ÚNETE

Los once principios de la propaganda nazi creados por Goebbels y la crisis del COVid-19. Principio del método de contagio

En el anterior artículo pudimos conocer, en el proceso traumático al que se ve enfrentado el país en este momento por la pandemia del coronavirus, el primero de los once principios que el jefe de propaganda nazi, Joseph Goebbels, ideó para logar el ascenso de Hitler, está funcionando como malicioso relojes marcando la hora del desgaste que la oposición de la derecha, encarnada por el Partido Popular y Vox, ha emprendido con saña.

En este que ahora presento, quiero referirme al segundo de ellos, el llamado método del contagio (nunca más oportuno), que supone unificar todos los adversarios en una sola amenaza. Tener un enemigo declarado y bien definido es muy útil a la hora de hacer cualquier campaña de propaganda, pero lo es igual definirlo bajo el paraguas de los prejuicios.

En este caso se ha establecido y diseñado que el enemigo son los social comunistas, para algunos reducidos en el adjetivo sustantivado de los “rojos”, cuyo significado retrotrae a los tiempo de la Guerra civil, acontecimiento histórico cuyas heridas aún no están cicatrizadas.

Es importante poner el foco en los representantes de lo contrario a los que siguen una ideología determinada. Y ¿quiénes mejor pueden sembrar literalmente el terror entre los votantes de las derechas que los que quieren “implantar” el comunismo y las nacionalizaciones a la venezolana? Da lo mismo que el Gobierno en ningún momento haya amenazado con expropiar a nadie, da igual y que simplemente se haya citado un artículo de la constitución vigente, esa que tanto la derecha defiende cuando se trata de Cataluña. Lo importante es coger el rábano por las hojas de la oportunidad y preguntarse, como ha hecho Casado, qué a qué se refería el vicepresidente segundo del Gobierno con aquello lo del interés general, demostrando a la vez ignorancia (el propio acto administrativo que se supone ha tenido que estudiar lo señala), y malicia, pues siembra la posibilidad, como ya he dicho, de las nacionalizaciones de los bienes privados. Por su parte Vox ha segmentado perfectamente al enemigo respecto a la diana de su electorado: por una parte los independentistas y por otra los migrantes. Ambos, sin duda ninguna, han venido a destrozar y a abusar de España.

Por tanto tendremos un Gobierno compuesto por el enemigo de España, ya que ha llegado al poder con los votos de los independentistas, y los comunistas, sumado al de los terroristas. Este fue, si recuerdan el relato, junto con el de Ciudadanos, que nos machacó hasta la investidura de Pedro Sánchez, enemigo determinado, como ya se probó en el artículo de ayer.

Por tanto, estamos en manos de social comunistas, independentistas y terroristas que anteponen la ideología a la economía y que lo que quieren es destrozar el país para nacionalizarlo todo. Y el Gobierno que lo representa, haga lo que haga, encontrará enfrente tanto a populares como a voxeros.

Y propagando estos pestíferos conceptos los periódicos adláteres, cuyos titulares, rayando en ocasiones el ridículo y mostrando cómo se puede vender la dignidad por un plato de lentejas, tergiversan la noticia, la dan la vuelta, la inventan si es necesario con tal de no dar ni agua a los social comunistas que ocupan el poder que debiera de ser, ¿por méritos propios?, de la derecha.

El propio Goebbels se sentiría orgulloso de sus discípulos españoles.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad está en preparación de su quinta novela y acaba de presentar su último libro de poesía, Papelera de reciclaje con Ediciones Vitruvio.