Quantcast
HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

España no es país para medias verdades y medias lealtades


Los españoles, en general, castigarán a quienes persistan indefinidamente en la manipulación. En quienes defrauden sus compromisos. Así, penalizarán al equipo de gobierno de Sánchez por la tergiversación interesada de los datos de la realidad. La inoperancia de su equipo más cercano queda en evidencia en las carteras de economía, defensa, justicia, interior, transición ecológica y seguridad social, baluartes de la defensa de los lobbies del IBEX.

En el caso de los gobiernos autonómicos, se acerca el ajuste de cuentas electoral, por la pertinaz insistencia en anunciar amaneceres en la mitad de la noche, mientras el sostenimiento del aparato clientelar subsiste y los servicios a los ciudadanos se recortan hasta casi su extinción. El discurso promovido por el aparato mediático de Sánchez, se ha diluido entre las portadas de los medios y el progresivo incumplimiento de los compromisos electorales. El neosocialismo sanchista se hunde en sus propias contradicciones. Se ha convertido en un miembro más de la Gestora.

A nivel municipal se siguen tensando las normas con el único fin de perdurar en el poder. Veremos el caso de Castilla y León el próximo febrero. Las gentes manifiestan hartazgo sobre los vaivenes de los comportamientos de Moncloa. España está en un estado tan penoso, desde el punto de vista moral y ético, que no se puede seguir exigiendo comprensión a cambio de realidades inexplicables. Merecemos conocer que la deuda de los partidos políticos con la banca y los donantes los condiciona en sus actos políticos.

La pertenencia a un partido político es una responsabilidad más que un premio derivado de un clan que apadrina. Responsabilidad, entendiendo como tal al conjunto de obligaciones que una persona debe respetar en su función. Eso ocurrió, cuando algunos han multiplicado sus cargos, y sus ingresos, en diferentes empresas “públicas”, que se dedicaron a distribuir generosamente los fondos de todos. Fue el caso de la aprobación de medidas, desde todo punto de vista, cuestionables. Tales hechos no se pueden resolver con argumentar justificaciones poco convincentes. El cargo, conlleva solidaridad en materia de responsabilidades. Además de las inevitables lealtades con la fuente de su legitimidad: sus votantes.

La nueva alternativa de La España Vaciada pondrá en evidencia la situación. Pese a que aún no han eclosionado, ya representan una amenaza al bipartidismo. Al parecer, ya se ha puesto en marcha un “control de daños”. España no es país para medias verdades.

No se puede hablar de “puertas giratorias”, ni de una democracia de “allegados”, cuando se trata de asumir la responsabilidad de regenerar la democracia partidaria. No se puede, ni se debe, ser “medio leal” para representar a los votantes. No es de recibo hablar de proyectos cuando se ha votado en las Cortes en contra de la voluntad de los militantes. Se vendió España a la gran banca, a las corporaciones energéticas, a los grupos contratistas de la obra pública. Por no mencionar a quienes gestionan la producción ganadera intensiva. Se creará una real banca de crédito para dinamizar a las micro y pequeñas empresas. Se controlará el gran fraude fiscal. ¿Cuáles son las lealtades de un ministro o diputado cuando acepta una puerta giratoria?

Va siendo hora de que comprendas que te están tomando el pelo.

Deberíamos preguntarnos cuál de las personas que gobiernan lo hacen con la honesta lealtad de cumplir con su alternativa política comprometida. Calviño obstaculizando el incremento del IMV y la profundización de la Reforma Laboral. Robles protegiendo a notorios antidemócratas en el seno de las Fuerzas Armadas. Ribera defendiendo a energéticas. Escrivá obstaculizando al sistema público de pensiones. Pilar Llop cómoda mientras el CGPJ prolonga su caducidad ilegítima.

No se gobierna para la ciudadanía. Se gobierna para los grupos de poder de siempre. Se fragua un regreso al bipartidismo bajo el pretexto de poner un cortafuegos a la extrema derecha.

España no es un país para medias verdades ni medias lealtades.

Economista y analista político, experto en comunicación institucional.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider