Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Los disfraces de Casado

Ni estamos en carnavales en este caluroso inicio del verano, y en pleno Febrero nos encontrábamos en la escalada de esta terrible y dura pandemia, la más grave de los últimos cien años que estamos viviendo a nivel mundial ,y que ha superado los diez millones de casos y el medio millón de muertos, el maldito Coronavirus.

Pero cuando el pasado miércoles 10 de Junio se publicó en el BOE el Real Decreto Ley de la Nueva Normalidad, tras haber sido aprobado el día anterior, 9 y martes, en el Consejo de Ministros para recibir el respaldo de una amplia mayoría del Congreso de los Diputados el pasado jueves 25 y que solo tuvo el NO de los independentistas y VOX. ¡Está visto que los extremos se tocan!

De todas formas comenzaba una nueva y peligrosa etapa, en la que no podíamos relajarnos y bajar la guardia y las medidas preventivas, para no abrir las puertas a brotes y rebrotes del COVID-19. Pero no sufran, que no les voy a castigar insistiendo, en algo como las medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la epidemia y que tan didácticamente han explicado las autoridades sanitarias una y mil veces.

Recordar eso sí, que el decreto pone fin a las restricciones para vernos por toda España y ya hay acuerdo en la Unión Europea como se preveía para a partir de primeros de Julio al Extranjero. En principio serán quince países , Argelia , Australia, Canadá, Japón, Marruecos, Nueva Zelanda, Ruanda, Serbia, Corea del Sur, Tailandia, Túnez, Uruguay, Georgia China, aunque claro está en este último caso el levantamiento de veto estará sujeto a la reciprocidad y esta relación será revisado cada catorce días para su incremento o reducción.

Eso siguiendo todas las indicaciones de las autoridades sanitarias, entre ellas, marcando las distancias sociales fijadas ahora en un metro y medio, el uso obligatorio de mascarillas y el lavado de manos permanente .La competencia de la aplicación de estas medidas y de la coordinación de las Residencias será de las Comunidades Autónomas, que jamás las perdieron.

En esta ocasión quisiera destacar, que en la última semana me he sorprendido y a decir verdad no he salido de mi asombro, dejándome boquiabierto. Y ustedes se preguntarán ¿Por qué? Pues porque parece que algo está cambiando en la actitud de don Pablo Casado y en el seno del PP.

Hasta ahora cada vez que el Presidente Pedro Sánchez o cualquiera de los integrantes del Gobierno de España comparecían en la Sesión semanal de control o en un Pleno, era para recibir por parte del señor Casado y su equipo todo tipo de insultos y descalificaciones, sin poner encima de la mesa ninguna propuesta alternativa a los planteamientos del Ejecutivo, lo que no dejaba de generar una sensación de desconfianza y rechazo por gran parte de la población, que lejos de positivar , denigra una de las actividades más nobles del ser humano, como es la política.

Parece que el Señor Casado ha iniciado un cambio, que no sabemos si es que comienza a liberarse de las cadenas mentales e ideológicas de José María Aznar, su maestro y líder, del que fue y es alumno político, o algunos de sus asesores , le han dicho y le han hecho reflexionar que el radicalismo y el tirarse al monte no es el camino , y que si realmente quiere gobernar algún día ha de cambiar su estrategia, sino más temprano que tarde surgirán nuevos candidatos en el seno del PP y tendrá que coger el camino de su casa, o quizás solo se trate de disfraces y maquillajes de unos momentos electorales en Galicia y Euskadi.

Ustedes bajo la doctrina de uno de los líderes de las Azores y de la Guerra de Irak, habían iniciado un relato de la mentira y que ha ido desde el 11M al 8 M. Desde sostener en contra de las sentencias judiciales que los atentados del 2004 fueron obra de ETA hasta que la manifestación feminista de 2020 fue el origen y la principal causa de la pandemia en España, en una especie de método goebbeliano que entre sus principios de propaganda sostiene que “una mentira repetida mil veces, se convierte en verdad”.

Y hemos de celebrar, por bien de España, que el PP haya decidido salir del “frente del NO” y no seguir tras las huellas del caballo del líder de VOX, Santiago Abascal, en una espiral desenfrenada de “nosotros los más derechones”, somos el centro, la derecha y los ultras, olvidándose que los tiempos han cambiado y que VOX ha venido para quedarse, lo que parece una gran torpeza es alimentarlos diariamente.

Pero como el movimiento se demuestra andando, pudimos ver que el PP, con Casado al frente apoyó al Gobierno votando a favor del Decreto de la nueva Normalidad. Y es que no podían hacer lo que han hecho en otras ocasiones, porque aunque llame la atención el apoyo del principal partido de la oposición como en otros países europeos, ya que con esta aprobación el principal objetivo es proteger la salud de los ciudadanos.

Otra muestra de un cambio que esperamos que sea duradero, y si es posible para siempre , desde la defensa de las legítimas posiciones de cada cual es , tras muchos dimes y diretes, anunciando al principio la negativa , después la abstención y finalmente votando a favor de una apuesta por la justicia social y que deberían guiar la gestión de los fondos europeos de reconstrucción es el Ingreso Mínimo Vital, a los que Casado y sus huestes les habían bautizado con poquísimo respeto hacia sus posibles beneficiarios como “la paguita”.

Por cierto, no estaría de más que el PP demostrara su patriotismo y la defensa de nuestros intereses como País en el marco de la Unión Europea en la defensa de estos fondos en Bruselas y retiraran un documento ignominioso en el que se pone en cuestión el cumplimiento de ciertos derechos básicos en España.

No podía rematarse mejor la semana con dos grandes objetivos, uno hecho realidad con la prórroga de los ERTE beneficiándose de la exoneración parcial de las cotizaciones sociales. No se ven solo como un recurso para las grandes empresas sino de gran utilidad para la mayor parte de nuestro tejido productivo.

El otro gran objetivo es que España ha presentado la candidatura de Nadia Calviño a la Presidencia del Eurogrupo, y que además de los socialdemócratas europeos, contará con el apoyo de los populares españoles.

Es un órgano clave para la cooperación entre los miembros de la zona euro y la construcción de una Unión Europea más fuerte y que se decidirá el 9 de Julio. El Presidente, Pedro Sánchez considera que sería un honor para el Gobierno de España que Nadia Calviño pudiera presidir el Eurogrupo, ya que es una responsabilidad que nunca ha ejercido España y que tampoco ha desempeñado una mujer.

Tenemos tres grandes objetivos y retos por delante, el primero sería lograr un Gran Pacto de Estado para la reconstrucción de España, en el que demostremos que podemos superar la dialéctica de la crispación y el fomento del frentismo y el odio hacia quienes piensan y son diferentes. El otro con amplitud de miras y visión de futuro dotarnos de unos nuevos Presupuestos Generales que sean un importante instrumento de lucha contra las desigualdades y la desprotección y el tercero invertir en ciencias e investigación será la manera más seguro que cualquier pandemia futura nos coja fuertes y preparados.

Si tuviéramos que sacar algunas enseñanzas de esta pandemia no es que de “ésta saldremos mejores” , pero hemos de intentar recurriendo al lenguaje de grandes películas, no entregarnos en manos de ningún padrino, construir una nueva esperanza y volver al futuro en busca del arca perdida y no dejar en herencia ningún Parque Jurásico.

Una reflexión al señor Casado, no conviertan la nueva realidad en una nueva amenaza, no se olvide que el enemigo que hay que eliminar es el coronavirus y no el Gobierno de España que hay que derrocar a base de un ataque en el que todo vale, a Pedro Sánchez y sus ministros y ministras.

Hemos de trabajar para colocar por delante de los intereses particulares, los generales, y ser generosos para que todos cedamos, será la señal ineludible que España está ganando, y la ciudadanía podremos decir con orgullo que nos sentimos bien representados por nuestros políticos.