HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La Ley Mordaza entre la intimidación y el paternalismo


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)
Ilustración de Fito Vázquez Ilustración de Fito Vázquez

La nueva política surgió de las calles, las plazas, los centros comunitarios, las asambleas y las movilizaciones pacíficas. Pero, como casi siempre, fue causal. Las personas, decepcionadas, abandonadas a su suerte, víctimas de la impunidad, frente a la desmesura de los excesos de las redes de negocios, casi siempre en desmedro de los intereses nacionales y los abusos de poder. Las gentes encontraron modos de lamerse las heridas colectivamente. Fue una respuesta social a la notoria subversión de los valores identitarios de la democracia, entre los que destaca la igualdad ante la ley. Se sintieron desamparadas, desconcertadas y buscaron reunirse como defensa. Así, se desarrollaron respuestas eficientes y orgánicas contra el imperio del paternalismo de los centros de poder. Entonces, el desconcierto cambió de bando.

Porque debemos hablar de bandos. De sectores, que curiosamente salieron diseñados en la denominada Transición. Estos grupos se han ido consolidando a lo largo de estas décadas, cada vez más explícitamente, al amparo de fisuras en las normas que se han ido creando como respuesta, a su vez, a esos movimientos de respuesta social. Porque no se lo esperaban. Ciertamente, haciendo honor a su procrastinación o a un estupor paralizante, sólo se pusieron en marcha efectivamente luego de las elecciones que obligaron al pacto del abrazo. Desde entonces, de manera visible, la brecha que se ha abierto en España, entre unos y otros, se está ensanchando. Los unos porque entienden que ya no se puede proseguir con la defensa de los privilegios de clase, de ideología partidaria o de profesión religiosa, por encima del interés público.

A los otros los podemos apreciar en las actuaciones contra los grupos que defienden la libre expresión. Son aquellos que se han preocupado de regresar y mantener los marcos de penalización más propios de los fundamentalismos franquistas, que de aquellos que desean ejercer la libertad de la democracia que nos hemos dado. Además de la escenificación del primer debate bipartidista entre Sánchez y Feijóo, al parecer quedan pocas esperanzas de derogar la legislación represiva impuesta por M. Rajoy.

Entonces, simultáneamente, queda evidente la intención que se puede observar desde la virulenta campaña puesta en marcha para seguir deslegitimando al primer gobierno de coalición de la democracia. El método se realiza por medio de una desmesurada acción psicológica desarrollada para impedir que se pueda dar a conocer a la mayoría social los beneficios concretos de la verdadera izquierda. La Máquina del Fango sigue oponiéndose al cambio de modelo.

A manera de marcador, tenemos el tratamiento informativo también desmesurado que busca salvar del desastre, luego del debate en cuestión, a un mediocre Alberto Núñez Feijóo habituado a la comodidad de la mayoría absoluta tras la que se parapetó todos estos años en Galicia. Así, no le bastó al gallego con persistir en el discurso despectivo de una arrogancia vacía. Las respuestas de Sánchez lo desarbolaron. Tal vez, ante ese presumible desarrollo del debate, la dirección ultraconservadora de RTVE lo emitió por el Canal 24Horas, de baja audiencia. La operación de restar capital ético al gobierno se manifiesta especialmente por las servidumbres financieras de los restantes grupos mediáticos. Pero no son los únicos. Desde todos los medios posibles se entona el mismo mensaje.

Y desde la Justicia siguen amenazando, desde el seno del CGPJ caducado, que se anticipan una sucesión de eventos que judicializarán la gestión del gobierno, con el único fin de procurar hacer ingobernable su labor. Por tanto, el mantenimiento de leyes para reprimir de modo desmesurado todo intento de resistencia a ese paternalismo ideológico, religioso y económico, es una evidencia. Aún se persigue a quienes denuncian a los corruptos. Intimidante, ¿no?

No enumeraré los casos. Son conocidos. Como es conocida la impunidad y la inequidad en la aplicación de sanciones insólitas que prevé la legislación puesta en vigor en esta última parte de legislatura. En cualquier caso, para la desesperación de estos arquitectos del apocalipsis, se siguen levantando las alfombras de la corrupción con toda la crudeza que supone conocer el alcance de esos desmanes, dando como resultado un panorama de lodazal y miserias construidas en torno al poder. Temen a que la resistencia regrese a las plazas y al vecindario. A las aulas y a las calles. A las asociaciones y a los colectivos sociales que se sientan agredidos. Por ello mantienen la llamada ley Mordaza. Un paternalismo coercitivo e intimidante contra la protesta.

En cualquier caso, la dinámica de los acontecimientos se acelerará, y no me refiero ni a nuevas elecciones. Si desde la derecha pierden el control sobre la actuación judicial en los casos de corrupción que se tramitan, será catastrófico para los procesados y para la ya maltrecha imagen partidaria. Evalúen lo que ello puede significar si se profundiza la investigación de las rutas del dinero de la corrupción. Corruptos y corruptores en evidencia.

Desde la derecha y ultraderecha harán lo posible para impedirlo, mientras siguen mencionando que España está en peligro. En eso coincidimos, pero por razones diferentes.

 

Economista y analista político, experto en comunicación institucional.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider