Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Libertad sin pira, libertad


Es algo que siempre fue paradójico. En España es oír hablar de libertad y montar con los amigos una pira para quemar enemigos de la libertad. Y eso que en su momento colocaron en el top 40 el guárdate tu miedo y tu pira… Los españoles saben de siglos que pensar en libertad es cosa de pirados y, de aspirar a ello, es mejor pirarse. No es país para el librepensamiento; ya sea por la religión, la tradición, la firme convicción o el destino universal, como vaya por libre le deseo aquel líbrese de todo mal. No es que tengamos nada contra la libertad, es el miedo que se lleva en el ADN cultural.

El miedo es el mejor pegamento que existe, lo que nos lleva a hablar de la caza ideológica mediante la técnica del “parany”. Las recientes elecciones presidenciales en los Estados Unidos de América son un excelente ejemplo de ello. También lo es en España como técnica populista de la derecha (y en ocasiones de la izquierda, como ilustran las alertas fascistas). ¿Cómo se caza ideológicamente con el “parany”? Lo primero, es una técnica más eficaz en ámbitos rurales que urbanos. El tipo de pájaros a cazar es mucho más abundante en dichos parajes. En Estados Unidos es útil en el centro del país, y en España tradicionalmente en la franja que cruza desde Galicia hasta Murcia. En medio está Madrid, pero eso da para más: “Madrid es España dentro de España”.

Consiste en lo siguiente. Se forma un grupo de árboles discursivos ideológicamente podados de modo especial. En las ramas de dichos árboles discursivos se colocan las “pechas”, que son temas argumentales de los que cuelgan pequeñas tiras o “frames” con contenidos y narrativas pegajosas: pueden ser “haremos un muro y lo pagaran los mexicanos”, puede ser “los inmigrantes son maltratadores”, “los de las pateras nos roban el trabajo y se aprovechan de las ayudas” o “los menas violan”. Son pequeñas tiras-ideas que se impregnan de emociones y miedos que atrapan a los ciudadanos-pájaros que se apoyan sobre ellas. Y ya está. Es una técnica muy descansada, que permite al cazador tumbarse a la sombra esperando que se acerquen los pájaros y, como se impregne las alas, “et voilà” ya no vuela más. De vez en cuando se repasa el engrudo con noticias recientes y poco más.

El miedo es la trampa, que como dice el refrán: “es el cebo el que engaña, no el pescador ni la caña”. Abascal o Casado o Iglesias o Puigdemont o todos los “hombres del saco” del mundo no engañan. Es el engrudo del temor de cada uno cada día, la emoción pastosa que alimenta la pira del nosotros primero y nadie después. Muchos votantes de Trump creen firmemente que defienden la libertad mientras construyen muros de hormigón y balas. Lo que les decía: pedir libertad sin pira es de pirados. Si no la hay seguro la habrá (la pira, claro).

Catedrático de Sociología Matemática.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider