HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Un análisis optimista de Pablo Iglesias de la Conjunción Republicano-Socialista


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Pablo Iglesias siempre fue un acérrimo fustigador de los partidos republicanos al considerar que eran de condición burguesa y no podían ser instrumentos para la emancipación obrera. Fiel a los principios de la Segunda Internacional sobre esta cuestión, pero también íntimo convencido de esta idea, combatió contra cualquier intento desde la fundación del PSOE por parte de otros correligionarios para que se produjera algún tipo de acercamiento a las fuerzas más progresistas del republicanismo.

Pero, de igual modo, el terremoto que provocó la Semana Trágica en 1909, y la intensa y arbitraria represión desatada por Maura, hizo recapacitar al viejo líder y abrazar la necesidad del entendimiento a través de la fórmula de la Conjunción Republicano-Socialista, y para ello se puso a trabajar para convencer a los miembros del Partido que habían sido fieles a su idea primigenia, defendiendo siempre que la alianza no suponía que el Partido Socialista se diluyese ni que abandonara sus principios y programa.

En este contexto nos acercamos a un breve trabajo suyo de 1912 en el momento de celebración del Congreso del PSOE de ese año donde se hizo balance de la colaboración con los republicanos, y donde hubo un intenso debate entre los defensores de seguir con la alianza y los críticos de la misma. El trabajo se titulaba “Progresando”, y salió en el número del 29 de septiembre de 1912 en Vida Socialista.

Iglesias era claramente consciente de que había miembros del Partido que consideraban dañosa para el mismo su alianza “circunstancial” con los republicanos (dejaba claro que era, como hemos entrecomillado, “circunstancial”), pero frente a esta visión crítica argumentaba que nunca había progresado tanto el movimiento socialista en España como entre 1910 y 1912. Es curiosa esta rotunda afirmación porque, siendo así, se demostraría que la estrategia aislacionista del pasado no había sido muy provechosa, e Iglesias había sido su impulsor.

El Partido no había duplicado sus agrupaciones, pero había faltado poco para conseguirlo. Hoy nadie desconocía en España la existencia del PSOE, ni la fuerza que representaba. Prueba de ello era que los republicanos consideraban esa fuerza como necesaria para el triunfo de la República, pero también lo atestiguaba la preocupación que la misma causaba a los partidos monárquicos.

No sería, siempre según su opinión, un progreso pasajero. Y no lo era porque consideraba que las aspiraciones del Partido Socialista eran superiores a las de los demás partidos, a que en el mismo había una clara organización y una disciplina de la que otros carecían, y porque ese momento de crisis del régimen burgués estaba ofreciendo fuerzas nuevas para que el socialismo pudiera desarrollarse.

El avance seguiría, vaticinaba nuestro protagonista. Al crecimiento de las fuerzas socialistas seguirían otros, y de ese modo el proletariado español se pondría en condiciones de marchar al paso de los proletariados de los demás pueblos para arrancar de manos de la clase explotadora del poder con que ésta mantenía y defendía sus privilegios.

Por eso, terminaba advirtiendo para que el enemigo no pusiera sus esperanzas en las divisiones de los proletarios. Las que pudieran surgir serían borradas inmediatamente por la codicia capitalista, y restablecida la unidad de las fuerzas obreras, sus embates contra la fortaleza de la burguesía serían cada día más formidables.

No había salvación para el régimen social presente. El socialismo lo haría desaparecer con el fin de librar a la Humanidad de los males que había engendrado.

 

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Premio Mejor Aliado 2024 de la Asociación Blanco, Negro y Magenta.

Los liberales en España
La Guerra Civil Española - día a día -
La organización territorial de España
Las relaciones Iglesia- Estado en España
CONCEPTOS DE HISTORIA CONTEMPORANEA DE ESPAÑA
El republicanismo en España
Diccionario de Historia contemporánea
Europa en su cenit
Las Constituciones en España
El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España
El libro de la Gran Guerra