Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

José Manuel Roca

Profesor jubilado de la Universidad Complutense.

Últimos libros publicados: Perdidos. España sin pulso y sin rumbo (Madrid, La linterna sorda, 2015) y, con Ramón Cotarelo: La Antitransición. La derecha neofranquista y el saqueo de España (Valencia, Tirant, 2015).

Buen viaje, señoría

Como un efecto del movimiento sísmico desatado por la fracasada moción de censura en Murcia, que ha provocado la convocatoria de elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias ha abandonado el Gobierno central para dedicarse a promover la candidatura matritense de Unidas-Podemos.

23-F. ¡Qué noche la de aquel día!

Los Beatles se habían disuelto y John Lennon había sido asesinado un par de meses antes, pero el título de su primera película sirve perfectamente para ilustrar el recuerdo de la noche del 23 de febrero de 1981.

Sin imaginación

Cada etapa política tiene su discurso dominante, sus intelectuales y dirigentes; sus profetas; sus ritos y héroes populares y su tono y su estilo peculiares. Nada se repite y, si se intenta, lo que fue original vuelve como copia, y lo genuino, como falsificación; lo que fue tragedia se repite como farsa, decía Marx, corrigiendo a Hegel, y algunos émulos del 68 ahora son trumpistas. A los nuevos rebeldes les falta la imaginación que les sobraba a aquellos; la mediocridad es el signo de estos tiempos.

El 18 “brumario” de Donal Trump

El asalto al Capitolio norteamericano por una muchedumbre que intentaba boicotear el último trámite legal para designar a Joe Biden y a Kamala Harris como presidente y vicepresidenta de Estados Unidos, previo a la protocolaria transmisión de poderes del día veinte, es un insólito hecho político en la historia de Estados Unidos, como lo sería en cualquier otro país dotado de un sistema democrático el intento de invalidar el resultado de unas elecciones mediante un acto de fuerza.

Veintiséis millones

Veintiséis millones son muchos millones; 26 millones de hijos de puta son muchos hijos de puta, más aún, si no se determina quiénes son, por qué son así calificados y, sobre todo, por qué razones deben ser sometidos a una depuración colectiva mediante una ejecución tan sumaria. En cualquier caso, una desmesura, un exceso de fanatismo producido por una visión esperpéntica de la historia de España, enunciado en un momento de cólera por una persona, que, a todas luces, o mejor dicho, a falta de ellas, no entiende nada, absolutamente nada, del mundo en que vive y de España, a la que en su día juró defender, y menos aún de la difícil coyuntura en que se encuentran Europa y el país, su país, y también el de esos veintiséis millones de hijos de puta, a los que pretende privar de la patria por el expeditivo procedimiento de privarles de la vida.

  • Publicado en Opinión

El marciano atribulado o Bildu, Fraga y Aznar

El marciano atribulado o Bildu, Fraga y Aznar No se alarmen sus señorías por el titulo sensacionalista de esta nota, que parece comparar lo que, para algunos, es incomparable, y sigan leyendo.

  • Publicado en Opinión

Azaña y la España, ¿católica?

Manuel Azaña, último presidente de la II República, falleció en el exilio francés, en Montauban, el tres de noviembre de 1940, hace ahora ochenta años.

  • Publicado en Opinión

América, sola y partida

“Volver a hacer grande América” fue el lema de la campaña electoral que llevó a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y que ha orientado, según él, las decisiones de su mandato. Lo cual supone admitir el paulatino declive del imperio americano en un mundo que se ha vuelto multipolar, pero este retorno al pasado -que ya intentó Reagan (el lema electoral es suyo) con la desregulación económica, el impulso al capitalismo financiero y algunas pequeñas y teatrales aventuras militares contra nimios adversarios- implica no sólo el crecimiento de Estados Unidos mediante una selectiva política arancelaria, sino establecer un orden mundial adecuado a tal propósito, lo cual exige deshacer el orden mundial existente, ya bastante maltrecho. América, es decir, Estados Unidos, sólo puede volver a ser grande como nación, si el resto del mundo se hace pequeño y se acopla a su renovado sueño imperial. Justo lo contrario de lo que hizo F. D. Roosevelt, al proponer la fundación de la ONU para limitar las apetencias de los países más poderosos.

  • Publicado en Opinión

Que la fiesta no decaiga; es Jalougüin

Estamos en tiempo de difuntos con demasiados difuntos; tiempo de aparecidos y desaparecidos de las más tristes estadísticas de bajas y contagios; tiempo de noches lúgubres (en versión del coronel José Cadalso o de Alfonso Sastre), cuando las ánimas de los muertos regresan -hay que tener muchas ganas de volver ahora- y se comunican con sus deudos vivos, cuando se abre la puerta que contiene a los espectros y a los mengues y hay contacto con el otro lado, como dicen los parapsicólogos, los amigos de lo preternatural y de los sustos y los asiduos al programa de Iker Jiménez.

Casado, la Constitución y la monarquía

A Pablo Casado se le nota demasiado que tiene un “máster” de pega (de corta y pega). Habrá estado matriculado en alguna sucursal de la universidad de Harvard (Aravaca’s Branch, Spain), pero deja ver con demasiada frecuencia que faltaba mucho a clase; a clase de historia, por lo menos. Y a la de política no iba.

  • Publicado en Opinión

El chorrito

Muchos años después de que unos bueyes araran por sí mismos el labrantío de Juan de Vargas, mientras Isidro -dicen que de Merlo- rezaba, o que una cabeza de carnero sirviera para descubrir al asesino de un sacerdote al transmutarse en la cabeza de su víctima, la Villa y Corte sigue siendo tierra de portentos y personas milagreras.

  • Publicado en Opinión

Notas sobre 1968 (y 9). Final

En 1967 y 1968, España vivió un momento crucial, pues fueron años en los que, además del crecimiento económico, la llamada “apertura política”, iniciada con los gobiernos de 1963 y 1965, alcanzó su máximo grado de liberalización. Tras haber superado el Primer Plan de Desarrollo (1964-1967), el Gobierno aprobó el segundo (1968-1971), con lo cual, desde el punto de vista productivo España se acercaba con rapidez a los parámetros de los países desarrollados, aunque respecto a la evolución de sus instituciones políticas distaba de poder homologarse con los países de su entorno, a pesar de los avances en el ámbito periodístico y cultural.

Notas sobre 1968 (8). Canciones y protestas

Como otros recitales clandestinos, semiclandestinos o semiautorizados, que se daban en el país, el recital de Raimón -No, jo dic no, diguem no-, celebrado el día 18 de mayo en Madrid, fue más que una mera expresión artística.

Notas 1968 (7). El pulso del bajo clero con el Estado

A las circunstancias aludidas en la entrega anterior, hay que añadir los primeros actos de terrorismo de ETA, que aumentaron la tensión en el País Vasco, y, en consecuencia, el conflicto entre la clerecía de base y la Curia y, de rebote, entre ésta y el Gobierno.

Notas sobre 1968 (6). Curas rebeldes

Otro factor de erosión de la dictadura fue la movilización contra el Gobierno emprendida por una porción del bajo clero, comprometido con la cuestión social y la cuestión nacional.

Notas 1968 (5). Con el sudor de la frente

En el ámbito laboral, las reclamaciones de los trabajadores habían aumentado desde principios de la década, indirectamente favorecidas por la Ley de Convenios Colectivos de 1958, que pretendía estabilizar los precios al suprimir las subidas generales de salarios, haciéndolas depender de los acuerdos entre empresas y trabajadores. Fragmentaba, además, las reclamaciones laborales, dividía las luchas, reducía la resistencia a los planes patronales y despolitizaba los conflictos, al desviar las demandas hacia el capital privado en vez de hacia el Gobierno.

Notas 68. 4. Tormenta en las aulas

El reverso de la España existente, entregada a las actividades habituales bajo la mirada de un gobierno vigilante, eran los hechos que mostraban la España emergente.

Notas… sobre el año 1968 (3). Historias de dos ciudades

Como si nada ocurriera al otro lado de los Pirineos, ni hubiera barricadas en las calles parisinas -“si vas a París, papá, cuidado con los apaches”-, el 22 de mayo de 1968, Franco inauguró en Madrid la VIIª Feria Internacional del Campo, prueba del peso económico y cultural que aún conservaba la España agraria en la década del desarrollismo.

Notas, lecturas y recuerdos del año 1968 (2)

La vida sigue (aparentemente) igual

El relato de la prensa sobre lo ocurrido en España en 1968 suele recordar los primeros asesinatos de ETA en el País Vasco y unas cuantas efemérides, como la repentina fortuna del acertante de una quiniela de catorce resultados y dos sucesos musicales protagonizados por Massiel y Julio Iglesias, y para quienes gozan de más cultura política, el recital de Raimon en la universidad de Madrid. Pero otros hechos merecen ser recordados, tanto referidos a la España oficial, como a la España real o social; a la España existente y a la España emergente, que mostraban el anverso y el reverso del país. Veamos, primero, lo que se podría considerar el anverso de lo sucedido aquel año.

Notas, lecturas y recuerdos del año 1968 (1)

España y “los sesentayochos”

En Occidente, el año 1968, síntesis de una época económicamente opulenta, políticamente agitada, culturalmente fecunda y musicalmente feraz y ruidosa, fue copioso en acontecimientos políticos, económicos y sociales, en una década que también lo fue, favorecida por el cambiante contexto internacional.

Cuatro de julio, 2020

Me coge la fecha bastante cabreado con lo que ocurre en las Américas. En las de arriba, las del centro y las de abajo. Podría decir, ¡me duele América!, pero sería bastante demagógico en boca de un “mindundi” hispánico, porque la ampulosa frase parece propia de un gobernante populista. Pero hablemos de Estados Unidos, que es lo propio del día.

Strange fruit

“Southern trees bearing strange fruit


Blood on the leaves and blood at the roots


Black bodies swinging in the southern breeze


Strange fruit hanging from the poplar trees”.

Crónica del asedio Artola

Ha muerto Miguel Artola, catedrático, investigador, historiador.

Tenía 96 años y deja una extensa obra. De él sé poco más; ignoro si es otra víctima del coronavirus o si le había llegado la hora de abandonar este mundo. Y lo siento, porque era un notable historiador, director de la Historia de España en siete volúmenes, de Alfaguara, y en particular, historiador de la burguesía como histórica clase social, según queda reflejado en el tomo V de la colección -La burguesía revolucionaria (1808-1874)-; un libro magnífico centrado en las etapas más tensas del complejo siglo XIX.

  • Publicado en Cultura

Crónica del asedio “Oportunidades de negocio”

Antes de entrar en materia -en el “negocio”- conviene recordar un par de cosas necesarias para entender lo sucedido en la Comunidad de Madrid, que, a causa de la visión impresionista de la realidad ofrecida por la “rabiosa actualidad” de la “prensa” y las redes sociales, suelen quedar al margen de la reflexión.

Suscribirse a este RSS