Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Medicina holista de proximidad. Cuidar a nuestros cuidadores


La figura del médico generalista o de familia está mal considerada en ocasiones. A los especialistas les recubre un aura de prestigio que se regatea para sus homólogos generalistas. Esta percepción debería corregirse. Sin empañar la pericia y vocación del especialista, deberíamos realzar el papel que cumplen los médicos de cabecera.

Aunque vean a un montón de pacientes, por aquello de unas ratios desproporcionadas, como sucede por otro lado en la enseñanza pública, llegan a conocerlos bien como consecuencia de su trato asiduo. Por eso pueden contextualizar sus dolencias, teniendo en cuenta su ambiente doméstico y sus circunstancias de índole social.

Tienen una visión holista de aquellos que le consultan sus enfermedades o cuitas. Eso les permite detectar síntomas que pasarían desapercibidos para quien carezca de un conocimiento tan próximo del paciente. También les hace más comprensivos con esa hipocondria que la pandemia ha disparado y que causa rechazo porque los allegados la enfocan como un capricho voluntario, sin percibir el sufrimiento de quien padece algo que desearía no padecer y que necesita verse acompañado para remontarlo.

El papel del médico de familia debería verse realzado. Todas las indicaciones del historial clínico deberían pasar por sus manos, para orquestar los diagnósticos y tratamientos que prescriban los especialistas. Los ambulatorios con su personal médico y sus enfermerías brindan una calidez que no pueden tener los grandes centros hospitalarios, aunque todo su variopinto personal se desviva por prodigar sus atenciones con los ingresados en planta,

Rebajar la cuota de pacientes a su cargo podría tener un impacto en las urgencias hospitalarias, al facilitar la consulta con quien mejor puede conocer al paciente. Tampoco habría que desdeñar el servicio de atención telefónica, que puede orientar y tranquilizar a quien lo precise, sin contar por supuesto a las personas con dificultades para desplazarse.

Tengo entendido que desde una perspectiva estrictamente profesional este reconocimiento está teniendo lugar. Me pregunto si los ciudadanos vamos a la par o necesitaríamos cobrar conciencia de que todos los médicos merecen un reconocimiento similar. Otra cosa es que haya de todo, como en botica, y puedan ser mejores o peores en sus prestaciones, aparte de poder atravesar malas temporadas.

El espíritu del juramento hipocrático y su indiscutible compromiso social hace del cuerpo sanitario un colectivo digno de la mayor veneración, como nos ha recordado la pandemia. Bien estuvo aplaudirles desde los balcones y otorgarles el premio Princesa de Asturias a la Concordia, pero mejor sería seguir teniéndolo presente y mejorar sus condiciones laborales, permitiéndoles tener los descansos que demanda una dedicación tan exigente y atribuirles unas retribuciones acordes con tales exigencias.

Casi nunca se habla de unos psicólogos y psiquiatras cuya presencia suele obviarse sin más como algo más propio de chamanes o al menos ayuno de aureola científica. Siendolo siempre, su presencia resultará vital en la pospandemia, para superar los traumas y las huellas del largo estrés padecido con una u otra intensidad con arreglo a las circunstancias de cada cual por mil motivos diferentes.

Vivimos en sociedad para cuidarnos mutuamente por mor de nuestra fragilidad e interdependencia. Los lazos afectivos y familiares tienen que verse respaldados por prestaciones asistenciales, entre las cuales ocupa un lugar destacado una medicina de proximidad que incluye a todos los miembros del sistema sanitario, desde los máximos responsables hasta el auxiliar más invisibilizado. La experiencia nos dice que hemos de cuidar al cuidador. Y esto es lo que debería hacer la sociedad con su admirable personal sanitario, cuya impagable labor ha puesto de relieve la crisis originada por Covid-19.

Profesor de Investigación IFS-CSIC (GI TcP). Historiador de las ideas morales y políticas. Proyectos BIFISO (PIE-CSIC-CIV19-027), ON-TRUST CM (H2019-HUM5699), PAIDESOC (FFI2017-82535) y PRECARiTYLAB (PID2019-105803GB-I0), Instituto de Filosofía (IFS-CSIC).

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider