Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Los besos, la tuberculosis y una crítica socialista en 1922


La Miseria, de Cristóbal Rojas (1886). El autor, aquejado de tuberculosis, refleja el aspecto social de la enfermedad, y su relación con las condiciones de vida durante los últimos años del siglo XIX. La Miseria, de Cristóbal Rojas (1886). El autor, aquejado de tuberculosis, refleja el aspecto social de la enfermedad, y su relación con las condiciones de vida durante los últimos años del siglo XIX.

“¡Vivir sin besar!” En estos tiempos de mascarillas, distanciamiento social, cuando no de confinamiento, el contacto humano se ha restringido de forma evidente. Pero no es la primera vez que se plantea la cuestión del distanciamiento entre las personas. En relación con la tuberculosis se estudió la supresión del beso en algunos ámbitos científicos. En este ejercicio nos acercamos a la crítica a esta posible solución, ofrecida por parte de uno de los socialistas españoles que más han escrito en la prensa, Juan Almela Meliá (1883-1970), tipógrafo, traductor, periodista, educador, y en el exilio mexicano un destacado encuadernador y restaurador de libros, sin olvidar su estrecha relación con Pablo Iglesias, al pasar a ser, realmente, su hijo cuando su madre se convirtió en la compañera del líder socialista.

Juan Almela Meliá publicó un artículo en junio de 1922 con el título de “¡Vivir sin besar!”, a cuenta de lo que se había afirmado en un Congreso Internacional sobre la lucha contra la tuberculosis. Al parecer, los médicos habían declarado que debía suprimirse el beso porque suponía un medio de transmisión de la enfermedad.

Meliá protestaba porque se consideraba un hombre que amaba, porque el beso era la vida misma y el que amaba tenía derecho a la vida.

El beso se daba a la madre porque éramos continuación de su vida. Se daba a la “colaboradora” en la prolongación de la vida, porque era el compañero de la procreación.El beso era para los hijos, por fin. Meliá quería ver a los sabios del mencionado Congreso regresando a sus hogares, diciendo a sus hijos que el beso era una “porquería antihigiénica”, y al abrazar a su compañera interponer sus manos entre los dos rostros para impedirlo. Sin lugar, a dudas, sería una situación ridícula.

Pero Meliá quería hacer también una crítica no sólo jocosa, sino de tipo social a esta recomendación científica sobre los besos. Pensaba que, si los sabios eran capaces de convocar un Congreso extraordinario para devolver la vigencia del beso, dado el rechazo que la primera solución habría generado en sus hogares, su reputación les obligaba a acordar algo, pero ese algo no debía ser “enojoso ni molesto” para la clase capitalista, que era la que tenía el dinero y el mando. Pero si, por el contrario, eran valientes, Meliá les sugería una verdadera alternativa, que nos atrevemos a calificar, de socialista.

Como el número de enfermos de tuberculosis crecía cada día, pero solamente entre los desfavorecidos, mal alimentados y con sobrecarga de trabajo, no existía otra medida preventiva eficaz contra la enfermedad que una organización social que permitiera a todos comer y descansar racionalmente, porque el sistema de producción vigente era el que favorecía la progresión de la tuberculosis.

Pero, claro está, reconocía que esta alternativa molestaría a los “amos”, y los sabios estaban a su servicio.

El intelectual valenciano no podía terminar su artículo sin regresar al principio, para hacer un canto en favor de los besos como símbolo de amor y de vida, en una Humanidad “hermosa, robusta, inteligente, valerosa, procreadora, justa y libre”.

Hemos trabajado con el número 4171 de El Socialista. Sobre Melián conviene acercarse al Diccionario Biográfico del Socialismo Español y al Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider