Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Gaspar Llamazares Trigo

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Colón: del trumpismo de Ayuso y de la ambiguedad del Partido Popular

De nuevo la patrimonialización de la Constitución y de los símbolos de todos como la bandera española por una parte: la derecha autoproclamada como patriótica y la gente de bien, frente a unos supuestos traidores que venden la patria a cambio de mantenerse en el poder. Tal parece que la derecha no pretendiese con la postura contraria al indulto el innoble objetivo de acceder al poder.

No se puede tener todo, pero tampoco volver atrás

Es que no se puede tener todo: la recuperación de la salud publica, la vuelta del turismo y la apertura total de la hostelería a un tiempo. Mejor que la quimera es la conciliación de necesidades, intereses y compromisos que es lo que corresponde a la buena política.

Líos de ricos sobre vacunas

Las mismas comunidades autónomas de gobierno conservador, y alguna de signo contrario, que hace más de dos meses suspendieron unilateralmente la administración de la vacuna AstraZeneca ante la aparición de los primeros casos de efectos adversos trombóticos, a pesar de la evidencia científica y la recomendación de las agencias de continuar con la vacunación, hoy sin embargo exigen poner la segunda dosis de AstraZeneca a toda costa con el argumento contrario al principio de precaución y la desconfianza ciudadana que argumentaban entonces, está vez porque lo dice la EMA.

El PP: de la euforia al polo radical por la libertad

El excelente resultado electoral de la derecha en Madrid ha supuesto una inyección de optimismo en el ánimo del PP, después de sucesivos fracasos electorales y más en concreto desde la pérdida del gobierno, de la que parece no haberse recuperado todavía a tenor de sus actuales excesos extremistas, y su más recientemente debacle electoral en Cataluña, que le habían situado, hace tan solo unos meses, por detrás de Vox e incluso de un Ciudadanos en caída libre.

Suspender ya las patentes ante a la vergüenza del aparheid de las vacunas

Después de meses de clamar en el desierto, por fin se ha abierto de verdad el debate de las patentes. No es que antes no hubiera habido iniciativas tendentes a suspender las patentes de las vacunas contra la covid19, con el objetivo de garantizar la vacuna como derecho universal y principal instrumento para acabar con la pandemia. Éstas han sido constantes antes incluso de contar con las vacunas. En concreto, desde Octubre de 2020 la Organización Mundial de Comercio (OMC) viene debatiendo la propuesta de suspensión de patentes de test, medicamentos, pruebas diagnósticas y vacunas, hasta tanto se logre la inmunidad de grupo a nivel global.

Esperanza y compromiso al final de la alarma

De nuevo, a pocos días del fin del último estado de alarma, tanto desde algunos gobiernos de CCAA, como desde fuerzas políticas, expertos y medios de comunicación se afirma que éste debiera prorrogarse de nuevo, sobre todo en ausencia de una serie de reformas legales que supuestamente permitirían la adopción por parte de los gobiernos autonómicos de aquellas medidas restrictivas acordes con la fase final de la pandemia.

De la independencia a la supremacía judicial

El gobierno ha logrado que el comisario europeo de justicia avale la reforma legal que suspende la capacidad de nombrar cargos judiciales por parte del Consejo General del Poder Judicial, en tanto en cuanto éste se encuentre en funciones. Una medida de denuncia y al tiempo de presión sobre la, hasta ese momento, cómoda inercia de los nombramientos por parte del Consejo del Poder Judicial en funciones para la oposición conservadora, todo con el principal objetivo de desbloquear la renovación (prevista legalmente hace más de dos años y medio) de los vocales del órgano de gobierno de los jueces.

Pandemia de ruido y furia..

Ruido, mucho ruido en pandemia, demasiado, hasta el punto que casi ni nos oímos. Lo de escucharnos, hace ya tiempo que es sólo la excepción a la regla.

Condenados por desconfiados en pandemia

Desde un inicio, fue la desconfianza. Porque si algo ha caracterizado el curso de esta pandemia ha sido la desconfianza, primero en los precedentes y el origen del virus, luego en los organismos internacionales y el gobiernos encargados de contenerla y ahora, en su tramo final, en la disponibilidad y seguridad de las vacunas.

El populismo y la campaña de las cosas en la Comunidad de Madrid

En estos tiempos populistas, los partidos dedican ya la mayor parte de su actividad a sí mismos: a la difusión y agitación de su relato, a la defensa y la disputa del espacio electoral propio o a sus movimientos internos, las más de las veces de adhesión personal, dejando las propuestas, la negociación y el gobierno de las cosas en un segundo plano. La derecha parece haberlo entendido en la Comunidad de Madrid mejor que nadie, con su refundación trumpista y radical.

La refundación del populismo y la crisis de los partidos

Asistimos a la crisis de los partidos populistas originarios en este segundo año de pandemia. De lo que fueron Podemos como de Ciudadanos, que después de una sangría progresiva de su importante número de votos con su aterrizaje en las instituciones, ahora se enfrentan a un declive, es verdad que de distinta intensidad, junto a la práctica implosión de su modelo de nuevo partido.

La decisión de Pablo Iglesias

Pablo Iglesias se presenta hoy ante ustedes como salvador del proyecto en Madrid, generoso y valiente al abandonar su responsabilidad como vicepresidente del gobierno, convencido feminista, designando su relevo en la persona de Yolanda Díaz, eficaz ministra de trabajo, y ante todo como humilde y unitario en la izquierda para arrebatarle Madrid al fascismo. Épica, ética y estética populista en estado puro.

El cierre perimetral que abraza Madrid

Sostiene el gobierno conservador de la comunidad de Madrid que piensan acatar, pero al tiempo recurrir ante los tribunales de justicia la orden ministerial derivada del acuerdo del Consejo Interterritorial de Salud sobre el cierre perimetral y otras restricciones de horarios y aforos ante la próxima semana santa y el puente de San José. Al parecer, su razón es doble, por una parte de contenido: la inutilidad de los cierres perimetrales y por otra de forma: que para el gobierno madrileño el acuerdo solo y exclusivamente debería ser por consenso y no un acuerdo mayoritario, cosa que precisamente es debida a su oposición.

Apelan a la salud para discriminar al feminismo

El mismo Tribunal Superior de Justicia de Madrid que en Octubre negó que la ley de cohesión y calidad, utilizada por el ministerio de sanidad y las CCAA para el cierre perimetral de Madrid, tuviera habilitación, en base a las medidas de coordinación en salud pública, para limitar el derecho a la mera movilidad, ahora por el contrario, acaba de avalar la decisión de la delegación del gobierno de prohibir el derecho fundamental de reunión y manifestación de las mujeres madrileñas en el ocho de Marzo, aduciendo razones de preservación de la salud pública.

La izquierda debe condenar las manifestaciones violentas

Se ha convertido en un lugar común que la violencia política no tiene sentido. Pero, vaya si tiene sentido, otra cosa es que sea moralmente reprochable y penalmente punible. La reciente violencia política de la extrema derecha populista en el Capitolio tenía como objetivo evitar la alternancia en la presidencia en los EEUU, pero sobre todo consolidar la imagen de una legitimidad patriótica, al margen de la legalidad y de las instituciones democráticas. La degeneración violenta, una vez más, en las calles de Barcelona, está vez con la excusa de la libertado de expresión, pretenden cerrar el paso a un gobierno transversal, como mensaje constructivo de las recientes elecciones y al tiempo consolidar la imagen de una España como régimen postfranquista frente al cual es legítima la desobediencia, la independencia unilateral al margen de la legalidad e incluso la violencia. En eso estamos.

Mis errores en un año de pandemia

A lo largo de esta pandemia, además de los habituales negacionistas y profetas del apocalipsis, como en tantas pestes del pasado, hay también quienes nos imparten una doctrina infalible, nunca se equivocan y siempre ven el error en el ojo ajeno y nada en el propio.

Paradojas de la prevención de pandemias

'España estaba clasificada en el puesto quince, entre las mejor preparadas, con EEUU y buena parte Europa'.

En esta pandemia han predominado hasta el hartazgo los análisis comparativos de los datos de incidencia y mortalidad, para a partir de ellos establecer clasificaciones de excelencia o incompetencia entre países en la gestión sanitaria de la pandemia, e incluso en el modelo de organización territorial, en la cultura política y hasta con respecto a la madurez de sus sociedades. La atracción de lo simple.

Las heridas abiertas en el gobierno de izquierdas

Da la impresión que los últimos desacuerdos en el seno del gobierno de coalición son algo más que las naturales diferencias programáticas en un gobierno de coalición o la natural polarización en un marco preelectoral en el que se acentúan las identidades en competencia. Remiten a la persistencia de las rémoras la desconfianza y el populismo.

Una evaluación de la pandemia, y no una evaluemia

El objetivo del panel no es "repartir culpas, sino aconsejar para ver lo que puede mejorarse, y hacer recomendaciones concretas para que el mundo responda a futuras pandemias más rápido y mejor". Ellen Jhonson Sirleaf. Expresidenta de Liberia y premio Nobel de la paz.

El discurso de la renuncia de Felipe VI

Esperábamos que todo estuviera preparado para el discurso inaugural de una nueva etapa en la jefatura del Estado. Un discurso, que estando a la altura de la Transición, dejase atrás el rastro del dolor de la pandemia con la expectativa de las vacunas y con ellas del principio del fin, pero sobre todo, la cuestión política fundamental: el escándalo de la corrupción que ha venido cercando la vida política española y más en concreto a la propia casa real y al anterior jefe del Estado.

  • Publicado en Opinión