Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

No hay dos sin tres


Pablo Iglesias en una imagen de archivo. Pablo Iglesias en una imagen de archivo.

Siempre hay políticos dispuestos a deleitarnos con más errores de los deseables, y con situaciones que nos parecen sorprendentes , paradójicas y contradictorias, El refranero español es rico en sentencias y fotografías de la realidad. Así no es nada descabellado, aquello de “los extremos se tocan”.

Y vemos en el hemiciclo del Congreso a Pablo Manuel Iglesias Turión a la sazón Vicepresidente Segundo del Gobierno de España, intentando convencer a independentistas catalanes y vascos de que voten en contra de la Ley de Igualdad de trato, más conocida como Ley Zerolo, presentada por el PSOE o preguntarles al PP en que dirección se iban a inclinar, si por la abstención como ellos o por el voto en contra que solo mantuvo VOX.

Esta escena de “cuernos políticos” de los podemitas y su acercamiento a los populares, solo puede estar justificado por un monumental cabreo de un protagonismo infantil y estéril, queriendo apropiarse de todo lo que huela a política de IGUALDAD. En esta semana, los hechos nos han demostrado que tanto en PODEMOS como en el PP “no hay dos sin tres”.

Y aunque difieran y estén distanciados ideológicamente, coinciden estratégicamente, con la especialidad en la que más destacan, el inoportunismo y el meter la pata. Ambos coinciden en colocar murallas a los medios que no le bailan el agua, y consideran tal y como dice el inefable y sabio periodista Miguel Ángel Aguilar sobre algunos personajes públicos en su afán de creerse el ombligo del mundo que “Toda crítica es excesiva y todo elogio insuficiente”.

Pero en este caos al que nos tienen acostumbrados PODEMOS y PP , de querer desgastar al Gobierno de coalición por diferentes vías , con un objetivo prioritario tomar como diana permanente al Presidente Pedro Sánchez, hay que reconocer que en esta semana ha habido de todo y para todos los gustos.

Casado e Iglesias, coinciden en sus permanentes contradicciones , y es que jamás, se responsabilizan de sus actuaciones políticas, y mucho menos si estas son estrepitosos errores. Llama poderosamente la atención que cuando el Señor Iglesias sale a un petardazo político diario, antes era uno a la semana, acuse a los socialistas, partido mayoritario en el Gobierno de Coalición de desleales, y es que continuando con el refranero “El ladrón piensa que todos son de su condición”.

Pero en esta ocasión, creo que el PP y su líder Pablo Casado ha ido más allá de lo imaginable afirmando con relación a la Campaña de las Elecciones Catalanas que “Nunca antes se había visto tal despliegue de ataques en el periodo electoral, ni la implicación de la Fiscalía General del Estado, el CIS y los medios públicos al servicio de un Partido”.

Todos son culpables de los pésimos resultados del PP, que han estado a punto de dejarlos sin Grupo Parlamentario, todos han contribuido a generar esa “tormenta perfecta”, todos por supuesto a las ordenes de Pedro Sánchez. Desde el presunto pacto entre Bárcenas y la Fiscalía, la cobertura mediática y los ataques sufridos, la falta de tiempo por lo que no protestaron el 12 de Julio del 2020 en la que Feijoo ganó en Galicia, mientras que la apuesta personal de Casado, que sacrificó a su candidato hasta unas semanas antes, perdió cuatro escaños en Euskadi y cedió uno a la extrema derecha. ¡Señor Casado, hay que estar a las duras y a las maduras!

Hay que reconocerle que, a ambos, Iglesias y Casado, les gusta, el espectáculo y llamar la atención. Y en esta ocasión don Pablo Iglesias, ante la ausencia de gestión en las instituciones, se dedica a ejercitar la pura. retórica para terminar en el esperpento: no deberían olvidar ninguno de los dos que en política son importantes no solo el fondo como depósito de las ideas sino las formas como expresión democrática del respeto a todos y todas, que el adversario es quien piensa de forma diferente pero no lo convierte en enemigo.

Resulta incoherente que PODEMOS acuse al PSOE de haber traspasado varias líneas rojas, cuando son ellos los que intentan romper permanentemente la cohesión del Gobierno de coalición, sin saber ¿Qué es lo que pretenden? La postura que vienen manteniendo lo único que hace es facilitar la estrategia de la derecha y la ultraderecha en su política de insultos y descalificaciones, proyectando una imagen de fractura y desunión.

Don Pablo Manuel puede hacer daño al Gobierno de coalición y por tanto a ellos mismos, pero si lo que ansían es acabar con el PSOE, con sus 142 años de historia, entiendo que se equivocan y que desde aquel 2 de mayo de 1879 en que lo fundó Pablo Iglesias Posse en Casa Labra de Madrid, ha demostrado su resistencia y su resilencia.

Las 25 personas del acta fundacional del PSOE, fueron 16 tipógrafos, cuatro médicos, un doctor en Ciencias, dos joyeros, un marmolista y un zapatero, lo convirtió en el partido más antiguo de España y el segundo socialista y obrero que se fundó en el mundo, solo se creó con anterioridad el partido socialdemócrata alemán (SPD).

Casado debería conocer y ser el líder de la oposición , y ejercer como el PP ha hecho cuando le tocaba aspirar a ser alternativa de Gobierno, por tanto ha de actuar con sensatez política y plantear una política de Estado, y no perderse en un mar de palabrería que evidencia su ausencia de liderazgo.

Las pluralidades y los debates son inherentes a la democracia , pero no pueden perder el sentido de la utilidad , si no se transforman en fantasiosas, perniciosas y paralizantes. Nadie puede entender que alguien se convierta en la oposición de su propio Gobierno, o que se sitúe cada vez más lejos para ser alternativa. Iglesias versus Casado.

La política debe promover cambios y avances, y tomar iniciativas para colocarse por delante de los tiempos. En caso contrario solo recogeremos parálisis e involuciones de una siembra con mala semilla, y esto quien primero lo perciben son los compañeros y compañeras de filas.

Vean si no a Casado cuando anunció la salida del PP de Génova 13, como el gran milagro que iniciaba una nueva etapa y rompía con todo lo anterior, como si quisiera desconectar con el pasado. El camino hacia la nueva sede debía tener un efecto purificador para dejar enterrado en los sótanos de Génova 13 todos los fantasmas del pasado, mientras personajes tan estrafalarios políticamente como doña Cayetana Álvarez de Toledo expresaba lo que muchos de sus barones pensaban, pero no se atrevían a decir “Casado es incapaz de unir el constitucionalismo”.

Alberto Núñez Feijóo aseguró el pasado día 18 de Febrero que “no parece razonable dejar la sede del PP y abandonar cuando se tienen problemas” y con referencia a los resultados de las Elecciones Catalanas , había que hacer una reflexión , que CIUDADANOS del mismo espacio político del PP, perdiera 30 escaños y el PP no cogiera ninguno. ¿Algo pasa? ¿O No?

A los señores Iglesias y Casado, recomendarles que aprendan de sus experiencias y cuando no tengan claro el discurso que han de dar, guarden un prudente y respetuoso silencio , no vayan al más, de que “no hay dos sin tres”, porque siempre habrá alguien , algún voluntario o voluntaria , dispuestos a decir una burrada mayor que la suya.

Nuestro País, España , necesita en este momento menos tormentas y terremotos , y más responsabilidad y estabilidad, más sensatez e inteligencia políticas y menos atropellos y torpezas, más dialogo y saber que las diferencias no se resuelven con gritos, lanzamientos de adoquines y violencias. El Presidente Sánchez ha insistido en que “La democracia española tiene una tarea pendiente, mejorar y ampliar la libertad de EXPRESIÓN”.

Pedro Sánchez ha sentenciado en su última visita a Mérida que “el uso de cualquier tipo de violencia es inadmisible” en una democracia y no hay nada que la justifique y , por ello, ha garantizado que el Ejecutivo actuará “con contundencia” para preservar la seguridad ciudadana.

Espero que pronto PODEMOS, con Pablo Iglesias al frente, colabore a dar una imagen de unidad y fortaleza dentro de un Gobierno progresista condene la actuación de los violentos y saqueadores, y que el PP se decida a colaborar en el desbloqueo de instituciones como la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

Mentalicémonos, todos debemos estar a la altura de lo que necesita España ,Gobierno y oposición, vivimos momentos críticos, con nuestros compromisos y obligaciones. No se puede ser las dos cosas la vez sin volverse loco. Los extremos no representan ni pueden aspirar a representar a la mayoría social, si no vamos a tener que recordar las palabras del Presidente de Castilla-La Mancha , Emiliano García Page, “Que unos son el Gobierno y otros solo están en el Gobierno”.