Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Jaque al Rey

Me sugiere este periódico que escriba un artículo de opinión sobre la situación del rey emérito Juan Carlos. Algo de veneno trae esta indicación porque es un tema espinoso donde los haya.

Para muchos, muchos de mi generación, y remedo las palabras de uno que no era sospechoso, Santiago Carrillo, no es que fuéramos monárquicos, sino que éramos juancarlistas. Sin la aceptación del PC entonces, la monarquía poco recorrido hubiera tenido, como fueron también importantes los apoyos de nacionalistas catalanes y nacionalistas vascos. Tras el suceso del 23F, incluso muchos que masticaban al rey acabaron por tragarlo.

Juan Carlos I era el heredero del Dictador, pero tuvo la astucia de utilizar los plenos poderes que le otorgaron para implantar un sistema democrático, sancionar la Constitución de 1978 y convertir a España en una monarquía parlamentaria en la que el rey reina pero no gobierna. Su jefatura de estado estuvo ligada a gobiernos de izquierdas y derechas, aunque siempre se dijo que se encontraba más cómodo con aquellos más progresistas que con quienes le debían recordar a quien fue su “padre” y a quien “mató” freudianamente, Francisco Franco. Ahora, octogenario, ha decidido marcharse de España para quitar presión a su hijo, el rey actual, Felipe VI, que me da la impresión de que se levanta últimamente pensando en por qué no será hijo único y huérfano de padre.

Ironías aparte, os digo, mis queridos lectores, que esta situación me produce mucha tristeza. No puedo comprender cómo se llega a estos escenarios movido por una ambición que no comprendo, cuando uno ocupa el más alto cargo al que nadie puede llegar, Jefe del estado.

No quiero entrar en si en vez de monarquía hubiera una república esto no hubiera pasado. La corrupción ha impregnado todos los estamentos y todos los poderes. El pensar que el monarca quedaría al margen (aunque yo lo pensaba) es pecar de ingenuidad. Este mundo se mueve por favores, por trueques y por movimientos de tableros que se nos escapan a los pobres mortales. Esa es la madre del cordero.

Lo escribí cuando el caso Urdagarín. ¿Por qué quien ocupaba ese estatus caía en las redes de esa ambición desmedida, que le ha hecho acabar en la cárcel? Pues, ahora, resulta que la situación aún se enreda más y es aquel en quién poníamos los ojos como uno de los factótum, y el emérito rey ha amasado una fortuna que descansa a buen recaudo en paraísos fiscales.

¡Cherchez la femme! Esa expresión francesa (¡Buscad a la mujer!) se cumple de manera “niquelada” en el caso de Corinne Larsen, quien durante largo tiempo ha ido, poco a poco, minando la fama y el honor del anterior monarca español, aunque, reconozcámoslo, parecía tener el terreno abonado. Aunque mucho me temo que ha sido la pieza fundamental en el tablero para este jaque al rey.

Yo suelo tener una concepción arenalista (veáse el juego de palabras) a la hora de señalar a quien la justicia aún no ha condenado, e incluso cuando, finalmente, es así intento no ensañarme con el reo. El rey emérito tiene, como es lo lógico, que responder ante la justicia y confío en que sea así.

Como os habréis percatado, mis queridos lectores, finalmente he soslayado hábilmente el debate de si hemos de acabar con la monarquía e instaurar la república, porque el caso de Juan Carlos I no es el paradigma para demostrarlo. Véase cantidad de repúblicas en el mundo en las que el presidente democráticamente elegido por él pueblo ha salido por patas después de haber esquilmado el erario público, o reforma la constitución para perpetuarse en el poder.

Si algo hemos de sacar en claro de todo esto es que el control democrático de todas las instituciones debe ser férreo, y no importa cuán alto esté nadie, si ha de caer, caiga. Nos debemos como país unas instituciones limpias, que trabajen en favor de todas y de todos y que muestren una absoluta transparencia en su gestión. Pero esto es triste, muy triste.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad está en preparación de su quinta novela y acaba de presentar su último libro de poesía, Papelera de reciclaje con Ediciones Vitruvio.

Recientemente ha sido nombrada concejala de Desarrollo económico y empleo de Rivas Vaciamadrid.