HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

En cataluña está la solución


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

A veces, el destino ofrece situaciones poco esperadas. Estamos ante una de ellas. Con un Congreso de 350 miembros, resulta que 7, pueden decidir a quién investir como presidente del Gobierno. Los 7 que conforman Junts x Cat, el partido de Puigdemont, huido de la Justicia, refugiado en Waterloo (Bélgica).

¿Qué decidirán? Tienen claro que nunca podrían decantarse por Núñez Feijóo. Las políticas del PP, hacia Cataluña, han sido demasiado nefastas, en todos los sentidos, como para apoyar a su candidato. Ahora bien, tampoco hay especiales simpatías por el PSOE, al que acusan de la aplicación del artículo 155, con motivo de todo lo acaecido en 2017. Además, siguen pidiendo dos imposibles: amnistía y referéndum de autodeterminación.

Todos ellos y su entorno saben que su petición es imposible de mantener. Que nunca el PSOE podría conceder algo que tampoco está en sus manos. Para autorizar un referéndum, se debería modificar la Constitución, con los preceptivos dos tercios de las Cortes Generales. Imposible, absurdo e inviable, porque tampoco lo aceptaríamos los dos tercios de catalanes que hemos dicho claramente que no queremos aventuras, ni rupturas ni concesiones a una minoría de iluminados.

Quiero remarcar este último punto, en el sentido de que nadie crea que ERC o Junts, puedan hablar en nombre de Cataluña. Aquí, vivimos 7,8 millones de ciudadanos, de los cuales una pequeña parte, nunca superior a un tercio, pueden considerarse independentistas, pero el resto, en absoluto.

Es más, si nos atenemos a los últimos resultados, tanto de las municipales como de las generales, los independentistas no han llegado a un millón de votos. Es decir, han perdido más de 700.000 entre 2019 y ahora. Queda claro, pues, que ningún partido secesionista puede hablar en nombre del conjunto. Y nunca permitiríamos hacerlo, y menos llevarlo a cabo, los que no somos independentistas.

Dicho esto, ¿qué puede suceder? Estamos en un cruce de caminos al que Junts no hubiera querido llegar. Ahora no puede contemporizar ni dejar en manos de otros, lo que tienen que decidir. Seguro hay ya presiones por todas partes, en un sentido u otro. Seguro hay posicionamientos internos que pueden provocar estallidos externos, en función de una decisión u otra.

Y hay que recordar la compleja composición de Junts. Tiene una ejecutiva poco plural para representar todo el espectro político que ocupan. Sus decisiones han perjudicado enormemente la política de pactos post electorales, a nivel de las municipales. Han dejado representación institucional en muchos consejos comarcales, y en las diputaciones de Lérida, Tarragona y Barcelona. Esto pone al partido en dificultades económicas y de representación.

Ahora, muchos alcaldes, por no decir todos, no entenderían ni aceptarían malograr la investidura de Pedro Sánchez, y mucho menos provocar nuevas elecciones. Unas nuevas elecciones que podrían recortarles, aún más su presencia en el Congreso y Senado. Me permito recordar que han perdido 1 diputado y se han quedado con un único senador.

El difícil equilibrio entre la derecha y la izquierda, depende de los pocos votos de Junts. Hasta ahora Puigdemont ha dicho que no busca su solución, sino la de Cataluña. Grandes palabras para ocultar la realidad. Y la realidad es que los pocos fugitivos, tienen pánico a caer en manos de la Justicia. De aquí la búsqueda de soluciones particulares, revestidas de grandes apelaciones al país y a la nación.

Al final, estoy convencido, llegarán a un acuerdo de sí, pero no, que permita la investidura. Lo contrario podría suponer la ruptura interna, o peor todavía, ir a nuevas elecciones, en las cuales los catalanes y con ellos, todos los españoles nos aseguraríamos de que Pedro Sánchez contase con suficiente representación como para no depender de unos pocos iluminados.

 

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.