HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La explosión del Ilopango (Y III)


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Resulta difícil creer que sea una coincidencia que, en este preciso momento, desaparezca la imagen de la cruz solar o rueda del sol en llamas, que había sido un motivo central, en la iconografía sacra escandinava, durante miles de años.

De nuevo, en “La visión de la adivina”, leemos:

“Un tiempo de horrores, de gran adulterio,

de hachas, de espadas – los escudos se rajan -,

de vientos, de lobos anuncio será

El derrumbe del mundo; todos se matan”

Un argumento obvio, contra el hecho de que “el velo de polvo”, inspirara el concepto de Fimbulwinter o “Gran Invierno”, es que el mundo escandinavo, de hecho, no terminó a mediados del siglo VI. Pero este razonamiento, se basa el la perspectiva y la retrospectiva, pues, en un sentido muy real, un modelo de sociedad desapareció, a causa de los trastornos de esa época. Está claro que el invierno volcánico, no fue la única causa, quizá ni siquiera la principal, pero echó leña a un fuego que ya ardía y, sin duda, ayudó a la propagación de las llamas. Lo que emergió del caos “fue”, en cierto sentido, un mundo nuevo, fundado en principios sociopolíticos, muy distintos del anterior.

Incluso los miliares veteranos y, las víctimas civiles de las guerras, tendrían problemas para concebir la muerte de la mitad de la población y, el consiguiente colapso de las instituciones sociales. Hoy en día, hasta los peores desastres, los que causan un mayor número de bajas, se desarrollan en un escenario mucho mayor, compartido con lugares no afectados por el desastre. No es difícil imaginar, que a los escandinavos del siglo VI, les pareciera que el mundo entero se desmoronaba y, revertía al vacío primigenio, del cual había emergido. En una cultura que dependía de las tradiciones orales, para preservar y arbitrar la historia, no resultaría sorprendente que, doscientos años después, el trauma continuara incrustado, de forma evidente, en sus historias, como una terrorífica visión de finales y comienzos, que forman parte, a su vez, de un ciclo más largo.

Los efectos no fueron iguales en todas partes: hubo variaciones, tanto a nivel regional como local. En partes del este de Noruega, existen diferencias perceptibles, incluso entre distritos contiguos, que dependen de la topografía local, de las estructuras políticas y, de los factores externos del cambio climático. En algunas áreas, no se produjo ningún abandono de asentamientos y, encontramos pocas señales de decadencia. Otras sufrieron mucho.

Para los escandinavos que vivieron, durante el periodo de las migraciones, el “Fimbulwinter” o “Gran Invierno”, supuso un final, pero también el principio de algo nuevo y diferente y, esta es la clave de lo sucedido. Las nuevas sociedades que se erigieron, sobre el desolado paisaje, que habían dejado los años sin verano, siguieron un nuevo modelo. Crearon comunidades y estructuras de poder, fundamentalmente distintas y, con ello, cambiaron las formas de vida de sus habitantes, de una manera que sembró las semillas, del futuro vikingo. Este nuevo mundo era Midgard (el mundo de los hombres creado por los dioses Odín y sus hermanos, Vili y Ve), el hogar del pueblo, de cuya conciencia colectiva había emergido: los escandinavos.

Escandinavia fue una de las regiones europeas, en las que los glaciares perduraron más tiempo; sepultando la tierra bajo una mole de hielo, de un kilómetro y medio de espesor, incluso cuando gran parte del continente, estaba ya ocupado por cazadores, recolectores y pescadores nómadas. Hace de ello, alrededor de trece mil años, cuando el norte empezó a calentarse y, los glaciares comenzaros a derretirse poco a poco, fue su retirada, la que esculpió los fiordos, ríos y lagos, que caracterizarían el hogar de los vikingos. En la época de los vikingos, pues, el paisaje de algunos lugares, era notablemente diferentes del actual y, contaba con muchas más zonas, de aguas abiertas.

Pues eso.

 

Nacido en 1942 en Palma. Licenciado en Historia. Aficionado a la Filosofía y a la Física cuántica. Político, socialista y montañero.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider