Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La expansión de la Corona de Aragón en el Mediterráneo en la Edad Media


Óleo "Petronila Ramírez y Ramón Berenguer IV" Óleo "Petronila Ramírez y Ramón Berenguer IV"

Exceptuando el Reino de Aragón, el resto de los territorios que integraban la Corona de Aragón tenían amplias fachadas marítimas abiertas al Mediterráneo, lo que determinó tanto una vocación comercial como una política de expansión, especialmente cuando se completó el proceso de Reconquista en esta zona de la Península Ibérica.

Desde fines del siglo XIII hasta mediados del siglo XV, los reyes aragoneses emprendieron una ambiciosa política expansiva por el Mediterráneo, comenzando con Pedro III. Con distinto grado de dificultad, especialmente ante los intereses franceses y del papado, se incorporaron a la Corona de Aragón una serie de importantes territorios. En 1282, Sicilia se sublevó contra Carlos de Anjou –las “Vísperas Sicilianas”-, recibiendo la ayuda de Pedro III de Aragón, cuyas tropas desembarcaron en la isla en 1283. Francia y la Corona aragonesa ya llevaban un tiempo enfrentadas por el Rosellón y la Cerdaña y ahora dicha rivalidad saltaba al mar Mediterráneo. Pero la cuestión siciliana se complicó cuando Jaume II firmó el Tratado de Anagni, por el que se concertaba el matrimonio del rey con Blanca de Anjou, renunciando el monarca aragonés al control de la isla, presionado por la reconciliación entre Francia y el papado. Los sicilianos se manifestaron contra este acuerdo y proclamaron como rey a Federico de Aragón, que inició una dinastía propia emparentada con la aragonesa hasta que Sicilia fue incorporada definitivamente a la Corona de Aragón en 1409.

Cerdeña también se enfrentó a Francia. En 1323 fue conquistada por los aragoneses. Por su parte, Córcega quedó en manos francesas. En 1443, Alfonso V el Magnánimo conquistó Nápoles, donde instaló su corte.

Durante un breve período de tiempo se llegaron a conquistar territorios más alejados: los ducados de Atenas (1379-1388), y Neopatria (1379-1391). Estos ducados fueron conquistados por tropas mercenarias catalanas, los almogávares (“los que entran en tierra enemiga”, en árabe), que habían acudido a la zona para ayudar al emperador bizantino contra los turcos, al mando de Roger de Flor. La conquista fue el resultado del enfrentamiento que, al final, tuvo el emperador bizantino con los almogávares. Desconfiando de los triunfos rápidos de estas tropas frente a los turcos, ordenó que se asesinara a Roger de Flor. La muerte de Roger de Flor y de cien almogávares de la Gran Compañía Catalana provocó la conocida como “venganza catalana”.

Esta expansión política y militar por el Mediterráneo se acompañó por un extraordinario auge del comercio internacional. Barcelona se convirtió en un núcleo económico muy importante en el mismo nivel que algunas de las repúblicas marítimas italianas. Barcelona exportaba hierro y tejidos e importaba cereales de Cerdeña y Sicilia, pieles y cuero de Berbería (norte de África), y especias de Bizancio, Siria y Egipto. También tenía relaciones comerciales a través del Estrecho de Gibraltar hasta Flandes por el Océano Atlántico.

El desarrollo artesanal y comercial de Barcelona llevó a la creación de consulados y factorías comerciales en diversos lugares del Mediterráneo. La Corona protegió y apoyó su desarrollo con instituciones como el Consolat de Mar. Esta institución jurídico-mercantil se encargaba de solucionar los conflictos surgidos en el ámbito mercantil. También fue importante la Taula de Canvi, banco municipal de Barcelona creado en 1401. La quiebra de bancos privados a finales del siglo anterior llevó a buscar esta salida para garantizar los fondos públicos. Su misión era actuar de depósito de la tesorería municipal y no tanto efectuar préstamos.

La época de máximo esplendor económico terminó con la crisis de mediados del siglo XIV. La crisis sumió a Barcelona y Cataluña en una evidente decadencia y afectó a su actividad comercial. Valencia sustituyó a Barcelona como principal puerto mercantil de la Corona. La toma de Constantinopla por los turcos en 1453 marcó el inicio de la decadencia comercial general del Mediterráneo frente a las rutas del mar del Norte, y muy pronto, también frente a las nuevas rutas atlánticas a partir de los descubrimientos geográficos en América.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider