Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La alternativa laborista al capitalismo en los Comunes en 1923. Primera Parte


El estadista laborista inglés Philip Snowden (1864-1937), al final de una conferencia del Partido Laborista en Brighton con su esposa y el Sr. Henderson. El estadista laborista inglés Philip Snowden (1864-1937), al final de una conferencia del Partido Laborista en Brighton con su esposa y el Sr. Henderson.

El 21 de marzo de 1923 tuvo lugar una sesión histórica en el Parlamento británico porque el laborismo, a través del diputado Philip Snowden, presentó una moción donde se planteaba una alternativa socialista al fracaso del capitalismo, en plena crisis económica, cuando el Partido Laborista había alcanzado en las elecciones del año anterior, por vez primera, la segunda posición detrás del Partido Conservador, que pasó a gobernar. El hecho es importante, como Antonio Fabra i Ribas exponía para el lector español en las páginas de El Socialista, porque era la primera vez que se ponía en debate una moción afirmando la bancarrota del capitalismo y defendiendo la necesidad de afrontar políticas para establecer un orden netamente socialista. Dos artículos pretenden recordar aquel hecho, con un estudio de dicha moción, insistiendo en el significativo hecho de que los socialistas españoles tradujeran la moción y el discurso para su difusión en España, en la línea que venimos defendiendo sobre la inspiración laborista como alternativa frente al comunismo ruso en los años veinte.

Philip Snowden (1864-1937) comenzó en el seno del Partido Liberal. Cuando fue requerido para dar un discurso sobre los peligros del socialismo a raíz de la creación del Partido Laborista Independiente, se convenció, y llego a presidir el ILP entre 1903 y 1906. Fue siempre un gran orador y escribió un folleto con Keir Hardie dentro de los parámetros del socialismo cristiano. Tuvo un periódico donde denunció la corrupción y el despilfarro. En 1906 sería elegido diputado laborista en los Comunes. Por esa época contrajo matrimonio con una activa sufragista, abrazando también la causa del voto femenino.

En los Comunes se significó por su radicalismo, ideando hasta una especie de presupuesto socialista frente al presupuesto de Lloyd George. Aunque no era claramente pacifista sí estuvo en contra del reclutamiento cuando estalló la Gran Guerra. Perdió su escaño en 1918, pero lo recuperó en las elecciones de 1922. Es en esta época cuando pronunció el famoso discurso que aquí glosaremos.

Posteriormente, la vida política de Snowden fue muy agitada, como ministro de Hacienda en el primer Gobierno laborista, y estuvo inmerso en las divisiones y discusiones del laborismo protagonizadas por Ramsay MacDonald.

La moción apuntaba que, en vista del fracaso del régimen capitalista respecto a la utilización y organización de los recursos naturales y el valor de la producción, así como en lo que se refería a procurar un mínimo de condiciones de vida indispensable para la mayoría, y en la creencia de que la causa de tal fracaso estribaba en la propiedad privada de los medios de producción y distribución, la Cámara declararía que la labor legislativa debía ir encaminada a la sustitución gradual del régimen capitalista por un orden social e industrial basado en la propiedad pública y en la dirección democrática de los instrumentos de producción y distribución.

El Partido Laborista presentaba esta moción como un reto a los que mantenían y defendían el régimen capitalista. Durante los últimos decenios, afirmaba el diputado, había habido organizaciones socialistas en el Reino Unido que habían realizado una activa propaganda de las ideas que se contenían en la moción. Eso había ocurrido en la calle y en la plaza pública. El progreso de esas ideas había calado tanto entre los británicos que el Gobierno, percatado de su importancia, las había admitido a discusión, una cuestión que Fabra i Ribas valoraba mucho, demostrando la pujanza del Partido Laborista y de su puesto en el Parlamento y en el país, logrando que el presidente de la Cámara y el Gobierno, en vez de evitar con su mayoría la discusión, habían dado facilidades para que se produjera.

(Continuará).

Hemos trabajado con los números 4410 y 4412 de El Socialista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider