Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Inquietantes y perturbadoras

El Presidente Pedro Sánchez, aseguró la pasada semana que las informaciones que estaban apareciendo sobre los presuntos negocios ocultos del Rey emérito, Juan Carlos I, le parecían “inquietantes y perturbadoras” y agradeció a Felipe VI que se distancie respecto a ellas.

Sería bueno para esta España nuestra y la salud democrática de sus instituciones, que este tema se aclare cuanto antes y no nos desayunemos cada día con una nueva y desagradable sorpresa. Y lo dice quién es y se siente republicano, aunque lógicamente acate la legalidad constitucional que nos dimos todos en el año 1978.

Sabemos que la justicia está actuando y que el actual Jefe del Estado Felipe VI está adoptando medidas de distanciamiento respecto a al comportamiento de Juan Carlos I, y como ha dicho la Ministra Portavoz, María Jesús Montero “cada uno responde de manera individual” a lo que los jueces le puedan reclamar y será la justicia la que se encargará de determinar las eventuales responsabilidades.

Montero señaló “Todos somos iguales ante la Ley, esto no es una cuestión retórica, es real”, por lo que debemos tener confianza en la labor de los tribunales, aunque sea lenta, y confiar plenamente, como una sociedad desarrollada que somos en su independencia.

Si en 2014, la estrategia funcionó, y la Casa del Rey logró que los escándalos de Juan Carlos I, salpicasen lo menos posible a la Institución, provocando la abdicación y cediendo la Corona a Felipe VI, ahora tanto Moncloa como Zarzuela intentan que la situación tampoco afecte a la Monarquía como sistema democrático de Jefatura del Estado.

No voy a relatarles los hechos que son de sobra conocidos por todos, pero si me lo permiten queridos lectores , desde la indignación que como demócrata me provoca cualquier caso de presunta corrupción, hemos de tener claro que no puede ni debe haber lugar para la impunidad de nadie.

Que me alegra que la prensa de nuestro País, esté abordando el tema con decisión, buscando la verdad y con la sólida firmeza del rigor y el contraste de lo publicado y emitido. También es una garantía tener la seguridad de que las instituciones del Estado, entre ellas la Jefatura, el Gobierno y el poder legislativo quieren por encima de cualquier especulación que la ciudadanía conozcamos la verdad y que para tal fin, en todo momento se cumpla la Ley.

Hay quienes en estos días han hablado de sacar al Rey Emérito de la Zarzuela o emprender el exilio de Don Juan Carlos, una manera de fomentar el olvido y la desmemoria. No digo, que probablemente, en su momento haya que hacer ambas cosas, pero antes hemos de saber toda la verdad. Creo que no es la solución, debe existir claridad y transparencia ante el conjunto de la sociedad española.

Señalar que más que las opiniones y las suposiciones , lo que más duele a la gente, que lo está pasando mal , es que mientras quienes ostentan responsabilidades de Estado , estén maniobrando y moviendo dinero a su antojo, sin ningún control, ni reparo y sin saber claramente el origen. Por eso no podemos pretender que lo que sucedía en los peores momentos de la crisis económica se olvide, como si nada hubiera ocurrido.

Por tanto para superar lo inquietante y perturbador de la situación, lo primero es investigar y dejar hacerlo a la Justicia, en segundo lugar informar con precisión y rigurosidad, y finalmente cumplir la sentencia que de este proceso se derive.

La pasada semana ha estado llena de noticias inquietantes y perturbadoras, pero hemos seleccionado dos, la primera a la que ya hemos hecho referencia en la primera parte de este artículo sobre el Rey Emérito, Juan Carlos I.

La segunda se refiere al Vicepresidente Segundo del Gobierno, Don Pablo Manuel Iglesias Turrión, y he de confesarles que con el líder de PODEMOS, no termino de salir de mi asombro. A pesar de su preparación académica y de su experiencia política, en demasiadas ocasiones no es capaz de contenerse verbalmente. Tal vez porque no sea del todo consciente, lo mucho que se perjudica con esa actitud, de “como las pienso, las digo

En esta ocasión nos referimos al caso Dina Bousselham, que estaba en PODEMOS desde sus inicios y fue asistente de Pablo Iglesias cuando éste era eurodiputado. Ahora que la Audiencia nacional está investigando qué ha pasado realmente con su tarjeta de memoria, las contradicciones de las declaraciones de Dina han colocado al Secretario General de PODEMOS en una situación comprometida, porque tampoco se aclara.

La última novedad de este asunto ha tenido lugar la pasada semana, cuando Bousselham declaró previamente ante el juez que cuando Iglesias le devolvió la tarjeta ésta no funcionaba .Esto inmediatamente puso las presuntas sospechas sobre el Vicepresidente Segundo del Gobierno.

Dentro del chismorreteo político la cercanía de Dina y Pablo, ha sido, era tal que se empezaron a difundir rumores de una relación entre ambos., al igual que sucede ahora con la actual asesora de Iglesias, Lilith Vestrynge, que al igual que Dina nació en Tánger.

Además nos ha extrañado de manera increíble, el Vicepresidente Segundo del Gobierno de España en rueda de Prensa haya asegurado que “Cualquiera que tenga presencia pública o cualquiera que tenga responsabilidades en una empresa de comunicación o en política” esté sometido “tanto a la crítica como al insulto en las redes sociales”.

Como demócrata creo firmemente que “el insulto es una acción que ofende, que humilla a una persona, a una institución , o a un semejante que comparte igual dignidad , libertades y derechos y que siempre debe de recibir del prójimo un respeto y aprecio más allá de la discrepancia , con independencia de la crítica y el debate derivado”.

Señor Iglesias, por mucho que usted crea mandar, no hay ningún Código Deontológico, mucho menos la Constitución y la Carta Universal de Derechos Humanos , que pueda amparar la normalización del insulto. La defensa del mismo es la puerta de entrada y la espiral del discurso del odio y va directo a la evolución de males mayores, Estoy seguro, que usted como persona de izquierdas y demócrata reconsiderará su posición respecto a las malas prácticas del insulto y que es mejor tener aliados para buscar soluciones, que formar parte del problema.

Usted dijo al resto de sus compañeros ministros del PSOE ”Voy contra todos para defenderme de la persecución por el caso Dina” a lo que la respuesta lógica de la parte socialista del Gobierno fue clara y tajante “Entonces aguanta el chaparrón tú solo”.

Hay quienes dentro del seno de PODEMOS, hablan de aprovecharse de las filtraciones sobre el supuesto pago de los saudíes al rey emérito atacan a la ministra Margarita Robles tras sus reproches a la postura de Iglesias sobre los medios, afirmó “No comparto con Pablo Iglesias el que él justifique los insultos”. “Los insultos no pueden ser nunca justificables ni en las redes ni en ninguna parte”, para terminar concluyendo que “los medios de comunicación son el oxígeno de la democracia”; mientras que Pablo Casado advierte que “el Caso Dina” puede convertirse en el “caso Sánchez” si no frena a Pablo Iglesias.

El pasado domingo día 12 Julio, entre geles, distancias y mascarillas, se celebraron las Elecciones Autonómicas en Galicia y Euskadi, que se suspendieron cuando estaban previstas para el 5 de Abril. Feijóo consiguió mayoría absoluta y Urkullu reforzó su mayoría, y asistimos al hundimiento de PODEMOS, desapareciendo en tierras gallegas .y perdiendo seis en territorio vasco, mientras que el líder Pablo Iglesias, reconoce los malos resultados , pero dice que “no hay prisa” por hacer autocrítica.

Ponemos punto y seguido hasta la próxima semana y no logro creerme que haya terminado este artículo de la España inquietante y perturbadora sin tratar sobre el COVID 19, los brotes y rebrotes habidos en nuestro País. Parece mentira, pero lo hemos conseguido, lo que no quiere decir que no dejemos de ocuparnos y preocuparnos, porque sabemos que aunque no hablemos de él, está ahí dispuesto a atraparnos.