HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

No salgo de mi asombro


(Tiempo de lectura: 5 - 9 minutos)

A estas alturas de mi vida y debido a mi profesión en el campo de la psicología , he aprendido a conocer la conducta humana y sus motivaciones. Sin embargo, confieso, que afortunadamente, no he perdido la capacidad de sorprenderme. Hay hechos que me asombran por mucho que formen parte de nuestra cotidianidad.

Todo el mundo en un País democrático tiene derecho a la libertad de expresión, claro está con unos límites que establecen el respeto y que fortalecen la misma libertad, ya que si no somos capaces de reglarlos, lo único que haremos es debilitar el sistema democrático.

Me confieso un cinéfilo empedernido y cuando me dispongo a ver una película en el cine o la televisión, busco no solo la línea argumental y la riqueza o la pobreza del guión y los diálogos, el trabajo interpretativo de los actores, y todo el soporte técnico desde la luminotecnia, el sonido, el vestuario o los efectos especiales.

Y al final hemos sido espectadores de una historia que nos ha transmitido mensajes, que nos ha hecho participar desde nuestra silla o butacón, y con la que hemos procurado disfrutar o nos hemos aburrido irremediablemente, hasta caer en los brazos de Morfeo.

Hoy en día, sobre todo para el público joven se están imponiendo un genero, entre la realidad y la ficción, la animación y lo virtual, que son una verdadera enciclopedia de videojuegos, repletos de imágenes que se teletransportan de un lugar a otro, con marchas que apenas dejan oír algunos retazos de diálogos y mucha violencia, que ensombrece cualquier atisbo de que detrás haya una historia con sentido.

La pasada semana de este Enero del recién nacido 2022, se ha estrenado en la plataforma HBO max, una de estas series, que sin entrar en detalles no deja de ser la continuación de “El Escuadrón Suicida”, y cuyo titulo es “ Pacemaker” o el Pacificador en español.

No voy a hacer una crónica cinematográfica de los estrenos de este invierno, ni en cine ni en televisión, pero permítanme que les díga, no cuestionando la calidad de este trabajo ni queriendo poner un rosario de criticas o censuras previas, sino más bien desde un punto de vista pedagógico.

He de confesar, queridos lectores, que no salía de mi asombro, cuando escuché y vi los videos promocionales anunciando que “no estábamos ante otra serie más del género y que Pacemaker se considera si mismo un héroe a pesar de su enfoque extremista para lograr la paz mundial “.

Pero ahora viene lo bueno, para ello dice en primera persona “Aprecio la paz con todo mi corazón. No me importan cuántos hombres, mujeres y niños tenga que matar para conseguirla” Por mucha imaginación y fantasía que quieran echarle a esta salsa de EL Pacificador, creo sinceramente que estos mensajes y estos valores, de alcanzar la paz matando a quien sea no se sostienen.

Claro está, que la inmensa mayoría de las personas normales, pensábamos, que la paz se fomentaba con amabilidad, con amistad, con amor a la naturaleza y a lo nuestro. Con esfuerzo y trabajo en equipo, con comprensión, autocontrol y autoestima.

Con bondad, en lugar de ir cargándose a diestro y siniestro, con cooperación y ayuda mutua, creatividad, curiosidad, fomentando los valores democráticos, con generosidad y flexibilidad, gratitud y honestidad, justicia y libertad, obediencia, orden y paciencia, perseverancia y persistencia, tolerancia a la frustración, respeto a la diversidad, a lo ajeno, al bien común, el ejercicio de la responsabilidad, la sensibilidad, la sinceridad, la solidaridad, la valentía o la veracidad. Pues resulta que NO, la cosa va por otros caminos, y el que más gente deje fuera de juego será un verdadero guardián de la paz.

He de confesar que aunque pueda parecer ingenuo, estas cosas como profesional, articulista y ciudadano, me preocupan, ya que están planteando unos iconos y unos modelos que no son los más recomendables; y nos demuestra que hace falta fomentar mucho, ante estos impactantes mensajes el sentido crítico y autocrítico.

Y de la pantalla, grande o pequeña, de la ficción nos vamos a la realidad para asistir a un espectáculo bochornoso, y es el que ha dado y está dando el primer ministro británico Boris Johnson que es un doctor de la mentira y la irresponsabilidad.

Ha pedido disculpas en el Parlamento por acudir a una fiesta en su residencia de Downing Street, mientras que la población estaba en una de las situaciones más restrictivas durante el confinamiento por la pandemia del Covid-19. Después estamos sabiendo que estaba instituido el vino de los viernes, y el personal se ponía a gustito. Ya hoy día hay muchos que se preguntan ¿Hay algún día que no hubiera fiesta en Downing Street?

Tanto la oposición laboralista como parte de su banca reclama la dimisión del Primer Ministro, que asume la responsabilidad por lo ocurrido y pide perdón, pero se escuda en que pensó que era un evento de trabajo. No solo es un mentiroso sino que se ríe de su pueblo de la manera más descarada.

No basta por tanto con que pida disculpas ante la Cámara de los Comunes sino que debería haber dimitido o que intente depurar responsabilidades con los segundas o terceras filas. May y Thatcher, también conservadores como él superaron una votación, pero dimitieron después. Como usted mismo reconoció millones de personas de su País, mientras usted estaba de parranda, ellos se encontraban confinados.

Y debe usted entender, como bien reconoció en su comparecencia de la rabia que sienten hacia usted y su Gobierno, cuando comprueban que las reglas no se cumplieron en Downing Street, debiendo ser ustedes los primeros en hacer pedagogía desde el poder y ser una clara muestra de ejemplaridad.

La demora no le hace ningún favor a la democracia en el Reino Unido, no espere usted más, señor Boris Jhonson y dimita, agarrarse al poder solo va a prolongar innecesaria y patéticamente una figura que los hechos han demostrado que no era merecedor de presidir el Gobierno británico. Haga usted un último gesto de dignidad y márchese.

En un mundo en el que los valores y el neopopulismo se han impuesto, hay personajes de la alta competición y el artisteo que se consideran por encima del bien y del mal, y lo que es peor se creen impunes, y por tanto que el cumplimiento de las Leyes que afectan al común de los mortales no va con ellos.

Uno de estos casos que ha dado que hablar el último mes ha sido el del tenista supercampeón en las pistas y mentiroso, mentiroso y mentiroso en sus actuaciones, Novak Djokovic al que el Gobierno Australiano le ha retirado el visado y fue detenido el pasado sábado día 15 para que declarara toda la verdad sobre su inscripción y participación ene l Open de Australia y todas las presuntas irregularidades cometidas.

Al final los tres jueces nombrados decidieron por unanimidad, tras escuchar a los abogados del serbio y del Gobierno australiano, expulsar al número uno del mundo y por tanto impedir su participación en el OPEN de Australia. Lo contrario hubiera sido un lamentable espectáculo, ya que el comportamiento de Novak Djokovic no ha sido precisamente ejemplar.

Tras este escándalo queda al descubierto la gran mentira de muchos de los deportes de la alta competición, que en el caso del Tenis, parece que la única verdad es la raqueta y la pelota, y algunas se rompen. Hay que dejar claro que el serbio en ningún momento fue sometido a tortura y acoso, y que el tiempo que podía haber estado retenido en un calabozo lo pasó en un hotel. Incluso se rumoreo con un as debajo de la manga de última hora con la aparición de pasaporte diplomático.

Hay que señalar que frente a estas penosas excepciones, la inmensa mayoría de los deportistas y artistas de alto nivel, son gente cumplidora con la Ley y cuya vida es un ejemplo a seguir por su entrega y compromiso. Nos sorprende, eso sí que el Presidente de la Real Federación Española Luis Rubiales afirme que “ El deporte genera excepciones”.

Se referirá a que no tiene nada que ver con lo dineros y las ganancias de algunos que se ponen las botas con decisiones como celebrar la supercopa en Arabia Saudí o que allí ha podido haber jugadores sin vacunar. Imagino que celebrarán en este País tan democrático la final de la modalidad femenina y no en Las Rozas.

Y para terminar, no podía faltar como casi todas las semanas un ejemplo más de la estrategia grotesca que sigue el PP, y particularmente su líder Pablo Casado. Ahora han puesto en marcha una campaña, cuyo lema es “MÁS GANADERÍA, MENOS COMUNISMO”, aprovechando la polémica creada por las declaraciones del Ministro de Consumo Alberto Garzón en el diario británico The Guardian.

Pues bien, tras las torpezas de unos y otros, y los problemas de oportunidad y comunicación, el señor Casado en la línea que nos tiene acostumbrados, siguiendo las huellas de su compañera Isabel Díaz Ayuso, que gritaba en campaña, “Más libertad y menos comunismo” y queriendo ser más radical en sus lemas que VOX, va e inicia la carrera de las autonómicas castellano leonesas con un eslogan desfasado, porque estamos en el siglo XXI y ni los socialistas ni los comunistas españoles tienen rabo y tenedor como en la época del dictador Franco, pero es inevitable, “la cabra tira al monte”.

Por cierto que en la crónica del disparate y fomentar la polarización política y social y alimentar la crispación, Ayuso ha emprendido una batalla sin sentido a la que amenazan con seguir el resto de Comunidades Autónomas gobernadas por el PP, y llevar al Gobierno de Pedro Sánchez ante los tribunales por el reparto “arbitrario “ de fondos europeos. Increíble, pero cierto.

Y para no ser menos el portavoz nacional del PP y Alcalde Madrid, Almeida abre la puerta del Open de Madrid a Djokovic argumentando que “ Sería un gran reclamo” ¿Cómo es posible que un señor que no quiere vacunarse tenga ese visto bueno de la primera autoridad del Ayuntamiento de la capital de España?

En fin hay casos y cosas, con las que no dejaremos de salir de nuestro asombro… Y hay personajes que si antes corrían por dar una mano o coger en brazos a un niño para propinarle un beso, ahora pierden el trasero por posar con una oveja, una vaca o una cabra.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider