Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La pandemia como excusa e instrumento pro docilidad

Mientras morimos de mil muertes y maneras, hay muchas preguntas en el aire que todos nos hacemos aunque en algunos casos no se quiera verbalizar. Hay cuestiones, demasiadas, que no encajan, que no tienen ni pies ni cabeza. Datos deslabazados que nos suministran sin que aporten ni importen para nada, que nos entretienen y nada más. No son sino desestabilizadores bajo apariencia de calmantes, enredinas, cortinas de humo y estrategias de luz de gas; estrategias de guerra contra la población, no a su favor.

De dónde llegen las órdenes, está por aclarar.

La gente empieza a percibir que no está en buenas manos, aquí y allá, en tantos países y lugares; que no hay claridad, que nos mienten más que hablan, que nos tratan como a niños, que hay que exigir más: lo exigible, con crítica constructiva pero no de boca tapada; en definitiva: si no hay confianza, esto va a ir de mal en peor. Porque habrá que meterse hasta el cuello en situaciones difíciles y arremangarse de verdad y no dar por hecho, resignarse. Tirar el balón para adelante, y esperar que escampe solito no es modo. Morir por cerrar los ojos, que diría Aub, si viviera. O la boca.

Apliquemos el sentido común. Un confinamiento del tiempo o los tiempos intermitentes que sean que hagan falta, no va a ningún sitio sin proveer las condiciones óptimas con las medidas necesarias para desescaladas, para próximos picos, etc. Ahí tenemos el caso de China en la vuelta a la casi normalidad con sus controles estrictos en puertas de colegio: de temperatura, posible infección, etc. Cosas que ni por asomo vemos que se estén dando o preparandose en nuestro paísm por ejemplo, donde, por el contrario, crece lo práctico político cortoplacista y vivimos el déjà vu de lo que ha sido nuestra ruina y no nuestra solución (Pacto de la Moncloa, desindustrialización, precariedad laboral y destrucción de puestos de trabajo, privatizaciones y miedo a cortar con la corrupción, el crimen organizado, las mafias, el golpismo y el chantaje de bancos, iglesia, Ibex, y monarquía).

Se pueden pedir todos los sacrificios que hagan falta, pero mientras, y solo mientras, se prepara el terreno con total transparencia (que sepamos cada paso que se da) y con absoluta lealtad a la población, con eficacia por parte de nuestros gestores contratados mediante el voto, de manera que las situaciones de excepción duren lo mínimo necesario y de manera que se actúe en beneficio de todos. Es el ser humano en primer lugar. Ni lobbys, ni mafias, ni los que nos puedan meter en peores atolladeros económicos con reglas imposibles de cumplir y deudas infinitas; ni plañideras, ni chantajes institucionales (los que sean), ni rey ni roque. El pueblo en primer lugar.

Recordemos que es una situación sumamente grave la que vivimos y lo será la que llegue. A tener en cuenta: Cae uno y caemos todos. Somos más interdependientes que nunca unos de otros. No somos robots, somos humanos.

Con altura de miras y honestidad máxima (que la presencia de ánimo ya la estamos poniendo los demás sobradamente y no hace falta que nos den lecciones). No de otro modo se puede aceptar el corte a la libertad y a la vida misma de nuestras rutinas y preferencias. El estar a verlas venir sin garantías de una confiable gestión no es ni deber ni hay derecho y léase el preámbulo de la declaración de independencia de Estados Unidos (que antes de degenerar en lo que ha degenerado hizo su revolución, no hay que olvidarlo), para comprenderlo.

Demasiados en demasiados sitios nos están tomando el pelo y hay que dar un corte radical a esto.

Sentido común, memoria colectiva. Reaccionemos:

Ante un incendio de proporciones de más de cien muertos cada día, uno no se queda en casa tan tranquilo viendo series, atontandose aún más de lo que ya le tenían con los videojuegos, contento porque ya pueden ir pronto a la playita a ver desiertos y desolación, a celebrar el caos con el dolor de lutos miles sin pasar… Todos son nuestros muertos, ¿dónde está la fiesta?… Sonreír enormemente ilusionados como lelos porque ya va a funcionar ese bonoloto y la primitiva, es despreciable. O porque van a intentar pagar con el dinero de todos los tormentos esos de maquinitas alienantes, y van a permitir sus caprichos a esas casas de atontamiento que entrarán pronto en la categoría de industria cultural, ya lo veremos, y a las casas de apuestas para gastar lo que no se tiene y luego pegarse un tiro, que total, uno más o menos… No. Ante semejante incendio, la población se moviliza, reacciona, coopera activamente, exige activamente, se comporta madura y firme. Y solidaria.

No veo por lado alguno, pese a soportar las tediosas conferencias de prensa de cada día y tanto aplausómetro, una explicación clara y racional, exacta y precisa que se le debe a la ciudadanía de parte de personas que han sido votadas para gestionar y dar cuenta, y no para actuar como reyes del mambo. No vemos explicaciones del tipo tenemos tantos ingresos o nos van a dotar de tantos que dedicaremos a y por este orden:

-Contratación de personal sanitario y auxiliares de personal sanitario (así hasta limpiadores) con las condiciones y salarios adecuados.

-Formación profesional de sanitarios para ucis y aquellas tareas específicas que se van a precisar enormemente en la próxima oleada. O que ya se precisan, incluso.

-Dotación de hospitales; estos en concreto, y estos otros, y tanto para material de mascarillas, respiradores, equipos de protección, etc.

Explicaciones del tipo lógico y adecuado:

-Hemos contactado para posible movilización (ya que estamos, dicen, en guerra, al menos es una guerra vírica) a los recientemente o no tan recientemente jubilados del sector sanitario que puedan aportar conocimiento y/o formación en las especialidades requeridas: prevención, ucis, etc.

-Hemos puesto en marcha una industria de respiradores, mascarillas en tal y tales sitios y que funcionan así y producen tanto… Y de todo lo que nos falta. Mientras, tal y tal técnico supervisa las compras para que no nos las den con queso y estamos contratando con países terceros tales y tales cosas hoy, mañana, pasado.

Que no pare la información precisa en estos aspectos que tenemos que saber. Se juega con nuestra vida y dejamos que funcione la ruleta rusa.

-Hemos ampliado ayudas a todo aquel que lo necesita con estos datos sobre la mesa. Y la recibirán tal día y las dudas a este teléfono, que funciona sin carracas de el tiempo de espera es de más de seis minutos; ni de uno siquiera.

Si han cambiado tantas cosas, si hay siquiera buenas intenciones, que se note; no es hora de cháchara, sino de hechos.

-Hemos dado las instrucciones y para tal fecha están listos los hospitales privados que tendrán que acoger a pacientes sí o sí, porque sí es sí y si no, se les nacionaliza.

-Les garantizamos que los bancos no cerrarán y no habrá corrallitos, por esto y por esto que hemos hecho en concreto. O si no, se les nacionaliza.

-Mientras, y por si acaso la quiebra, estamos poniendo en marcha una banca pública, de servicios, eficaz y para garantía de no caos próximo.

-Estas son y estas, las detecciones de posibles quiebras y estos son los planes alternativos económicos en los que están trabajando estos y estos expertos.

-Les garantizamos que no habrá desabastecimiento de productos básicos porque a los agricultores, recolectores, distribuidores, etc. les hemos hablado así y les vamos a facilitar estas condiciones de vida, laborales, de regulación, médicas, para garantía del conjunto… Y hay tantas y tantas cosas a disposición para tanto tiempo, y de tanto dependemos de aquí y de tanto del extranjero. Y estas son las medidas de almacenamiento que deben tener presentes para prepararse y será ordenado y concreto y les vamos a ayudar a hacerlo.

Contado sin medias tintas, sin que descubramos de repente que igual que mascarillas, falten patatas en la mesa, pan, harina, lo que sea…

-Estamos atendiendo así y así a las víctimas de violencia de género esmerándonos más porque el asunto lo requiere, atendiendolas en los centros adecuados, adecuadamente; y no derivando a hoteles, ni dejando que el 016 falte al respeto a nadie más, faltaría más…

-Estamos imponiendo estas medidas concretas contra el maltrato y sanciones a los maltratadores y acelerando trámites judiciales. Así como poniendo en alerta a las mujeres ante posibles derivas de situaciones familiares difíciles de esta y esta otra manera concreta.

-Les vamos a contar exactamente qué ha pasado con los encarcelados hasta ahora en Cies y sus condiciones actuales, qué ha sido de ellos, qué vamos a hacer para ayudarles y que nos ayuden en las tareas necesarsias y urgentes. Con los presos, qué pasa. De dónde están saliendo recursos para los sin papeles, qué mafias hemos detectados que luego pueden acarrear más problemas, cómo los hemos parado.

-Les vamos a contar planes de prevención de pobreza, deshaucios, exclusión, más paro... Y planes estructurales en que trabajamos para corregir lo que ha pasado y pasa: precariados, fondos buitres, etc.

-Les vamos a contar nuestros planes de prevención de toda violencia, delincuencia, caos… que no son planes, claro está, de represión a la población, sino verdaderas soluciones. Y, por cierto, conocerán las medidas contra la violencia, para prevenirla, y que no se dé por parte de los encargados del orden en esta crisis, cualquiera de ellos.

Y todo esto y lo anterior, porque las cuestiones van a ir muy deprisa, a endurecerse los tiempos. Y a nuevos tiempos, nuevas soluciones; no las mismas…

-Estamos promoviendo comedores sociales y comedores infantiles con tales medidas para que los lleve el Estado. Y transferimos de momento estos fondos a esta y estas otras organizaciones, ongs, etc. que nos cuestan tanto y facilitan estos menús, que se controlan por tal organismo supervisor; no estamos a capricho de pizzeras sin cabeza. Promovemos el trabajo solidario, formativo y funcional para dar cañas y no peces cocinados, es decir, preparamos a la población para la propia supervivencia y el hacerse las tareas cada cual, incluso la comida, en pro de la autonomía (salvo dependencias por invalidez, etc.) En pro de eso y no de las financiaciones de falso progreso de organizaciones interesadas en la caridad, con negocio en ello.

-Hemos dotado tantos hospitales y tales camas, servicios, medios… para seguir tratando otras enfermedades, más las graves, adecuada y aisladamente del covid.

-Hemos dicho a nuestros militares y polis, tras leerles la cartilla por todos los abusos cometidos, que su cometido, no es enseñar la pistola y la porra, ni la amenaza, ni llevar entre los dientes la papela de la multa preparada y firmada para que se vea claro y chulo, sino que son simples servidores de quienes les pagan: los ciudadanos, y que o eso, o a la puta calle como se pasen un pelo.

-Y a los golpistas, se ha tomado la decisión de que se les retira el dinero público de la rica pensionaza que tienen y se les denuncia al juzgado, y así se arregla de una vez esto de amenazar todo el rato con que viene ese lobito a liquidar a otra media España.

-Hemos contratado los servicios de tantos y tales psiquiatras y psicólogos que están atendiendo ya a la población más vulnerable por orden de necesidades y luego, atenderán también y rápido, a todos los demás, asegurando la salud mental, tan importante como cualquier otra. Incluída la de los militares golpistas.

-Hemos puesto en marcha un plan de tales y tales cosas en residencias para los ancianos que nos van quedando.

-Vamos a iniciar procedimientos e investigar, para que lleguen al juzgado rapidito los culpables, qué ha pasado con nuestros ancianos en residencias. Vamos a promover e investigar cualquier acontecimiento que nos mine, incluído el latrocinio del que acusan amantes y papeles de Suiza a la casa real y a los que se auto reconocen como cacos, que es bien grave y nada ejemplar. Hemos hecho examen de conciencia y les pedimos disculpas por tomarlos por idiotas y calificar de estupendas estas conductas.

-Promoveremos estas y estas medidas para que no robe nadie más y se devuelva lo robado. Estamos trabajando en ello.

-No se preocupen que jamás prevalecerá nuestro sillón y sueldo a lo honestamente correcto para salvar vidas y hacer de la vida algo decente, vivible, siquiera pasable. Y esto no es un propósito de enmienda, es que se lo garantizamos con estos y estos hechos y medidas que van a conocer.

-No se preocupen, que si tenemos que centralizar lo que sea, las tareas que sean, lo haremos, no vamos a ceder al chantaje de acoso, al politiqueo, a intereses rastreros de veras, partidistas; a los ladridos de juzgado de guardia de la oposición, a su traición, sino que no chalanearemos ni cambiaremos cromos. Y si hemos hecho lo contrario, desde ahora lo corregimos. Lo contrario: priorizar la no pelea con comunidades autónomas, pase lo que pase, dando caprichos y caramelos a niños que nos dan patadas en la espinilla en casa propia.

-Ya, ya nos dimos cuenta del error: que solo se da palo y se aplican artículos mortis como en 155 si hay disidencia de la que no interesa al régimen o al rey. O la mordaza… Pero si es solo la vida de los ciudadanos la que está en juego, miles y cientos de miles, eso no pasa nada. De esos errores, nada desde ya.-Vamos a acudir a partir de hoy mismo a hogares donde se han superado, o no, neumonías graves en soledad y donde ningún médico ha acudido aún. Si ya pasó lo peor, visitaremos a los que lo necesiten por responsabilidad y humanidad, para control del virus, para la desescalada segura.

-No, no se permite que se despidan sanitarios o no se les renueven contratos, pues, como se pueden imaginar, son pocas las manos por muchas que pueda haber, que no son las suficientes…

En fin… Pero no vemos ninguna rueda de prensa así ni parecida. Y eso asusta de veras, más que el bicho.

Se espera a que el virus haga su agosto o su septiembre y sucesivos meses. Y nos sigamos acostumbrando a morir callados y a deshumanizarnos, dividirnos, enfrentarnos, hacernos verdugos, chistosos, chivatos al servicio de los canallas que nos manipulan; livianos bromistas de los gordos que hacen por primera vez deporte tras una cuarentena jodida en pisos de mierda de metros; obedientes, majos y divididos entre los pro y los contra don simón, o alcoholizados por el vino de garrafón de cualquier marca.

Si no les gusta, nos dicen, viene, sí, el lobo, que ya preparó el regimen a ese lobote y lo hizo engordar, preparó, sí, el dilema bien engrasado con dinero, me refiero vox y vax y lo que no son estos, que son más. Ah, y si acaso, giro al centro, a la derecha disfrazada de… Y tienen otra vez lo ya visto, que les sonará de 40 añazos viéndolo y sufriéndolo. Siempre al centro, ultraderecha disfrazada de centro. Hijos de franquistas polis aporreadores… Y demás… Fuera la radicalidad comunista, fuera los republicanos de ERC. Suma y sigue… La traición que ya vivió Joan Tardá en carnes propias en el Congreso, la del PSOE, hablemos claro. Por cierto, único político con memoria que defendió la Memoria con mayúsculas en el Parlamento, en los medios, en la tele; memoria hoy tan necesaria.

Entendemos que son columna vertebral de muchos hogares nuestros viejos y su memoria, que gracias a su precaria economía comen nietos en superprecario o pobres familiares, que nos cobijamos en sus pisos, logrados a base de trabajos duros, quitarse el pan de la boca y tantos sacrificios… Que no podemos dejar sin abuelos este país, por cariño en primer lugar, porque son personas humanas; por todo lo demás, también. ¿Qué coño es eso de dejar morir a nuestros viejos así como así y pensar tan solo, sin hacer otra cosa, en un finde de segunda residencia como toda solución al estrés que nos causa tanto crimen?

No, no estamos bien conducidos como no sea al matadero,

No oímos ni aquí ni en el mundo de fuera:

-Vamos a contrarrestar esas campañas agoreras y desmovilizadoras que, amparadas en un supuesto análisis objetivo, presentan a toda una generación o dos como víctimas y seguros seres humanos sin futuro, mostrándoles indirectamente el camino: piensen en ustedes mismos, en el medio de sobrevivir egoísta y hedonista hasta donde puedan; disfruten del instante a tope, sin pasado y sin perspectiva, sin nadie, sin los demás, que si no pueden ni salir adelante ¿en quién van a pensar?; victimicen, dense por jodidos y ni hablar de pensar que pueden cambiar algo.

-Sí, vamos a contrarrestar esto y lo vamos a hacer con un plan de empleo riguroso que cambie las tornas, con más formación real y universidades al nivel, y economía no fiat, filfa, sino realmente pensada para el conjunto, apostando por el ser humano y sus derechos básicos, no apostando por nuevas granjas de gallinas ponederas trabajando para unos pocos explotadores ahora y en adelante desde el hogar, apañándoselas como sea, con los hijos a la chepa.

-Nos llegan noticias de que algunos proyectan educar en cifras y letras a las nuevas generaciones, licenciarlos en el conocimiento fragmentado y suficiente para la explotación, que no es sino fomento de la ignorancia y la incultura. Por supuesto, no lo vamos a consentir.

-Y lo que hay que hacer, lo haremos con todas las habilidades disponibles, los científicos y un consejo de sabios (y no imbéciles ni arribistas sin título), que también hay gente con conocimientos en el mundo, aunque no se vean porque los hemos invisibilizado. Lo necesario para mejorar y aprender de lo mal que lo hemos hecho en el pasado, lo haremos demostrando que se puede porque es así; se puede igual que se salvan bancos.

-Y vamos a dar mientras una renta básica para vivir. Y mientras, vamos a movilizar para que se lo ganen, y para la solidaridad en cuantas tareas necesite la comunidad, a los jóvenes que hoy mantenemos mano sobre mano inducidamente. Sí, para que salgan del coma inducido, y trabajen en todo tipo de actividades necesarias para la sociedad. Ya que nos gusta tanto hablar en términos bélicos, esto es lo que se hace en las guerras para luchar y no morir esos jóvenes fofos, depresivos y entregaditos. Les ayudaremos a ser hombre y mujeres, considerados con ellos y los demás, con autoestima, con coraje, a ver desde todas las perspectivas y crecer en valores. Ya sabemos a quiénes beneficia lo contrario y qué ruina trae a los países, a todos.

-Nos dejaremos de coplas y apostaremos así y asao por el bienestar del planeta, que es el nuestro y no participaremos en lavados de imagen, corrupción de organizaciones que ya nacieron para el bandidaje y el pasteleo tras la I y la II guerras mundiales, que ya están caducas y podridas por los cuatro costados. Es decir, organizaremos estructuras internacionales, globales antifronteras y antibélicas y antinucleares y anticorrosión del medioambiente, con sus tribunales y su justicia universal real. Aunque nos quieren meter unos ricotes en lo contrario; no lo consentiremos, pues fronteras y egoísmos son rancios y nos hacen quitarnos unos a los otros de las manos hasta las mascarillas, hasta esas defectuosas caretas que habían fabricado en fábricas los obreros (obreras principalmente), en maquilas sin poder levantarse ni para mear.

En fin…

He oído a alguna política nuestra decir que no faltará dinero (se supone que de lo que nos den desde otros países). Pero no he oído el destino concreto y urgente, mientras crece el hambre, el paro, la pobreza infantil, y tanto que a la vista está que son los “urgentes”.

No he oído:

-Hemos contratados más jóvenes en paro para atender los teléfonos que los funcionarios vagos con instrucciones de otros vagos no atienden y es que ya no funcionan ni las multinacionales al cargo del sistema de conexión para esos call centers tan cabrones. No se puede hacer ni la tarjeta sanitaria europea para huír siquiera de este carajal de España ñoña, que es pobre como una rata por culpa de tanto ladrón y tanto lamentable corrupto que ha desmantelado nuestra industria, hasta la más básica; ni se puede tramitar sobre el dinero necesario para la subsistencia porque tantas ayudas están anunciadas pero no dadas. Entonces, pues nos hemos puesto a subsanar todo lo que nos llega de quejas en el buzón de quejas que también hemos puesto en marcha y es este y es esto…

-Y les pedimos perdón por haberles entretenido, engañado tan profesionalmente todo este tiempo.

-Hemos contratados gabinetes para resolución de conflictos: casas con humedades y niños, casas con pobreza energética y la nevera vacía y, en fin, y hemos hablado con Zarzuela de modo que esos niños puedan trasladarse a la zona de las lindas infantas para que estas pobres puedan decir alguna cosa con propiedad, al menos: “somos solidarias”. Solo si vivieran como otras niñas de verdad podrían decir: “estamos viviendo como los demás, y sufriendo como los demás”, y solo si fueran conscientes se darían cuenta: “no todos los niños están tan monos y con tal atención, porque nuestra peluquera y demás criados-as no dejan de trabajar para nosotras. Aplausos para las criadas que siempre las hubo y siempre las habrá y como no sabemos hacer ni un huevo, pues siempre las encerraremos en nuestra pirámide para que mueran si morimos y rían con nosotros cuando tengan ganas de llorar”.

-Y si no podemos asegurarles en un tiempo concreto, con plazo, las cosas más racionales, y elementales, miren: nos vamos a casa porque tenemos estas y estas dificultades, servidumbres, etc. y no se puede pedir a un cirujano que opere con serrucho, ni a un cocinero que les envenene con ingredientes que pintan mal y están caducados, ni a un comunicador que engañe, ni a un político que chantajee con echarles a otros políticos peores cuando estos nos sirven tan ricamente de comodín. Que sea un inutil en una pandemia. O sea, que si de verdad no nos dejan de más arriba o lo que sea, serán informados, les animaremos a apoyarnos y a hacer entre todos una sociedad y un país decente, mejor, apto para vivir y no les engañaremos más.

-Les diremos. Mire, sean ustedes responsables, movilicense, despierten de una vez que les van a degollar sin anestesia, sin que siquiera sea buen momento para morir porque los cementerios están cerrados.

-Ale, prohibido hasta morirse. Si te has creído lo anterior: inocente, inocente. Nosotros a lo nuestro, a lo que nos manden de fuera, a disimular, a cobrar la buena pasta, a amenazar, a controlaros, a haceros el lío padre, a que obedezcáis y nos creáis. Y quedamos para la próxima rueda de prensa de los peripuestos expertos. O viene Vox dando voces, ojo… Conformaos que ya no tenéis que ver en pantalla uniformados. No haremos muchas más concesiones y no seáis cretinos que os tachamos de traidores como tantas veces ha pasado antes, y a la cárcel y multa y ya no os consideraremos españoles y os consideraremos unos a escarmentar. Y que siga la fiesta de la podredumbre nacional…

Pero, claro, pero cuándo, explicaciones del tipo:

-Hemos tenido un encuentro cada día con estos y tales especialistas que nos dicen tales y tales cosas y estas son las conclusiones.

-Estamos trabajando en un plan de empleo público, que sí, de verdad, enfocado a las prioridades y luego a tales cosas que se concretan en esto en concreto (valga la redundancia).

No hay nada de todo esto. Sí de esto:

-Y si ustedes, bustos y cuerpos parlantes en la tele para contar cuentos no necesitan, sinceramente, nosotros sí, son nuestra paliza diaria para liársela.

Y a nivel planetario:

-Les avisamos de que esperamos más muerte: de viejos, de sobrantes, de pobres y de majaras que no lo están a nuestro nivel... Sin hacer lo debido y lo lógico, porque seguimos otra lógica, sinceramente, sencillamente, es otra lógica aparentemente loca pero que sigue el curso de lo que se quiere provocar, o no importa… Y ya se ha analizado, y previsto y descontado en los mercados. Solo nos siguen importando los mercados y el mercadeo y no vamos a cambiar, es mentira; la humanidad siempre adelante, a conquistar nuevos espacios, caiga quien caiga, que son aún una ridiculez para lo que puede pasar y si no pasa, hemos dado un primer paso…

-Les avisamos de que se esperen más renuncias a la libertad y a la propia vida. Os imponemos un tiempo incierto y muerto como pena, tiempo del que ya no disfrutaréis como personas con derechos. -Os sometemos a planes de obediencia y de lelez sin derecho a réplica.

-Os enfrentamos sutilmente contra otros ciudadanos, estigmatizando la crítica y la rebeldía propia del ser humano. Fomentando lo peor de vosotros mismos.

-Os metemos en corralones con compartimentos, corrales de pensamiento con acotaciones físicas, alejando unos grupos de otros, provocando el egoísmo y la infantilización, diciendole a los jóvenes que lo tienen tan chungo que para qué van a mirar por los abuelos. Os acostumbramos a no valorar la vida (por si tantos cientos de miles fueran a ser millones), a que se muera uno solo; os endurecemos: Provocamos la no despedida y fomentanos la deshumanización.

-Os callamos.

-Os amordazamos y ponemos de moda la boca tapada, el desaliento, el desamparo. Sabemos de sobra que el teleamor funciona muy bien para nuestros intereses.

-Imponemos arbitrariamente multas cuando en casos peores no multamos, o somos los propiciadores de escenas peligrosas en la calle, hacinamiento porque se han organizado así de mal las cosas. Desescalada de todos en aceras mínimas impidiendo estar espacios abiertos como parques, sin que expliquemos por qué.

-No crean en casualidades ni en que sea nadie tan inepto. Crean en planes, en intereses que los hay y muchos.

-Se apela a la responsabilidad individual solo para lo que nos conviene y no con una regla lógica y fija. Si es responsabilidad, pues toda y para todo, o ninguna porque quede de nuestro lado la responsabilidad. ¿Pensaron en eso? No; ustedes no piensan. Os tratamos como a peleles.

-Se engaña y se dosifica, poco a poco irán enterándose de lo que es bueno. Y si no es el cambio de modelo poscapitalista y cabroncete como el anterior, será su antesala, no se preocupen: los experimentos nos sirven muy bien.

-Se nos dice de un mundo ya distinto, que hemos de ir cocinando sin que noten el hedor. Y si hace falta, les dispararán no solo a los ojos… Allá arriba, muy arriba, proyectan un mundo solo sostenible para nuevos burgueses y gestores de cuento de hadas que no llega a pensar ni el minuto en los y las cenicientas. Por eso se impide la supervivencia siquiera, la salud física y mental, y os damos vueltas a la cabeza para programarla del revés.

-Y, sí, cuando despierten, despertéis, les balearán, os matarán a los aún sobrantes.

¿Es que no se sienten heridos ya?

Cuando uno no se prepara, te preparan para el miedo, el sometimiento, el manejo. Es la golfada que estamos viviendo.

Periodista, escritora.