Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

A tó gas


Cuenta Edmundo Dantesco en su panel que el PP “absorbe a Ciudadanos y arrasa a un PSOE hundido” de modo que “Juanma Moreno ganaría las elecciones, machacando al PSOE y podría volver a gobernar con el apoyo de Vox”. Glory, glory aleluya al periodismo de información. El PP absorbe, arrasa y machaca y podría volver a ganar con el apoyo de. No tengo más descripciones bélico-apocalípticas dado que nunca traspaso la línea de frente que establece el titular. No seré yo quien pague un nada por desinformación y apología del “mamporrismo”. Lo que ignoro es si en esa furia meritoria de la redactora, esta esa o aquella interesada aprecia que machaca, arrasa y absorbe la opción política de muchos andaluces. Con lo bonito que le quedaría recordar que “Todo es de color” ya que de Andalucía se trata. Más mismo de lo igual.

En España la historia demuestra que la libertad de expresión siempre fue nuestro alarde. Las leyes y reglamentos que parecían decir lo contrario, ni mucho menos. Realmente, cualquiera podía escribir y decir lo que le diera en gana. Lo de luego es después, pero en lo primero lo que quiera. En ese disfrute de la libertad de expresión que no necesita ir de matute literario, quiero hablar del genial actor Franco Nero y de sus seguidores por algunos denominados franquistas. Franco sobre todo trabajaba el género de pistola y los que le rodeaban también. Si en una de sus obras había un “Pum, Pum” y le seguía un “¿Quién es?” Apueste que era de madrugada y si no respondía nadie es que no quedaba nadie para responder al “pum, pum”. Así, destacan entre sus actuaciones “Las pistolas cantaron a muerte” (1966) o en italiano del original “Tempo di massacro”. Otro gran éxito destacable la película de anticipación “¡Vamos a matar, compañeros!” (1970) con reposición en septiembre del 75, y finalmente “Gente de respeto” (1975). El respeto siempre, incluso después. Un respeto a su obra que reconocen las más altas instancias que le ofrecen protección de ley. A Franco es tarde para darle un Oscar, pero a tiempo para dar amparo a sus seguidores.

Algún ejemplo de apologías del franquismo que serán protegidas. Parece que el franquismo y sus fusilamientos del 75 formarán parte de la libertad de expresión. Por desgraciada suerte Aute ya no está, o le caería una gorda por escribir Al Alba. Posiblemente por ofender a la autoridad competente para fusilar en aquel momento, ahora protegida por la libertad de expresión de la represión. A cambio, ganando libertades, usted podrá insultar a los fusilados, los golpeados, los torturados, los encarcelados, los paseados, los aterrorizados por Franco protegidos por el abrazo judicial de la libertad de expresión de la represión. Es lo que decía. En España hacemos alarde de la libertad de expresión hasta el punto de que se protegerá la memoria de la dictadura y su libertad de represión. En este paraíso de la libertad que siempre peina a un agua, recordemos a Franco (Nero). Ya verán que en la misma de proteger hablar bien de Franco seguro que condenan a los que cuenten la verdad de la historia.

Ahora, ejerciendo de hermenéutica jurídica, al igual que alguien interpretó que la solicitud de indultos escondía un beneficio político, cabría interpretar que la protección del franquismo incluye un beneficio político para Vox y el PP. Apologetas manifiestos de la dictadura, podrán vender 40 años de paz camuflando 40 años de represión y miseria (económica, social, moral). Pues eso. Algún mal pensado o mal pensada podría sugerir que proteger con la libertad de expresión la apología del franquismo es realmente proteger y dar cancha al discurso político de Vox y la ultraderecha. Una toma de posición política explícita por parte del poder judicial.

Tendríamos un flash back completo, dado que ya lo hizo antes la Iglesia Católica y los militares en la reserva después. En ocasiones, pienso cómo habrá sido de espectacular, evidente, manifiesta, exagerada y abrumadora la pifia de corrupción del PP que, a pesar de sobreseimientos y archivos, finalmente llegó encima de la mesa…

Y antes fue una y ahora otra, y después otra y otra… es el gran éxito del golpe de estado de febrero de 1981. Sin el “quieto todo el mundo” (literal en la administración del estado) no se entendería ahora tantas togas en Togo haciendo el togolés. Gracias a Tejero una parte de la administración y de los poderes del estado admiradores de Franco (Nero) se dedicaron a bailar el “Balance” en modo conga: “Oh Balance, Balance - Quero dancar con voce -Entra en la rueda moreno por ver -Oh Balance, Balance. - Nunca dijiste, lo siento -Nunca explicaste, por qué - Todos los males se curan al tiempo- Del Balance, Balance”.

Un tiempo que en realidad confirma a Adolfo Posada. Para él, en España a mayor progresismo le responde siempre una mayor reacción conservadora. Su famosa teoría del péndulo que parece hipnótica. ¿Que un gobierno más progresista a lo Pedro Sánchez? Pues yo aún más conservador, y subo la apuesta con un franco a la libertad de expresión. ¿Que un gobierno a lo Felipe González? Pues el yo moderado de Aznar, mientras se pudo aguantar las ganas.

Como todo son cerezas, no puedo terminar sin un último pensamiento a Arrimadas y el partido (mejor decir repartido) Ciudadanos. Ahora arrimados a las cosas de Rosa Días, que ya no sabe cómo Savatear gobiernos progresistas. Es lo propio de algunos históricos socialistas que destacan por su “ego, me absuelvo”; pero digresiones aparte y Rosa Días lo es, después de las elecciones de noviembre de 2019 Ciudadanos fue una simulación con finiquito en diferido (Cataluña, Madrid y en nada Andalucía, donde el PP arrasa, machaca y absorbe); en noviembre se nos mostró el lado sabio de Rivera, que no se quedó a comer donde la había excretado… Una excepción entre tantos otros que serán amparados por la libertad de expresión para poder excretar por la boca. Sí. Me refiero a Franco (Nero) y los admiradores franquistas de sus grandes obras como “¡Vamos a matar, compañeros!”.

Cuando el franquismo sea apologizado libremente, los fascistas (Ayuso dixit) estarán ya definitivamente en el lado correcto y será el alba de un nuevo día para la democracia española. Por fin se realizará el sueño de Montesquieu sobre el equilibrio de poderes. Por un lado los demócratas y por el otro otras cosas.

Catedrático de Sociología Matemática.