ricas. El capitalismo había dado lugar a que creciera la clase “riquísima y ociosa”.

El régimen capitalista habría fracasado en organizar adecuada y eficientemente la industria. No se podía defender un régimen capaz de dejar a un millón y medio de trabajadores en el paro. Bien es cierto que la situación era anormal, pero esa anormalidad la había creado el capitalismo, porque la guerra había sido organizada por el sistema económico internacional.

En relación con los salarios se afirmaba que se iba a corregir la situación presente, pero Snowden se preguntaba cuándo sería eso, recordando en cómo eran los salarios en distintos sectores económicos del momento. En esta materia, el régimen capitalista había fracasado.

Pero también lo había hecho en procurar la vivienda. Había datos que afirmaban que el 30% de la población londinense vivía hacinada. Es más, hasta el presidente del Comité de habitaciones del condado de Londres, un destacado antisocialista, afirmaba que no bajaba de dos mil el número de áreas de barrios infectos, y la clase de casa que requería el trabajador no la construiría el capital privado. También adujo informes médicos sobre la pérdida de horas de trabajo, equivalente a miles de años, debida a la mala salud de los obreros asegurados.

Snowden quiso insistir más en la cuestión de la distribución de la riqueza porque consideraba que esta era la causa de todos los males sociales. El 88% de la riqueza en Gran Bretaña se hallaba en manos del 2’5% de la población, y de cada seis personas que fallecían, cinco no dejaban un penique tras de sí. También explicó el fracaso del régimen de propiedad territorial.

La condición de las clases asalariadas no estaba mejorando. El tipo de salarios en muchos casos era el mismo en 1908 que en 1854, aunque reconocía alguna mejoría porque ya no se vivía en un régimen capitalista totalmente libre como en la primera parte del siglo XIX. Recordaba, al respecto, el trabajo de niños de cinco y seis años en las fábricas. Desde aquella época de capitalismo sin freno cada mejora se había debido a la aplicación de los principios socialistas.

Snowden afirmaba que cuando el había comenzado su carrera política como socialista las ventajas de la libre concurrencia eran defendidas por sus adversarios, pero desde entonces el capitalismo había resuelto que la competencia en sí no era buena. En consecuencia, la formación de los trusts sería, en su opinión, una confesión del fracaso del régimen capitalista tal y como se le había conocido hasta ese momento. Podía considerarse que un trust bien administrado podía producir más barato, pero esta ventaja no redundaba en provecho de la colectividad, sino que iba a aumentar los beneficios de los propietarios del capital empleado.

Por otro lado, estaba muy extendida la creencia de que el capitalismo era un sistema preparado desde el más lejano pasado y destinado a durar hasta el día del juicio final, pero convenía conocer un poco la Historia, y era un régimen que desaparecería, ya estaba desapareciendo.

Para remediar este estado de cosas los laboristas no proponían la revolución ni la confiscación. No cabía una analogía entre el socialismo y el bolchevismo, ya que éste no era socialismo, sino conservadurismo recalcitrante, siempre según Snowden.

El Partido Laborista ya había presentado varios procedimientos para combatir el régimen capitalista, aludiendo a los proyectos de ley presentados en esos días en la Cámara de los Comunes en materia de vivienda, en relación con el paro, la agricultura y el transporte. Ahora se pedía que se siguiese en esa línea, aunque con un ritmo más rápido.

A continuación, el orador afirmó que no era verdad que la moción presentada suponía un cambio de ruta del Partido Laborista, como se afirmaba en algunos medios, porque ya hacía treinta años que el Congreso de las Trade Unions había aprobado una resolución en la que se demandaba la socialización de los medios de distribución, y en el programa del Partido de las últimas elecciones, se hacía idéntica moción.

Importaba poco la suerte que pudiera correr la moción en la Cámara, porque el Partido Laborista proseguiría su labor.

Hemos trabajado con el número 4412 de El Socialista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider