Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

En España tenemos un problema serio con la pobreza del que nadie habla

Ahora que España "celebra" haber conseguido algo en Europa hace falta mirarse un poquito al espejo y reconocer, reconocerse. Porque cuando una va más allá de los Pirineos se da cuenta de que quizás la imagen, la autopercepción que tenemos de nosotros mismos, tenga mucho que ver con lo que vivimos día a día, y sobre todo, con lo que desconocemos.

Muchos probablemente no sepan que España está en el grupo de los 15 países de la Unión Europea "más ricos". Ya se sabe que eso de comparar siempre debe tener en cuenta el contexto, y saber con quién más nos medimos. Pero en cualquier caso, a nadie se le escapa que somos un país grande, en comparación con otros vecinos y con peso y relevancia. Por mucho que no se suela notar.

Digo que no se suele notar porque nuestra voz suele pintar más bien poco, incluso ahora que parece que hemos conseguido "algo". Bienvenida sea la ayuda, aunque es evidente que no sabemos en qué ha consistido el acuerdo -me refiero a la población en su conjunto, no a los expertos o analistas-, y evidentemente no somos conscientes de lo que nos va a costar este rescate. Tendremos años para saberlo.

Lo que sí podemos ir apuntando ya, porque son datos que explican la realidad en la que vivimos, y que muy posiblemente desconozcamos, es que una cuarta parte de la población española está ahora mismo en condiciones de riesgo de pobreza y exclusión social. Una cuarta parte. La situación es todavía peor entre los jóvenes: niños y niñas de hasta 16 sufren el palo en un 28.8% de los casos. Puestos a compararnos con Europa, según señala Vicent Navarro, estamos unos cinco o seis puntos por encima de la media en este asunto de la pobreza. Y esto es así, si hablamos en términos generales, los de la media. Porque si nos comparamos con los Suecos, estaremos a ocho puntos de distancia.

De esto no se habla. De esto nadie comenta nada. Ni en las teles, ni en los periódicos. Tenemos un problema serio con la pobreza, pero parece que vivimos en un país que solamente se tiene que preocupar por el virus y por los independentistas. Eso parecen ser los máximos apuros que el Gobierno debe solucionar, según nos llega a través de los medios, que no dejan de ser los altavoces de la voluntad del poder.

Vivimos, sobrevivimos y la verdad es que podríamos hacerlo mucho mejor y mucho más tranquilos. Todos. No sólo esos que se llenan los bolsillos mientras otros no consiguen asomar la cabeza ni para respirar. ¿Qué tipo de sociedad se está construyendo? ¿En qué tipo de sociedad vivimos? Pues es hora de saber que España es uno de los países con mayor índice de pobreza, con mayor desigualdad de renta y con mayor desigualdad de género. Así de contundente lo dice Navarro y así de tristes son los datos irrefutables.

A vuelapluma, los focos se han de dirigir a las familias monoparentales, 1,8 millones de familias, que son el grupo más importante entre los pobres. El 80% de estas familias tiene al frente a una mujer que se las ve como puede para trabajar, cuidar de los que tiene a su cargo y salir adelante. Mejorar la situación de estas mujeres es fundamental para acabar con la pobreza infantil y, en definitiva con la pobreza que afecta al 26% de nuestra sociedad.

El análisis que realiza el profesor Navarro debería ser de obligada lectura para todos (https://www.nuevatribuna.es/opinion/vicenc-navarro/gran-silencio-ensordecedor-pobreza-espana/20200724184414177566.html). Y sobre todo, para tomar conciencia y comprender que esta situación de pobreza es causa de una manera de hacer política muy concreta: aquella que se dirige desde una clase social concreta que busca para sí perpetuar su "poder" mientras asfixia a las clases populares y a los sectores más vulnerables.

Licenciada en Derecho, Periodista y Analista política.