ÚNETE

Los patriotas y la efectividad de la propaganda

Hannah Arendt nos dejó reflexiones esclarecedoras acerca de la influencia de la acción de los medios de comunicación social sobre los públicos. Así, afirmaba que “… la efectividad de la propaganda nos demuestra una de las características de las masas modernas… no creen en nada visible, no en la realidad de sus propias experiencias. No confían en su vista ni oído, sólo en su imaginación. Lo que convence no son los hechos, ni siquiera los hechos inventados, sólo la consistencia de la ilusión”. Arendt afirmaba esto para explicar el control de las masas mediante los aparatos mediáticos nazis. Los manipuladores sólo procuraban detectar las creencias previas más profundas y actuar en su consolidación. Además, podríamos afirmar que valdría para cualquier acción psicológica coordinada y masiva que un poder lo suficientemente poderoso pusiese en marcha, aún en la actualidad.

Para hacer posible el fluir de los mensajes que alimentan las ficciones siempre fue necesario contar con los mercenarios escribidores que llenan de contenidos de periódicos, revistas, radios y televisiones. Siempre los mismos, van en manadas dispuestos a satisfacer los intereses de sus pagadores. Son amorales que inundan de calificativos patrióticos sus mensajes. Malos actores de una ficción que lo ha cubierto todo desde las entrañas del Régimen. Pero con ellos no basta. También es necesario contar con los colectivos sociales que les son afines. Necesitan de los figurantes para que los medios afines presenten las imágenes de supuestos hechos que confirmen las profundas creencias inseminadas originalmente por el aparato de acción psicológica franquista. Vienen los rojos. Los comunistas acabarán con España. Hay que defender nuestra fe católica frente al enemigo extranjero. Quieren acabar con la familia. Venezuela. Irán. Quieren romper España. Los españoles reciben a cada momento una lluvia de mensajes que, en su mayoría, por si no lo conocen, dieron lugar al golpe de Estado de 1936. Con el apoyo de una cúpula eclesiástica y militar muy parecidas a las que tenemos hoy.

Las recientes movilizaciones de la patronal del rural andaluz llaman la atención por su apelación a un discurso nacionalista en un contexto que nada tiene que ver con tales arrebatos y banderas. Construyen la ficción de ser unos patriotas esforzados, mientras hay sospechas de que practican métodos de contratación de trabajadores en condiciones muy precarias, y son los principales beneficiados de las ayudas comunitarias, de allí su resistencia al aumento del salario mínimo interprofesional a 950€. Ello explica el porque se han apresurado a mezclar la PAC con la formación de precios y con las condiciones laborales. Así, Oscar Reina, secretario general del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), opina que “hay que ser un ignorante total, tener muy poca vergüenza o muy oscuros intereses, para decir que el problema del campo es la subida del Salario Mínimo”.

Mientras, van aflorando las vergüenzas desde las llamadas “cloacas del Estado”. Estas, constituyen las usinas del material para completar las fake news de los mercenarios. En un impecable trabajo de investigación difundido por el medio digital Público, Patricia López y Pilar González De Lara, dan a conocer que el ex comisario Villarejo, “el 15 de febrero de 2017, fiel a sus costumbres, dejó constancia de la distendida comida que compartió con los empresarios, amigos y clientes Juan y Fernando Múñoz Támara –más conocidos por ser el marido y el cuñado de la presentadora Ana Rosa Quintana–, según las grabaciones de la 'pieza Pintor' que obran en 'Tándem' y que Público desvela ahora. En la sobremesa, el comisario Villarejo no deja títere con cabeza sobre el nuevo ministerio de Interior que dirige Juan Ignacio Zoido, alias Zampa en la jerga del comisario, y hace gala de su influencia y relación con la entonces ministra de Defensa y secretaria general del Partido Popular (PP), María Dolores de Cospedal. La amistad viene de antaño, al menos desde que en 2008 su marido, el constructor Ignacio López del Hierro, llevó a Villarejo a la sede del PP para que les ayudara a solucionar los papeles de Bárcenas y la 'causa Gürtel'.

Esta ha sido la materia prima de la Máquina del Fango mediática, encabezada por un medio digital de sospechoso origen pero notorio editor: Eduardo Inda. Al parecer Unidas Podemos lo vuelve a llevar a la Justicia. 

Los medios de comunicación debemos cumplir nuestra función de arrojar luz sobre las sombras propagandísticas que alimentan los corruptos y sus mercenarios. Aunque ello nos suponga ser amenazados. La verdad de los hechos debe ser expuesta para afrontar las dificultades que se avecinan en el futuro cercano. Eva Perón dijo en una ocasión: “Con las cenizas de los traidores construiremos la Patria de los humildes”.

Recuperemos una Justicia que evite la impunidad y castigue la traición a la Patria, de ello dependerá la calidad de vida de nuestros descendientes.

Economista y analista político, experto en comunicación institucional.