Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La tregua fugaz

Desde que se inició la pandemia del Covid 19 en este Estado de las Autonomías, el Ejecutivo de la Comunidad de Madrid con Isabel Díaz Ayuso al frente, y un tripartito de PP y CIUDADANOS compartiendo gobierno y la ultraderecha de VOX apoyando desde fuera, igual que ocurre en Andalucía han utilizado cualquier incidencia para jugar a la confrontación y la guerra política e intentar desgastar al PSOE, Sánchez y su socios de UNIDAS PODEMOS.

Sus jefes de Génova, porque no puede llamarse líderes, eso hay que ganárselo con trabajo, autoridad y prestigio, y don Pablo, el abulense y su equipo es del mismo corte que doña Isabel. Así que entre Ayuso y Casado, han practicado una estrategia irresponsable, en el que la población de Madrid, sobre todo la inmensa mayoría que vive en los barrios obreros y de clase media no ha contado para nada, salvo la bronca, y el personal acomodado en las zonas de lujo. Los pobres gozan de movilidad si van a trabajar a casa de los ricos, a limpiar sus casas, pero no se pueden tomar una caña en su barrio ¿Curioso? No ¡Simplemente cruel!

Cuando todos entendemos que cualquier gobernante de bien, quiere lo mejor para sus ciudadanos y ciudadanas, y estoy seguro que es así, hemos de valorar su gestión por dos parámetros, lo que hacen, o lo que es lo mismo por la vía de los hechos, y lo que dicen que normalmente reflejan sus ideas si es que las tienen.

Hacer un catálogo de las ocurrencias de la señora Ayuso, al frente de la Comunidad madrileña, de los atascos al aborto, pasando por los okupas, el empleo, la corrupción y esta pandemia del Coronavirus en la que ha afirmado que Madrid tiene la mayor capacidad diagnóstica del mundo en este tema, tendríamos material para escribir varias tesis doctorales y no agotaríamos nuestros argumentos y recursos sobre su personalidad y la estela que dejará en la historia de la política española.

Las constantes de doña Isabel durante los nueve últimos meses han sido procurar chocar permanentemente con Moncloa y las mentiras adornadas con datos ocultos o falsos. Comenzamos esta historia siendo invierno, pasamos la primavera y el verano y ya estamos de nuevo en otoño. Se han dicho barbaridades tan gruesas como acusar a Pedro Sánchez de formas dictatoriales y utilizar la pandemia para perjudicar a Madrid como lo último dicho por el campeón de “lanzamientos de aceitunas” con la boca, don Teodoro, sobre Pedro Sánchez, que según él “pareciera que quisiera estar toda la legislatura en estado de alarma

A doña Isabel Ayuso, se le olvida con frecuencia que las competentes en materias sanitaria y educativa son las Comunidades Autónomas, y cuando vivíamos el Estado de Alarma, exigía que se adelantaran etapas para que Madrid recuperará plenamente al igual que el resto de España la movilidad de la ciudadanía, que es lo que fundamentalmente restringe esta situación y otros estados contemplados en el artículo 116 de la Constitución.

Por tanto, la actitud de doña Isabel Díaz Ayuso, no solo ha sido irresponsable creando trifulcas sobre un tema tan importante que debería ser motivo de unidad de todas las fuerzas políticas en beneficio de la población, y todo esto salpicado de insultos y amenazas o de mentiras como terminar una entrevista con “todo va bien” ¡Con los tiempos que corren!

La Presidenta de la Comunidad de Madrid ha tenido una actitud muy distinta y diferenciada defendiendo las protestas del Barrio de Salamanca con respecto a otros barrios obreros y humildes, y le decía a Sánchez en una actitud llena de contradicciones “Y que tenga que atacar usted directamente a los vecinos de este barrio que se van a arruinar por culpa de sus políticas, es cuando menos una falta de respeto

Se habrá preguntado en algún momento doña Isabel ¿Cómo podríamos llamar a lo que ella ha hecho durante estos meses? .Los datos cada día han sido peores, y esto condujo a un intercambio epistolar, en la que finalmente la Presidenta pedía la ayuda del Gobierno España, que desde el primer momento se la había ofrecido el Presidente Pedro Sánchez.

El lunes día 21 visitó la sede de la Comunidad de Madrid el máximo responsable del ejecutivo de nuestro País, en un gesto que le honra, de nobleza y generosidad, intentado acercar posturas y ofreciendo toda la ayuda al Gobierno Autonómico madrileño, y se llegó a un acuerdo de establecer una tregua de paz y colaboración.

Increíble pero cierto, la señora Ayuso le duró poco este acto que parecía de lealtad institucional, sellado ante veinticuatro banderas de la Comunidad de Madrid y el España, en una escenificación populista a la americana, en la que ya el presidente Pedro Sánchez, dejó clara con firmeza y determinación su mano tendida y colaboración y que se pondrían en marcha las medidas necesarias para garantizar la salud de los madrileños.

A los cuatro días todo saltó por los aires, al recomendar el Ministro de Sanidad ; Salvador Illa, el confinamiento de Madrid, con el criterio favorable de la inmensa mayoría de la comunidad científica , con la que al parecer la Presidenta Ayuso no se debe llevar muy bien, aunque quiera manifestar lo contrario, ya que Emilio Bouza, portavoz del grupo Covid , que fue Jefe del Servicio de Microbiología y de Enfermedades Infecciosas del Hospital Gregorio Marañón , dimitió a los dos días afirmando “Las circunstancias que he presenciado me obligan a renunciar” ¿Qué habrá visto el doctor Bouza?

La propuesta del Ministerio de Sanidad, se va convirtiendo, conforme pasan los días en una necesidad, que pasaría en grandes número de reducir la movilidad y confinar a 1.025.000 a 4.700.000 personas, Sensatez, y ante las visiones enfrentadas, pensemos junto a quienes saben de esto que la lucha contra la pandemia “No es una batalla ideológica, sino epidemiológica”.

También el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, el conocido y mediático, Fernando Simón reconoce en el programa Planeta Calleja, que desde el Gobierno “nadie le ha dado una directriz de lo que tiene que decir o no”, que incluso le han llamado algunos políticos de la oposición para darle su apoyo, mientras que otros en un momento determinado lo han hecho para decirle “Ten cuidado, mejor apártate un poco” ¡Cuestión de estilos y actuaciones democráticas!

Entre acuerdos necesarios, y esa unidad que no se cansa de repetir el Presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez y los desacuerdos y las condiciones que quiere imponer Isabel Díaz Ayuso , está lo primero y lo más importante, que es salvaguardar la salud de quienes habitan o recalan en Madrid.

Hace falta más rigor, más seriedad y dejarse de decir ocurrencias y frivolidades. La penúltima de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, siguiendo la línea de Casado es que aceptaría cerrar Madrid, si se aplica el mismo criterio en toda España y se hacen PCR en Barajas, Ave y Renfe.

La vicesecretaria General del PSOE, Adriana Lastra, ha señalado en una de sus intervenciones que el PP responde a una estrategia planificada de “trocear, destrozar, depredar la sanidad pública”. Lastra ha considerado “de película de Berlanga” la serie de declaraciones de los últimos días por parte de los integrantes del Gobierno madrileño.

Afortunadamente parece que se ha vuelto a recuperar el diálogo entre la Comunidad de Madrid y el Gobierno de España, facilitado por el líder de CIUDADANOS, Ignacio Aguado y el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ¿Cómo acabará esto? ¿Habrá intervención y confinamiento?

En la tarde del lunes 28 de Septiembre se reunieron Salvador Illa y el Consejero de Sanidad Enrique Ruiz Escudero sin que haya habido acuerdo, y Fernando Simón, para desbloquear una situación que no debería haber existido ni ocasionado ningún problema.

Sin acuerdo y ante la transmisión comunitaria sin control, el ministro Illa ha manifestado a Isabel Díaz Ayuso “que se deje ayudar y que escuche. Ya vamos tarde”. Por tanto que revisen su postura y acepten las sugerencias. En caso contrario se tendrá que actuar con firmeza y determinación.

Lo importante es que el diálogo no se rompa y se endurezcan las medidas necesarias. Qué no se hable de un “alto el fuego”, como si esto fuera una guerra en la que ha de haber ganadores y perdedores. Los barómetros realizados entre la ciudadanía sostienen que el 53% son partidarios de confinar Madrid de manera inmediata.

Por favor, los madrileños y madrileñas merecen un respeto y unos gobernantes autonómicos capaces políticamente, que tengan el coraje de revisar sus decisiones y rectificar, y que sean competentes, coherentes, claros y serios, que no desatienda las recomendaciones, pida ayudas y cuando se la dan, ni las reciba ni las acepte. Necesitamos que de una puñetera vez rememos todos juntos en la misma dirección, si queremos que consigamos parar y vencer el coronavirus.