Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La orfebrería entre los visigodos

Una de las manifestaciones artísticas más destacadas de los visigodos fue la orfebrería, es decir, el arte de trabajar los metales preciosos. Los pueblos germanos eran muy aficionados al oro, las piedras preciosas y los vidrios de colores. Los orfebres de los pueblos germánicos desarrollaron piezas destinadas a la ornamentación, como fíbulas, joyas y coronas. Pero también elaboraron obras para el culto como cruces, objetos litúrgicos y coronas votivas, mezclando lo religioso con la expresión del poder de las monarquías. En este sentido, los visigodos, como los ostrogodos, siguieron claramente estas pautas.

Las primeras obras de orfebrería aparecieron en el siglo VI. Se trata de objetos de adorno personal en ajuares funerarios. Destacan las fíbulas en forma de águila, también llamadas fíbulas aquiliformes. Las fíbulas estaban realizadas con pequeñas cavidades en el metal donde se embutía pasta vítrea. Estas fíbulas entroncan claramente con las realizadas por los ostrogodos. Recordemos que las fíbulas eran piezas metálicas fundamentales para unir o sujetar de las prendas de los vestidos. Las fíbulas terminarían siendo sustituidas por los botones, pero habría que esperar todavía algunos siglos para que se utilizaran.

Pero las dos muestras más importantes de la orfebrería visigoda fueron, sin lugar a dudas, los conocidos como Tesoros de Guarrazar y Torredonjimeno, en el siglo VII. El Tesoro de Guarrazar contiene una serie de coronas votivas, cruces y cadenas de oro. Las coronas eran regalos de los reyes visigodos a las iglesias, es decir, símbolo del poder real, como hemos señalado. La más importante es la de Recesvinto, formada por un aro de oro calado suspendido de cuadro cadenas finas que se unen en un pomo de cristal de roca. Está decorada con piedras semipreciosas. De la corona penden unas letras que forman la inscripción: “Recesvintus rex offeret”. En este caso, la influencia artística más evidente es la bizantina. Recordemos que Recesvinto fue un rey fundamental en el proceso, siempre complejo y con retrocesos, de fortalecimiento de la monarquía visigoda. Su principal aportación fue la promulgación del Liber Iudiciorum, que unificó el derecho para todos los súbditos del reino. Esta donación del monarca tiene mucho que ver con este fortalecimiento de su poder vinculado a la Iglesia desde que Recaredo se convirtió al catolicismo.

Por su parte, el Tesoro de Torredonjimeno está compuesto de varias coronas votivas reales, también con multitud de pequeñas cruces.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.