HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Masonería y esperanto


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

La masonería se interesó por el esperanto, como también lo hizo el movimiento obrero por razones instrumentales internacionalistas parecidas, aunque con fines distintos. Mientras el segundo consideraba que era un instrumento para que pudieran entenderse los trabajadores y líderes del movimiento obrero, especialmente en sus reuniones y congresos internacionales, donde se hablaban muchos idiomas, y de ese modo, mejorar la coordinación para la lucha por la emancipación de los trabajadores, la segunda lo contemplaba también en clave de entendimiento universal dentro de su filosofía sobre la fraternidad humana.

En el primer y fundamental Congreso Universal de Esperanto de Boulogne-sur-mer, de 1905, donde se aprobaría la Declaración de Boulogne en la que se definían los objetivos del esperantismo, estuvieron presentes masones. Al parecer, al poco tiempo se crearía la primera asociación masónica de esperanto, la Esperanto Framasona, que hacia 1907 contaba ya con un centenar de miembros. Después se convertiría en la Universala Framasona Ligo. La asociación estaba formada por masones varones defensores del empleo y difusión del esperanto, pero no buscó el amparo o reconocimiento de ninguna obediencia masónica, calificándose como “neutral”, buscando el diálogo entre los hermanos de distintas procedencias en favor del esperanto, siendo fieles a la idea internacionalista del esperanto.

El Boletín del Gran Oriente Español dedicó atención, en los primeros momentos al esperanto en sus páginas. Se publicó el texto de León Bollak, “El lenguaje internacional y la francmasonería”, en su número 133, y luego un masón español, J.M. (Servet, grado 33) sacó un extenso artículo en el Boletín del 27 de junio de 1906, que era una traducción al castellano de un trabajo de P.E. Bonjour, que había salido en el Boletín Oficial del Bureau Internacional de Relaciones Internacionales. El artículo tiene su importancia porque justificaba la necesidad del esperanto, pero, además, porque hacia un resumen de las reglas gramaticales, la pronunciación y ponía un ejemplo de texto en esperanto. La tercera parte del texto trataba de un resumen de la historia de la lengua, aludiendo a algún destacado masón en las organizaciones que se dedicaban a su difusión, sin olvidar la noticia de que el futuro Congreso Masónico Internacional proporcionaría la ocasión de poder encontrarse reunidos francmasones esperantistas, y que aprovecharían dicha circunstancia para demostrar de forma práctica que el esperanto se podía hablar con facilidad, era agradable para el oído y permitía a hombres de distintas nacionalidades e idiomas distintos comunicar sus ideas, discutirlas y entenderse.

Por su parte, el hermano J.G. (Stein) de la Logia Progreso en San Sebastián, también del Gran Oriente Español, y que, además, era presidente del Comité Esperantista, pronunció un destacado discurso en el Palacio de Bellas Artes de la capital donostiarra el 29 de noviembre en la inauguración del curso de esperanto, y que, oportunamente, recogió el Boletín del Gran Oriente Español. El hermano masón fue el personaje que puso en marcha dicho Centro educativo. Consideraba que la propagación del esperanto era una obra de civilización, y, consecuencia de pasa, aunque también era realista y no consideraba que traería la “paz perpetua universal”.

Uno de los grandes esperantistas españoles fue el militar y masón Julio Mangada, que tuvo, como es sabido, un gran protagonismo en la Segunda República y en la Guerra Civil. Mangada lo aprendió en 1906 coincidiendo también con su vocación masona. Llegó a escribir una gramática y un manual de esperanto, además de impatir cursos como en el Ateneo madrileño. También tradujo a Cervantes al esperanto. En 1910 estuvo en la creación de la Asociación de Militares Esperantistas, además de en la fundación de la Societo Zamenhof en 1917 y la Asociación Española de Esperanto en el año 1923 y de la que fue su presidente. Participó el Quinto Congreso Mundial de Esperanto. Además, estuvo vinculado a distintas publicaciones esperantistas con otros militares, como Hispana Lumo, Homano e Hispana Esperantisto. Dada su ideología antifascista también se destacó en este ámbito internacional cuando estalló la Guerra Civil, y no dejó de preocuparse por el esperanto en el exilio.

 

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Premio Mejor Aliado 2024 de la Asociación Blanco, Negro y Magenta.

Los liberales en España
La Guerra Civil Española - día a día -
La organización territorial de España
Las relaciones Iglesia- Estado en España
CONCEPTOS DE HISTORIA CONTEMPORANEA DE ESPAÑA
El republicanismo en España
Diccionario de Historia contemporánea
Europa en su cenit
Las Constituciones en España
El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España
El libro de la Gran Guerra