Quantcast
EL PERIÓDICO
Edición: ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
Apóyanos ⮕

Viento norte. La primera ocupación militar norteamericana de Cuba (1899-1902)


Ignacio Uría Rodríguez, Viento norte. La primera ocupación militar norteamericana de Cuba (1899-1902), Madrid, Instituto Franklin-Catarata, 2021. ISBN 978-84-1352-327-9. 189 páginas.

Este interesante libro se centra en la primera ocupación de Cuba por los Estados Unidos, entre 1899 y 1902, tras la guerra contra España por la cual ésta perdió Puerto Rico, las islas Filipinas y la perla del Caribe. Casi cuatro años en los que Norteamérica la convirtió en un semiprotectorado, pues el acuerdo alcanzado entre Madrid y Washington -conocido por el tratado de París- no reconoció la independencia cubana e imponía una ocupación militar sin fecha de finalización.

No obstante, los norteamericanos anunciaron su apoyo a un futuro Estado independiente cubano cuando la isla tuviera un gobierno firme y estable, capaz de mantener el orden público y cumplir sus obligaciones externas e internas. Pero, en opinión del presidente McKinley, era necesaria la presencia de sus tropas y armada. Todo ello formaba parte de una estrategia de control del mar Caribe, geoestratégicamente fundamental para los Estados Unidos.

Poco a poco, comenzó la reestructuración del país e institucional, tan necesaria para la modernización del país, pero también para el logro de su independencia. A través de estas páginas, el autor nos revela las diferentes tendencias entre los norteamericanos a la hora de abordar esa modernización y estructuración política de Cuba, así como las disímiles corrientes políticas insulares que -provenientes de la lucha armada- trataron de organizar e imbricarse en la creación de un sistema de partidos políticos.

De cara a celebrar elecciones municipales, generales y a la presidencia fue necesario realizar un censo general, afrontar la legalidad de los sindicatos, promover el desarrollo de la red de ferrocarril y la guardia rural. Numerosos españoles tuvieron que quedarse en la isla, por sus negocios o por falta de dinero para volver a la península, por lo que su aportación a la sociedad y economía isleña resultó fundamental. En consecuencia, estos emigrantes o residentes tuvieron que posicionaron políticamente, tema que se analiza igualmente. Así como los acuerdos indemnizatorios entre la Iglesia católica y el nuevo Estado, mientras se afirmaba la libertad religiosa y se extendía la influencia de las logias masónicas. Sin embargo, pese a esta modernización acelerada, Estados Unidos se negó a la independencia hasta que no controlara la política exterior de Cuba, ofreciendo un tratado de reciprocidad comercial a cambio, lo que sin duda facilitó -con alto coste- la independencia final de la isla, cuando todavía los Estados Unidos controlaban las islas Filipinas. Fue un tiempo en el que la democracia llegó del Norte como un viento poderoso, pero también amenazante.

Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Alcalá. Doctor en Historia Moderna y Contemporánea por la UAM.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider