Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

El acento en su sitio

No les voy a dar una clase de ortografía, ya que no hay que olvidar que todas las palabras tienen acento, lo que solo es que algunas llevan tilde. Así que, con permiso de todos los que lean estas líneas me gustaría subrayar cómo funcionan algunos acentos de nuestras vidas.

La crítica y la autocrítica son actitudes que nos enriquecen, nos hacen más inteligentes y más seguros. Nos sitúan en medio de nuestras conciencias frente al mundo y los demás, sabiendo tener criterio propio en las diferentes ocasiones con la fuerza que nos da el admitir criticar y ser criticados.

Deberíamos valorar las críticas desde una óptica constructiva, razonadamente, buscando la verdad, y si la hacemos sobre nosotros mismos, en una reflexión serena y profunda frente a un espejo que nos presente nuestra verdadera imagen.

Esta autocrítica no puede concebirnos como un ejemplo de perfección. Dicho esto, está claro que el valor de la crítica y de la autocrítica se lo da tanto el sujeto que la dice como el que la escucha. Es una doble dirección que en cada momento pondrá el acento donde más convenga.

Tal vez porque a todo el mundo nos gusta que nos acepten tal y como somos, lo que nos debe obligar a respetarnos mientras trabajamos por ser las personas que queremos ser, recordando nuestros punto de vista de ser respetuosos con nosotros mismos.

En otras muchas ocasiones nos colocamos frente al espejo y vemos el acento en su sitio cuando enfatizamos y equilibramos ética y estética, hacemos un esfuerzo para encontrar nuestro espacio y dejárselo a los demás, cuando somos capaces de estar liberados entre papeles.

Para colocar las cosas en su sitio hemos de sumar esfuerzos y saber caminar juntos frente a los individualismos estériles que por mucho jabón que nos pongamos es mejor luchar unidos que discutir a la desbandada, y en ese equilibrio que buscamos entre nosotros y el entorno, la brecha y la desigualdad de ricos a pobres es cada vez mayor.

De tal manera esto es así, que se demuestra con los hechos que nos ofrecen las realidades , que quienes más tienen , tras cada crisis, gozan de mayores prosperidades , mientras que los que carecen de todo, están en una situación de pobrezas y decadencias.

Debemos ser honestos con nosotros mismos y saber distinguir y separar estrategias , y no dedicarnos a buscar sin saber dónde están las cosas, ponderar productos que no existen , dejarnos de zarandajas y postureos partiditas como los del señor Casado intentando hacer política de mercadillo y arrancar un puñado de votos a base de utilizar la pandemia del coronavirus como arma electoral, sin darse cuenta que lejos de darle alguna rentabilidad política le sitúa miserablemente frente al espejo colectivo.

Si ponemos el foco en la realidad en el momento actual, no faltan noticias e historias en las que poner el acento, que cuando el Presidente del Gobierno de España, ha reclamado una y otra vez unidad, unidad y unidad, está muy lejos como cree la derecha del PP y VOX, de uniformidad.

Lo que es un ejercicio de irresponsabilidad es convertir una alarma encendida en un fuego propagado y cada vez más difícil de apagar, entre miedos y valentías, fugas y retornos, sabiendo gestionar en positivo, sin añoranzas ni recuerdos tristes, venciendo poco a poco aquello que no nos deja colocar el acento en su sitio.

Resulta un pecado imperdonable, para descolocar las cosas de su sitio y que exista un desfase entre pensamientos, palabras y obras, tal como predica la Iglesia Católica, o que entre lo que es y lo que se aparenta ser vivamos abrumados por el silencio de nuestras mentes, sin nada que pensar ni idear o inventando y mintiendo que la culpa es de los otros.

En este repasar lo que pasa y lo que hacen nuestros personajes públicos, hay relatos y sucesos que no logramos entender. Desde que saltó la Pandemia del Coronavirus, hemos escuchado todo tipo de declaraciones, por parte de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y su equipo, culpando al Presidente Sánchez y al Gobierno de España de toda su mala gestión y los errores cometidos, mientras que el ejecutivo de la Moncloa ha repetido su ofrecimiento de ayuda y apoyo una y otra vez.”

Hay quienes creen que la solución y colocar los acentos en su sitio, es invertir lo necesario para tener más recursos personales y materiales, mientras que están los que piensan y defienden que la clave para volver a recuperar la situación en la que estábamos antes de la pandemia, son recortes y más recortes.

El pasado viernes 18 de Septiembre, tras dos suspensiones, doña Isabel Díaz Ayuso, en una rueda de prensa que se pospuso en dos ocasiones, la máxima responsable de la Comunidad de Madrid, el Vicepresidente Ignacio Aguado el Consejero de Sanidad Enrique Ruiz Escudero, a la tercera, explicaran las medidas que afectaban a 37 zonas básicas sanitarias de Madrid capital y su entorno.

Destacando entre otras medidas restrictivas, el cierre de Parques y Jardines, reducir los aforos al 50%, las reuniones sociales se limitan a un máximo de 6 personas que no sean convivientes en toda la región. Tampoco se podrá entrar ni salir de las zonas marcadas , salvo para , acudir al trabajo, a centros sanitarios , actividades relacionadas con trámites oficiales que no se pueden posponer , regreso a la residencia habitual o fuerza mayor.Vuelven las medidas duras , limitándose la movilidad en seis distritos de la capital y otros siete municipios. Resultan curiosas por el cúmulo de paradojas y contradicciones en cuanto a la movilidad se refiere.

Eso sí se podrá transitar por las vías y carreteras que atraviesen estas zonas siempre y cuando el origen y el destino queden fuera de las áreas determinadas. Además se impondrán acciones que garanticen el cumplimiento de las cuarentenas y para evitar “por todos los medios” el Estado de alarma.

Todas estas medidas afectaran a 37 zonas básicas sanitarias y a casi 860.000 personas, o lo que es lo mismo el 13 % de la población de la Comunidad de Madrid y que se extenderán durante un periodo mínimo de 14 días desde el pasado lunes día 21 de septiembre, mañana en la que el Presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez visitó a Doña Isabel Díaz Ayuso en su despacho de la Puerta del Sol para una vez más desde que comenzó la Pandemia ofrecerle todo su apoyo y colaboración.

De tal manera que Sánchez y Ayuso por fin se reunieron, y en la visita del Presidente del Gobierno de España a la sede de la Comunidad de Madrid en la Casa de Correos, han creado un grupo de coordinación por la Covid, que celebró la misma tarde para hacer recomendaciones y ofrecerá el apoyo del Ejercito para frenar la Pandemia. Sánchez no obstante ha afirmado que “debemos estar listos para contemplar otros escenarios si fuera preciso."

Otro de los temas que en estos días ha merecido toda la atención de los medios, ha sido como el Juez Manuel García Castellón ha citado como investigado para el próximo 30 de octubre al ex ministro Fernández Díaz por espiar a Bárcenas con fondos reservados para salvar al PP, destruyendo pruebas que pudieran perjudicarlo en el caso de la caja B y como supuesto máximo responsable de la operación de espionaje a Bárcenas con fondos reservados y por delitos de descubrimiento y revelación de secretos y malversación de caudales públicos.

Un día antes, o sea el 29 declarará quien fuera su número dos, el ex Secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez. El juez califica este operativo como “unos hechos graves presuntamente cometidos por servidores del Estado”. A lo largo de este proceso han surgido nombres reveladores como el chofer de Bárcenas, Sergio Ríos ,el Jefe de Gabinete de Jorge Fernández Díaz, Juan José Esteban , el sacerdote y confesor del ex ministro , Silverio Nieto , el jefe de Gabinete del Secretario de Estado Jorge Sanchis e Iciar Castro persona muy cercana a Martínez.

De todo éste maremágnum se derivaran consecuencias religiosas, en alguien tan creyente, como Jorge Fernández Díaz, supernumerario del Opus Dei, orgánicas, si el PP lo suspende de militancia tras el expediente informativo o le pide su baja cautelar y las consecuencias jurídicas de la investigación abierta.

Estamos ante una situación difícil y complicada para el PP y para su actual líder Pablo Casado, si está dispuesto a barrer a la antigua guardia, y cumplir aquello del que el que “la hace la paga”, o va a seguir mirando para otro lado , como si no fuera con él, y dejando en evidencia su falta de autoridad en Génova y que él es solo es una figura de pega ,sin futuro político, y que ha pasado por su responsabilidad al frente del PP, sin pena ni gloria y como interino y transitorio para ocupar la etapa más floja y débil del principal partido de la derecha.