HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

García-Page y los buenos modales


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Las divergencias de contenidos entre la dirección socialista de Ferraz y Moncloa y la persona de Emiliano García-Page, habitante en su calidad de presidente de la Junta de Castilla-La Mancha del palacio de Fuensalida, lugar de trote y galope de Garcilaso de la Vega, el Greco o Lope de Vega, no están revestidas de actualidad. Esto viene de antiguo.

El asunto de la amnistía a los agentes del procés y sus derivados no es causa que produzca la consecuencia principal en la animadversión a Pedro Sánchez y lo que representa como ariete de jefe del ejecutivo de coalición de izquierda con apoyos parlamentarios y de investidura presidencial en las fuerzas nacionalistas, parte de las cuales se benefician de su colaboración. Page recorre los mismos parajes emocionales y de simpatía por facciones y corrientes que, un poner, Felipe González, alineados ambos, como tantos otros epígonos socialistas, en la fratría de Susana Díaz, cuando allá por mayo de 2017 echaron un pulso en las urnas en escenario de primarias.

Aquel resquemor no deja de producir ardores en el aparato digestivo de las derrotas, si bien parecía que surtiría terapia lenitiva en el caso concreto de Page el hecho de ganar las elecciones de la comunidad castellano manchega. Emiliano García Page desarrolló en su primer mandato regional una cooperación de gobierno con Podemos, lo que le permitía una notoria ambivalencia al ejercer una acerba crítica a las huestes de Pablo Iglesias, en aquel entonces en fase de sintonía con el primer gobierno de coalición. Desde 2107, comicio interno de marca primarias que generó la diferencia de trato y sintonía con el ganador Sánchez, y desde la atalaya del palacio de Fuensalida no permite, eso sí calculadamente, el paso de oportunidad donde marcar la diferencia en torno a la visión de las cosas de dimensión pública.

Si bien se mantiene la distancia estratégica y si acaso doctrinal, de medios y fines, en el manejo de las directrices básicas y de entendimiento, el dirigente de la ciudad imperial carece de la impronta que permita pensar en la ascensión de suficientes peldaños hasta la culminación de las ansias. Los empujones mediáticos en la escalada alternativa por parte de las opciones de más comprensión conservadora no siginifcan aporte vitamínico bastante para redondear las facciones de candidatura creíble. Como dice el personaje de Hernán Díaz, en “Fortuna”, Mildred Babel, en el recorrido literario de la creación de fortunas del reciente título de Anagrama, “no hay forma elegante de abandonar los buenos modales”. Así, el último resquicio aprovechado por Page para ejercer la manifestación de diferencia ha sido un receso en la presentación de Fitur, la muestra de oferta turística.

En aquel descanso, sin temor a la cercanía de cámaras y sin protección de labios, lengua ni mandíbula en maniobra de apaciguamiento de sonidos, ha procurado la mínima distancia en la confraternización “cuñadista” con los presidentes coetáneos de Andalucía, Murcia y Valencia, quienes en proporción tres a uno, ensayaban fórmula de compadreo con intercambio de nociones de difícil compatibilidad, financiación territorial, extradición, bisbiseo con compañía del exabrupto “hijo de puta”. Esta frivolización inter partidos no parece nutrir un acercamiento de formato gran coalición preparatoria, por ejemplo, de espíritu previo a los grandes pactos pendientes entre los cuales sobresale la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

El inquilino del palacio de Fuensalida necesita prescindir de los conciliábulos con pariguales sobre las calidades de los vinos de Villarrubia de los Ojos o el arroz de la albufera, en beneficio de la alta política. Siguen a mucha distancia las representaciones institucionales del gobierno de España y de la Junta de gobierno de Castilla-La Mancha.

Periodista (Ciencias de la Información, Univ. Complutense de Madrid), colaborador en distintas cabeceras (Diario 16, El País, Época, El Independiente, Diario de Alcalá), miembro del Patronato de la Fundación Diario Madrid.