Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Lo volveremos a hacer... y volveremos a fracasar


Las palabras concretas de Jordi Cuixart, líder de Ómnium Cultural, fueron: “Lo volveremos a hacer. Lo haremos juntos. Y lo haremos mejor”. Me permito readaptar esta proclama, y transformarla en: Lo volveremos a hacer, y volveremos a fracasar.

Sinceramente creo que una inmensa mayoría de catalanes pensamos esto cuando oímos expresiones similares. Y es que cuando repasamos las acciones llevadas a cabo en estos últimos doce años, bajo el signo del proceso independentista, nos parece increíble que muchos creyeran viable la independencia.

Hay que desconocer totalmente el mundo real para pensar en un posible éxito del proceso. No había nada previsto, ni preparado, ni mínimamente fundamentado para conseguir este objetivo, empezando por la propia realidad catalana.

Para los impulsores, tener unos dos millones de votantes, les parece razón suficiente para imponer al resto sus objetivos. Los cuatro millones que no les votan, no cuentan. Mejor dicho no los tienen en cuenta en sus batallas. Y, sin embargo, éste es el principal motivo para el seguro fracaso de nuevos embates.

Nunca un movimiento popular puede conseguir sus objetivos, si, previamente no cuenta con una inmensa mayoría de la población. Si a todo ello se suma la ruptura con el estado de derecho, las opciones bajan en picado, hasta hacerlas imposibles.

En eso estamos. Tenemos un Govern, empeñado en reducir la población de Cataluña, a los votantes independentistas, obviando la existencia de más del doble que no están por esta labor. Es evidente que el fracaso está asegurado. El problema es que llevamos años en esta situación y el país se va hundiendo más y más, sin ninguna perspectiva de cambio real, profundo y a corto plazo.

Ninguno de los dos partidos de gobierno quiere aparentar desvíos de la doctrina común, y desde fuera la CUP, vigila cualquier incumplimiento para amenazar con no apoyarles en el Parlamento.

¿Cuánto puede durar esta situación? Unos meses más, seguro, pero no años. La situación es tan dura y tan visible que poco a poco la gente exigirá cambios reales. Tenemos tantos ciudadanos con problemas graves de supervivencia como votantes independentistas. Esto no se aguanta. Más de dos millones de personas tienen graves problemas para llegar a fin de mes, i las organizaciones sociales no dan abasto para cubrir las emergencias. Emergencias de subsistencia.

Ahora bien, para dejar atrás la ruptura provocada por el independentismo, necesitaremos dos o tres generaciones. No dudo pueda resurgir el movimiento dentro de 20, 30 o 40 años, pero asistiremos a una repetición de lo visto con algunas innovaciones propias de los nuevos tiempos, para, de nuevo, fracasar.

Llevamos años, generaciones, de intentos fallidos por culpa de líderes ineptos que no han sabido aprovechar las grandes ocasiones, para obtener un mejor encaje en la España actual. Hay que reconocer la impericia, por no decir la enorme mediocridad de varios presidentes, para resolver las justas reivindicaciones de buena parte del país, sin romper nada de importancia vital.

Así, pues, de momento asistimos a las acciones de un gobierno mediocre, a la espera de sobrevivir y conseguir superar al contrario, en las próximas elecciones municipales. No hay otros retos, ni ningún peligro de volver a hacer lo mismo.

Presidente del Consejo de la Federación XI del PSC-PSOE. Ex alcalde de Borredà ( Barcelona) y ex diputado del Parlament de Cataluña.