Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Las viviendas populares de Peabody en la Inglaterra victoriana


George Peabody, 1795-1869. / Wikipedia. George Peabody, 1795-1869. / Wikipedia.

George Peabody (1795-1869) fue un financiero norteamericano muy vinculado a Londres, que ha pasado a la historia por ser uno de los padres de la filantropía moderna, tanto en Inglaterra como en los Estados Unidos, especialmente preocupado por la educación y la vivienda de las clases populares. En este apunte estudiamos su contribución a la vivienda popular en el Londres victoriano de mediados del siglo XIX.

Peabody planteó una alternativa de vivienda social vinculada a la construcción vertical de pisos, que comenzó a pensarse como una alternativa económica a la vivienda baja, aunque en mejores condiciones que las que se habían dado con esta solución constructiva en el pasado, como había ocurrido en la antigua Roma o en el caso antiguo de Edimburgo, con altos bloques de pisos.

El financiero formó un Trust con el fin de mejorar las condiciones y aumentar las comodidades de los pobres, porque la vivienda seguía siendo un verdadero problema en el ámbito urbano británico desde la explosión de la Revolución Industrial, con hacinamiento, falta de servicios y condiciones pésimas de habitabilidad.

El Trust fue fundado en 1862, aunque Peabody venía madurando la idea desde años antes. En marzo anunció en las páginas de The Times el Fondo, con una donación inicial de 150.000 libras. Antes de fallecer añadiría otra fuerte suma de dinero al mismo.

El primer bloque fue construido por H.A. Darbishire, que fue un arquitecto muy vinculado a la construcción de vivienda social, y que trabajó para el Fondo hasta 1885. Este primer bloque se levantó en Commercial Street, Spitalfields, del que se conserva un grabado en el Illustred London News (1863). El edificio constaba de 57 pisos, 9 comercios con vivienda, baños, lavandería y retretes junto a las escaleras para cada dos viviendas. Los pisos eran estándar. La mayoría tenían dos dormitorios, fregadero y servicios propios, y se arrendaban por dos chelines a la semana.

A partir de este primer edificio se construyeron otros, y hacia 1882 había ya un total de tres mil quinientas viviendas, que albergaban a más de catorce mil personas.

Se estableció una especie de modelo común de bloques en torno a patios con acceso a los pisos mediante escaleras y corredores interiores, y que luego fue copiado, con algunas alteraciones, por otros fondos de vivienda social.

Para ahorrar costes no había adornos, y puede que sus fachadas resultaran monótonas, pero, indudablemente, fueron mejores viviendas que las que venían padeciendo las clases populares en ese momento. Además, se puede afirmar que los edificios estaban bien construidos.

Un aspecto que hoy nos llama la atención tiene que ver con el inicial régimen que regía en estos bloques de vivienda social. Se era estricto en el cobro de alquileres, que se hacía semanalmente, pero, sobre todo, había una especie de “toque de queda” nocturno, además de estipularse una serie de normas de índole moral (¿influencia victoriana?), además de la prohibición de ejercer determinados oficios o ocupaciones en los pisos.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider