ÚNETE

Es momento también de la ciudadanía

No cabe duda de que ni en nuestras peores pesadillas podríamos haber imaginado que nos veríamos así, confinados en nuestras casas mientras cientos de nuestros compatriotas luchan para salvar sus vidas, amenazadas en unos casos y truncadas en otros por un virus pandémico, cuyo contagio arrasa medio mundo.

Hoy nos encontramos así, en nuestros domicilios, asumiendo se que está demostrado que es la medida preventiva más eficaz. Desde hace dos días el país se ha parado, iniciando, es de esperar, la cuenta atrás hacia la salida de este túnel.

Pero, para más desgracia, si cabe, lo que tendría que ser un problema sanitario se está convirtiendo día a día en un problema político, porque los partidos de derechas han decidido utilizar para su provecho este trauma nacional para arar su campo de votos con la connivencia de la prensa y de los medios subalternos. De esta manera hemos pasado la sociedad a no solo estar confinada, sino también instrumentalizada por estos políticos sin escrúpulos que no pierden la oportunidad de alzarse, aunque sea apoyados en los ataúdes de los fallecidos o en los lechos de los enfermos.

No es nuevo, ya lo intentaron en los atentados del 11M, en los que por salvar sus muebles no dudaron en extender el bulo, nuevamente arropados por la prensa pesebrera, de que había sido la ETA, cuando era palmario que se trataba de una venganza por nuestra entrada en la guerra de Irak.

Supongo, quiero pensar que sí, que habrá personas de ideología de derechas, buenas personas, que se encuentren asombradas y molestas por las actitudes del líder del partido que han votado. Porque lo que estamos viendo, este acoso y derribo al Gobierno, sin ninguna tasa, fundamentándose en bulos, en querellas, en medias verdades, no va de ideologías, va de eliminar a Pedro Sánchez y al gobierno de coalición.

Les da igual pensar que ese gobierno es el que es porque está apoyado mayoritariamente por el voto de la ciudadanía, les da igual… Pero, y ¿a nosotros? ¿Nos da lo mismo a quienes decidimos que queríamos que Pedro Sánchez fuera nuestro presidente? No, no nos puede dejar indiferente esta sarta de injusticias, de disparates, de conturbernios maliciosos, más aún que el propio virus. Es de mala gente aprovechar el miedo, el desconcierto, la debilidad en que nos encontramos para sembrar todavía más dudas y más pánico, es de mala gente.

Por eso también ha llegado el tiempo, el momento, en que la ciudadanía, desde nuestras casas, reflexionemos en que, cuando el virus pase, tendremos una tarea enorme que será la de poner el país otra vez en marcha sin haber perdido nuestros derechos, sin haber perdido nuestra democracia. Y, entonces, ¿a quién querremos al frente? A mí no me cabe duda, a quien se está dejando la piel para sacarnos de este drama mundial, junto con su equipo, que están demostrando capacidad de reacción y una templanza envidiable.

Tenemos que blindarnos contra estos “politicuchos” de tres al cuarto, mis queridos lectores, vampiros tóxicos de la desgracia, que intentan transformar nuestro confinamiento ciudadano en el secuestro de un país cuyo rescate es la recuperación de su poder, perdido hace tres años, cuando se demostró su corrupción sin paliativos.

Es posible que ahora exista una razón parecida a la del 11M, y es intentar que no salga a luz, aún más, la nefasta gestión que la derecha ha llevado a cabo en materia de Salud, y, busquen con falsedades un chivo expiatorio que les exculpe. Pero no lo consiguió entonces; tampoco debemos permitir que lo haga ahora.

¡Cuidaos mucho!

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad está en preparación de su quinta novela y acaba de presentar su último libro de poesía, Papelera de reciclaje con Ediciones Vitruvio.