Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

“Como una ola”…pensando y creciendo en pandemia (vacacional)


Según la RAE el enfado se define como ‘enojo o movimiento del ánimo que suscita ira. El enfado es una emoción. Una de las emociones que no gustan y se tiende a evitar’.

Por lo general, el enfado genera malestar. Dolores sin ser “viernes”.

Pues bien: esa es la impresión con la que escribo estas líneas. Estoy enfadada y me malicio que no resulta el mejor estado para redactar.

Como una ola…La primera.

Cuánto se ha hablado y se ha escrito sobre la pandemia. Programas, noticias, canciones, mensajes, chistes, vídeos, frases, palabras, palabras y vuelta a empezar. Efecto bucle. Argumentos rizomáticos. Televisión, radio, redes, prensa escrita digital y fungible.

A punto de empezar un nuevo tramo vacacional, nos devanamos los sesos hasta su derretimiento en modo quijotesco para adivinar la forma y la fórmula de trampear y buscar atajos: conseguir salvoconductos más o menos “legales”, aducir excusas ambiguas, esgrimir razones sentimentaloides, acudir a la comprensión y auxilio ajenos.

Que no, y punto. Estamos en pandemia. Perimetrados. Pero se nos olvida pensar.

Cruzar los mares…

Claro que queremos salir y ver, conocer y viajar. Estar y disfrutar. Hacer lo de siempre, lo que tantas veces hemos realizado por esta época. Pero no toca. Es lo que hay. Desde hace algún tiempo, no dejo de repetirme y por supuesto, intentar aplicar la frase de “adaptarse como el agua a la superficie”.

Hartura. Por supuesto: mascarillas, sin abrazos, distancia social y personal, sin besos ni achuchones, tan nuestros, por eso de la “afección pública” incomprensible para la extranjería que visita nuestro país, pasea y disfruta, se supone que con la PCR al día, sin manipular, no sé yo…

El corazón preso…

Se nos encoge el alma cada vez que escuchamos cifras y vemos gráficas de pastel, barras e histogramas llenos de porcentajes. Y subiendo. Enfermos, síntomas, fallecidos, pruebas, llamadas, mensajes. Esperamos. Temor e incertidumbre.

Como una ola…la segunda.

Y (nos) seguíamos preguntando cuándo va a pasar esto. De repente pego un salto a ese marzo de 1348 y me voy a Florencia. Vaya la que se armó en aquella próspera ciudad con la peste negra. Población asolada y diezmada, y en medio de la pandemia, a Boccaccio le dio por escribir su Decameron.

El timón…

Alguien tiene que tomar las riendas antes de que se descontrole la situación. Cierre, toque de queda, restricciones, burbujas familiares, máximos y mínimos, límite de actividades dentro y fuera de recintos privados y públicos. Disgusto.

Como una ola…la tercera.

Viajes exóticos, vuelta al mundo para llegar al destino peninsular, visitas y quedadas de turistas internacionales, aeropuertos que reciben vuelos completos de nacionalidades foráneas, despreocupados y tranquilos, sin miedo.

Aumenta la incidencia. Llamadas a la responsabilidad y a la calma. Endurecimiento de medidas. Paradoja y contradicciones.

Una estrella…

Pasará. Planeamos nuevas fechas con el deseo de retomar y cumplir ilusiones y proyectos pospuestos. Calma y serenidad aunque el impulso sea dar un golpe en la mesa.

Pronto nos tocará lucir brazo y pinchazo, seguro. Nuevas investigaciones en marcha. Actitud proactiva y prevenir. Añadir valor a nuestras acciones.

Como una ola…La cuarta.

Nuevos repuntes, menos movilidad. Cancelar reuniones: masificadas y minoritarias. Precaución, cuidado, educar y aprender hábitos, que tiempo ya hemos tenido. Parece que volvemos a la situación pre-covid.

No hemos crecido, nada, al revés, estamos menguando: líderes políticos y ciudadanos. Permisos desbaratados, aperturas arbitrarias, pisos turísticos, fiestas clandestinas.

Voces en el viento…

¿Salvar? Aplaudir. Comprender, empatizar. Pensar y pensar… en el otro, que no deja de ser uno mismo proyectado en sociedad. Civismo.

Que no nos ciegue la luz de desencanto…actuemos con fuerza desmedida, con ganas e intención convencida. Paciencia y poco a poco. Pensar y crecer.

Amapola, espuma, caracolas, cielo…Como una ola: Rocío Jurado, “la más grande”.

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider