HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La polarización social


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)
Ilustración de Fito Vázquez Ilustración de Fito Vázquez

Uno de los grandes debates que dominan el panorama nacional e internacional de la política es la polarización. El pasado miércoles día 15 de Marzo, el Presidente Felipe González en el foro “Megaincendios, entre el caos y la oportunidad” celebrado en Cáceres ha dejado, como siempre, algunas reflexiones.

Así nos dejó la afirmación que “hoy la política es menos humana que ayer”, tal vez porque “no se hace política mirando a la cara a los ciudadanos”, mientras que “se hace un exceso de ideologización". Además, ha advertido sobre la “polarización tan fuerte” en la sociedad que ”viene de arriba abajo”. Este pensamiento debería aplicárselo en carne propia con sus últimas manifestaciones en la presentación del libro de Alfonso Guerra.

Además estos polarizadores hablan demasiado e intoxican, y entre sermones, pamplinas y verborreas castigan a todo el que se le cruza en su camino con su incontinencia verbal. Son especialistas en monólogos interminables que tienen nada de cómicos y si mucho de insufribles e inaguantables.

Este tipo de sujetos se dedican a incrementar la polarización social, con esa actitud compulsiva de hablar sin parar de lo que sea, de mentir sin ningún rubor, en cualquier tiempo y espacio, hasta sentirse cansados, extenuados y agotados. En su afán de llevarlo todo para adelante y opinar con la mayor de las frivolidades, sentenciar sobre todo, sin darse descanso ni tregua, son capaces de ocupar casi todas las horas del día en un bla, bla, bla, que apenas les dejan horas para el descanso.

Son personas que se convierten con facilidad en personajes. Y entonces son como pesadillas convertidas en realidad. Es completamente comprensible, que gente como el señor Ossorio, Vicepresidente de Ayuso, que si recuerdan en su día “no veía la pobreza en Madrid”, haya pedido el bono social térmico.

Además se ha ratificado diciendo “Tengo familia numerosa y lo cobraré”. Curiosamente este señor tiene declarado un millón y medio de euros de patrimonio, más un sueldo de más de 100.000 euros. Esta gente es de una enorme indecencia política y que duda cabe que alimenta la polarización.

Está claro que este tipo de individuos , tienen un lenguaje en su fondo y su forma que no son precisamente la expresión del arte de seducir y convencer, ni son un pozo de reflexiones y sabiduría que nos dejen con la boca abierta, sino que enfadan e irritan , ya que sus expresiones están muy lejos de albergar la calidez del afecto y la amistad.

No demostraba su inteligencia social y conectaba con los demás con una enorme dificultad. El no callar ni debajo del agua, intentando superar la barbaridad anterior, era como el síntoma de sus miedos y ansiedades, como si estuviera permanentemente asustado, entristecido o enfadado, como ser victima de una neurosis en la que intentaba ocupar su vacío interior llenando el ambiente de frases y expresiones que pueden resultar ofensivas para personas vulnerables.

Sin ser tertuliano en ninguna tribuna radiofónica o televisiva habla de todo y de nada entiende, empleando incluso un lenguaje técnico que no sabe muy bien lo que significa y que es la evidencia de que se encuentra muy lejos de la realidad de la calle.

Ossorio tiene que estar hablando cuando se calla su Jefa, Isabel Diaz Ayuso en una especie de bucle sin principio ni fin, y es posible que llegue un momento que ante tanta inconveniencia, cada vez tenia menos audiencia ni con quien parlotear, con lo que se dedica al miserable y desagradable deporte de despotricar de los demás en un ejercicio de hacernos ver lo malos que somos, y lo bueno y fabuloso que es él.

Entre lo ridículo y lo patético, termina quedándose sólo en sus peroratas y refugiándose en las redes sociales en las que muchos encuentran gente sana y saludable con las que relacionarse pero que es también el refugio de los perdidos, olvidados y solitarios que son incapaces de resistir un diálogo cara a cara y la mirada del otro desde el respeto a su palabra y se dedican a llenar el escenario digital de absurdas banalidades .

La caja de las sorpresas no queda aquí, porque la familia de Mónica García percibe el mismo bono social térmico para calefacción y agua caliente que recibió el Vicepresidente Consejero y portavoz del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, Enrique Ossorio. Así lo confirmaron fuentes del partido MAS MADRID que han tenido que cotejar con el marido de la líder de la oposición en Madrid que percibió la ayuda.

Tras pedir disculpas, Mónica ha dicho que no lo sabia sino que le ha costado horas enterarse. Lo que tengo es una tarifa eléctrica por familia numerosa. La tenemos desde hace mucho tiempo. Es un pago de 195 euros al año. La primera sorprendida soy yo. El Gobierno aprobó que se haría extensivo a un pago único y que se hace a través de un recibo de la Comunidad de Madrid que no dice nada de que sea un bono. Es automático, no lo hemos pedido. La médico ha añadido que ”va a estudiar como devolverlo”, no quiere ”cobrar eso”: ”No lo necesito” Hay que estar muy atentos doña Mónica, los despistes pueden darnos muchos dolores de cabeza.