ÚNETE

La epidemia de viruelas en Filipinas de 1761

Recogemos en esta brevísima pieza el relato de la epidemia de viruelas que asoló Filipinas en 1761 de la mano de Manuel Antonio Rojo, arzobispo de Manila y gobernador interino de Filipinas, a través de la documentación que envió a Julián de Arriaga, a la sazón Secretario de Estado de Marina e Indias.

Nos interesa el relato del arzobispo por vincular la lucha y la victoria sobre la epidemia con la religión, con la intervención divina, en este caso de la Virgen María, algo propio de la mentalidad del Antiguo Régimen, aunque la apelación religiosa seguiría empleándose, posteriormente, en casos semejantes.

Al parecer, en junio de 1761 comenzó lentamente a extenderse la viruela, para en dos meses propagarse de forma muy violenta, atacando especialmente a los naturales con gran mortandad, pero también, aunque en menor medida, a los españoles, entre ellos algunos clérigos (no olvidemos el protagonismo de las Órdenes religiosas en la colonización y administración de las Filipinas), y alcanzando a un alto funcionario, el provisor del propio gobernador interino. Como tal y como arzobispo informó que no había ahorrado diligencias para socorrer a las víctimas y para mitigar la epidemia que comenzaba a dejar Manila y sus contornos para dirigirse a las provincias, temiendo que saltara a las demás islas del inmenso archipiélago que son las Filipinas. Esta información iba en una carta enviada a la metrópoli en noviembre de 1761.

En otra carta remitida en marzo de 1762 a Arriaga el arzobispo informaba que la epidemia había finalizado en Manila y sus contornos gracias al patrocinio de la Virgen María en su imagen de Guadalupe de México, como patrona de las Islas Filipinas. El arzobispo y gobernador interino esperaba que por su “divina protección” se terminase la epidemia en el resto de las provincias.

Hemos consultado el expediente 388 número 49 de la Sección de Filipinas del Archivo General de Indias.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.