ÚNETE

No nos callaremos

En la derecha española hay algunos especímenes que conservan y alimentan ese tic autoritario heredero del franquismo, que no conciben democráticamente que haya otras posiciones diferentes a las suyas y que la gente las exprese con entera libertad, y tienen la tentación de que nos callemos o de silenciarnos con sus imposiciones, la involución de nuestros derechos o el situarse por encima del resto de la humanidad.

Exceptuando la extrema derecha representada en VOX y cuyo líder Abascal y hermanos ultramontanos siguen la misma tónica que sus compañeros europeos, no es el caso de quienes se dicen de centro derecha como el PP y CIUDADANOS, pero que ni lo que dicen ni lo que hacen se parece demasiado a sus colegas del Partido de los Populares de la Unión Europea, con una dilatada y amplia trayectoria democrática.

Pero para no dispersarnos ni distraernos en cuestiones inútiles, vamos a centrar el artículo de esta semana en quien ocupa el tercer cargo en importancia del principal partido de la oposición, el PP, y que ha sido y es al decir de sus silencios una clara apuesta de su líder Pablo Casado.

Sin lugar a dudas que todos los mínimamente iniciados en la actualidad política española, sabrán que me estoy refiriendo a la portavoz del PP en el Congreso, doña Cayetana Álvarez de Toledo y que si no normalmente no deja indiferentes ni contentos, ni a propios ni a extraños entre sus salidas de tono y sus desmarques.

En los últimos días se ha aplicado especialmente y ha empeorado con ciertos aires de “excelencias”. Algunos miembros de la cúpula de los populares coinciden en sus valoraciones como que “Es muy inteligente y está muy preparada, pero no es muy lista”, “Le falta educación y conocimiento de partido y eso se obtiene si llegas desde abajo” u otro miembro de la dirección nacional que afirma “Yo podría compartir muchas cosas de las que dice, pero desde luego no tiene el don de la oportunidad”.

Doña Cayetana se ha subido a un caballo en el que defiende que “La libertad no puede perjudicar nunca”, y no hay quien sea capaz de contradecir dicha afirmación rotunda y categórica. Claro está, con frecuencia, a la portavoz del PP, se le olvida que ella milita en un partido político, que política no se hace sola, que sus afirmaciones han de responder a la verdad y al respeto al compañero y al adversario, y que les escuchamos pocas propuestas que planteen una alternativa a la política del Gobierno presidido por Pedro Sánchez.

Vamos a recoger tres de las muchas muestras que la singular portavoz del PP, no ha tenido ningún toque de atención Pablo Casado, que a su vez es el protegido de Aznar, así que deduzcan. Por fin el pasado viernes día 6, el Presidente del PP respaldó claramente a doña Cayetana afirmando que “Es una extraordinaria portavoz y ha decidido ser libre” ¿No lo era hasta entonces?

Solo el Vicesecretario del PP, Antonio González Terol que ante el mutismo de su jefe, se expresó más claramente “El PP no es una secta. Todos tienen sus opiniones, y son libres de darlas. Pero como vicesecretario del partido, creo que en este caso no estuvo acertada”.

Vemos los tres casos a los que nos referíamos. El lunes día 2 de Marzo, la señora Cayetana Álvarez de Toledo, no asistió al Comité de Dirección del PP, al que estaba convocado y esa misma mañana concedió una entrevista a Onda Cero en donde acusó a la Sexta, del grupo Atresmedia, propietario también de Antena 3 y la Razón de “Hacer negocio con la erosión del sistema democrático”, porque entiende que propaga posiciones próximas al independentismo catalán. ¡Vamos que se lució!

Lógicamente el malestar del grupo fue inmediato, y el incendio sorprendió al señor Casado en una entrevista en Tele 5 en el programa de Ana Rosa Quintana. Tampoco se hizo esperar las reacción de la Sexta a través del periodista Antonio García Ferreras llamando a doña Cayetana “portavoz del odio” y que “ha puesto en marcha un ataque a la libertad de expresión” agregando que esta “altamente cuestionada en su partido“.

También le ha replicado con firmeza y contundencia “En la Sexta no somos independentistas, pero podrán expresarse aquí; aunque Cayetana y sus pelotas les moleste” .Además le recordó a la portavoz que el PP es un partido “condenado por corrupción, al que le montaron dos referéndums y bajo cuya gestión huyó Carles Puigdemont”.

Ferreras le advirtió a Cayetana Álvarez de Toledo “Vamos a seguir haciendo lo que consideremos que tenemos que hacer y claro que vamos a seguir contando lo que ocurre en Catalunya y vamos a hablar con todos los protagonistas , sean españolistas , sean independentistas o estén hartos de todo” ¡Más claro , imposible¡

Lejos de rectificar y darse cuenta de que había metido la pata, el pasado martes día 3, se ratificó, desarrolló sus palabras y las sustentó en su derecho “a la libertad de expresión a la inversa”. Y ni corta ni perezosa fue a por la segunda, y ante la declaración de Cuca Gamarra de declararse “feminista” y anunciar que el PP asistiría a la manifestación del pasado domingo día 8 , Día internacional de la Mujer.

Doña Cayetana, hizo honor a su fama y cuando días antes había ya aclarado que “En mi nombre no habla nadie”, rechazó participar en la manifestación a la que iban a acudir sus compañeras y compañeros y sin ningún rubor declaró “Yo soy feminista amazónica de la escuela de Camille Paglia“.

La portavoz del PP apostilló que ”En España las mujeres nacemos libres para elegir nuestras carreras. Las mujeres no somos víctimas, esa es una idea falsa, que no nos ayuda a las mujeres y que las lleva con una mano paternalista o materialista”.

No hay una ideología ni políticas machistas que decidan someter a las mujeres” y opinaba que se disfruta de ”la inmensa suerte” de estar “entre los mejores lugares para nacer de las mujeres”. ”Las mujeres no somos bloques identitarios o monolíticos, las mujeres no somos colectivos, no todas sentimos lo mismo.”

Y para rematar la faena, veamos el tercero de los ejemplos, que ante la salida de Pablo Iglesias en defensa de la Ley de Libertad Sexual, cuya tramitación ha iniciado el Ministerio de Igualdad que ostenta su mujer Irene Montero, le afea al Vicepresidente segundo que “saliera cual macho alfa a defender a su hembra”.

La señora Álvarez de Toledo aseguró que Irene Montero era la mujer más humillada de la política española. Si yo fuera Ministra de Igualdad y mi marido, saliera de esa manera, lo mandaría al sofá. Mientras que Montero dijo que la portavoz del PP “no tiene educación y respeto”.

Entre el barullo y el jaleo que forma Cayetana cada vez que abre la boca, nos podemos hacer dos preguntas ¿Hasta cuándo durará la bula del señor Casado? ¿Podrá con “normalidad y naturalidad” seguir diciendo lo que le venga en gana? Lo que si les puedo asegurar, que nosotros, los ciudadanos y ciudadanas de a pie, NO NOS CALLAREMOS.