Quantcast
ÚNETE

La monarquía no cabe en democracia

Que no, que por mucho que se empeñen en querernos convencer la monarquía no tiene cabida en democracia. Por razones sencillas, por cuestiones básicas: una institución que no se organiza en base a criterios democráticos choca frontalmente con un Estado Democrático.

Si, además, los criterios son hereditarios y con ellos además se ha perpetuado la jefatura de Estado en base a la línea hereditaria machista, peor aún. Ya, ya sé que hubo reforma respecto a la ley sálica, pero me da lo mismo que lo mismo me da. Felipe está ahí y después ya se hicieron las reformas, para tratar de colarnos que la heredera sería Leonor porque eso es muy "progre", porque es mujer y la institución "se moderniza". ¡Venga ya!

Que Franco decidió que Juan Carlos fuera el rey de España es un hecho. Que no quiso que lo fuera su padre, que todavía estaba vivo y que según los criterios de su sangre azul, está claro que la decisión del dictador pasó por encima.

Que por mucho que se empeñen en decirnos que la monarquía se votó cuando se refrendó la Constitución, ya no cuela. Y no cuela porque aquello de votar la Constitución fue otra de las tretas de la transición. Ya se ha publicado que el censo pudo ser amañado y que los resultados tampoco serían del todo legitimantes teniendo en cuenta unos mínimos criterios de rigor.

Hecho lo hecho, tragado lo tragado, ya está bien. Lejos de comportarse esta familia con responsabilidad, honorabilidad y una cierta gratitud a la sociedad española, que en la mayoría de los casos siempre ha dicho aquello de "yo monárquico no soy pero sí Juan Carlista", ahora ya no hay razón alguna para seguir disimulando. Que no.

Y pretenden apartar de todo a Juan Carlos para dejar limpio a Felipe. A pesar de que aparezca su nombre como beneficiado en esa fundación, según los documentos que se acaban de publicar. Eso sí, en cuanto ha visto que la manta ha empezado a levantarse, ha corrido raudo y veloz a renunciar a toda herencia, a toda cosa que pueda "pringarle". Que no. Que ya está bien.

Que no es cuestión, solamente, de aquello que decimos muchos: que con dinero público no me parece decente estar pagando a nadie que no sea elegido democráticamente. Que los sueldos que tiene la casa real son absolutamente vergonzosos en comparación con la situación que se vive en este país. Pero es que, además, ahora se descubre que el rey se ha dedicado, presuntamente, a quedarse con dinero por sus gestiones de intermediación y además no lo habría declarado al fisco. Todo un patriota.

Que no, que no y que no. Que ya está bien. Porque resulta que todo lo que haya hecho el rey siendo jefe de Estado queda impune. Da lo mismo lo que haya hecho, que él está por encima de la ley. Eso sí, sus discursos de Navidad siempre tan a favor de la ética, de la honradez y de perseguir con la justicia a aquellos que se la salten. ¡Ya está bien!

Que por mucho que digan que Felipe está muy "preparao", no me sirve de justificación para tenerle de jefe de Estado. Que se presente a unas elecciones, que las gane y que cuando nos cansemos, se pueda votar a otra persona. Eso es democracia. Y que cumpla la la ley y si se la salta, que le juzguen y le condenen. Como a cualquiera.

Que no, que no puede ser que la prensa tenga tanta prudencia a la hora de informar a los súbditos. Que tenemos que enterarnos por medios internacionales de las burradas que presuntamente se han cometido. Ya está bien.

Si no somos capaces de acabar con esto de manera democrática, de manera legal, el Estado Democrático y de Derecho demostrará que no es lo suficientemente creíble. La sociedad cada vez se desvinculará más de todo el sistema y aquí cada cual podrá considerar lo que entienda más apropiado, a tenor de que los que deberían ser los máximos defensores de los criterios fundamentales, se los pasan por el forro del abrigo (y de la corona).

Si no somos capaces de dotarnos de un sistema verdareramente garantista, que nos trate a todos de igual manera ante la ley, donde nadie tenga privilegios y apostemos por una verdadera democracia, no seremos capaces de nada.

La monarquía no cabe en democracia. Y la que nosotros tenemos tampoco cabe en un Estado de Derecho.

Licenciada en Derecho, Periodista y Analista política.