LA ZURDA

Virus, religión y estado moderno

Estaba leyendo un artículo de prensa y me he quedado atónito al enterarme que una Residencia de personas mayores con deterioro cognitivo y en situación clínica muy grave, ha sido abandonada por parte del personal que les atiende.

Continuo con la lectura y me entero de que “El Centro de Mayores Santísima Virgen y San Celedonio, en Madrid, propiedad del Arzobispado, vive una situación desesperada, como otros muchos de la región por causa del coronavirus. Un total de 12 ancianos han muerto y una treintena permanece en aislamiento por síntomas, cinco de ellos en situación grave. Los trabajadores están al límite, lo que se ha visto empeorado por la fuga de las monjas que cuidaban de los mayores. Eso es lo que ha denunciado el capellán, Julián Arias, en declaraciones a la cadena de televisión Telecinco.

Seguramente esta residencia y el entramado empresarial que tienen los diferentes Arzobispados viven más de las subvenciones de papá Estado que de las limosnas de los fieles católicos. Viven de alquilar sus inmuebles, bienes e instalaciones a las Comunidades Autónomas, contratando personal en precario para que los gestionen y trabajen en las tres principales áreas del estado social: Educación, Sanidad e Igualdad de derechos.

Lo más curioso de este caso es que ese personal asalariado continua en su puesto, a pesar de tener el 45% dando positivo en la enfermedad y las monjas se han marchado sin dar ni los buenos días...

No es momento de buscar culpables, no es momento de analizar actuaciones y apoyos a la gestión del gobierno, pero siempre es momento para conocer las verdades sobre la relación de la Iglesia Católica y el Estado. Siempre es momento de conocer el origen de estas historias.

La relación de poder de la Iglesia sobre las monarquías que acataban sus imposiciones es antigua, no voy a descubrir nada nuevo, pero la legalización de estas situaciones se remonta al “CONCORDATO CELEBRADO ENTRE SU SANTIDAD Y S. M. CATOLICA, FIRMADO EN MADRID EL 16 DE MARZO DE 1851, Y RATIFICADO POR S. M. EN 12 DE ABRIL Y POR SU SANTIDAD EL 23 DEL MISMO.” un documento legal que fue ratificado por las dos partes y que es antecedente del que actualmente tenemos en vigor con el Vaticano.

Este documento comienza con una declaración de intenciones que dice:

Deseando vivamente Su Santidad el Sumo Pontífice Pió IX proveer al bien de la religión y a la utilidad de la Iglesia de España con la solicitud pastoral que tiende a todos los fieles católicos, y con especial benevolencia a la ínclita y devota nación española; y poseída del mismo deseo S. M. la Reina Católica Doña Isabel II por la piedad y sincera adhesión a la Sede Apostólica, heredadas de sus antecesores, han determinado celebrar un solemne Concordato en el cual se arreglen todos los negocios eclesiásticos de una manera estable y canónica.

A este fin Su Santidad el Sumo Pontífice ha tenido a bien nombrar por su Plenipotenciario al Excelentísimo Sr. D. Juan Erunelli, Arzobispo do Tesalónica, Prelado doméstico de Su Santidad, Asistente al Solio Pontificio y Nuncio Apostólico en los Reinos de España.

Y ya en la declaración de intenciones nos encontramos que el actor principal es la Iglesia, que bondadosamente se acuerda de los fieles de la devota nación española, que es la Reina de España quien se adhiere al mismo de forma piadosa y sincera y que ellos nos dicen cómo resolver los negocios de estado de forma canónica.

Y además lo firma la Reina Católica Isabel, hija del inútil de Fernando VII, el mayor lerdo de los Borbones, y es difícil darle este título entre tanto candidato, y madre (porque era madre a pesar de no saberse quién era el padre) de Alfonso XII.

Seria largo y farragoso ver todos los artículos de este Concordato, pero no quisiera dejar de mencionar estas “perlas” que aparecen en el mismo y que son más que suficientes.

Artículo 1 La religión católica, apostólica romana, que con exclusión de cualquiera otro culto continúa siendo la única de la nación española, se conservará siempre en los dominios de S. M. Católica con todos los derechos y prerrogativas de que debe gozar según la ley de Dios y lo dispuesto por los sagrados Cánones.

Articulo 2 En su consecuencia la instrucción en las Universidades, Colegios, Seminarios y Escuelas públicas ó privadas de cualquiera clase sera en todo conforme a la doctrina de la misma religion católica; y a este fin no se pondrá impedimento alguno a lIos Obispos y demás Prelados diocesanos encargados por su ministerio de velar sobre la pureza de la doctrina de la fe y de las costumbres, y sobre la educación religiosa de la juventud en el ejercicio de este cargo, aun en las Escuelas públicas.

Y así sucesivamente... pero debemos recordar que era el año 1851 y que hoy vivimos en 2020, debemos tener en cuenta que el mundo ha evolucionado (?), que la sociedad que vivíamos hasta ayer, porque después de esta crisis no sabemos cómo seremos mañana, es mucho más libre, heterogénea y social, a pesar de que algunos Obispos se nieguen a reconocerlo y sigan haciendo de las suyas en sus medios de prensa.

Ya no es tiempo de dictadores paseados bajo palio, de asesinos enterrados en Basílicas sevillanas, de milagros y apariciones que hacían al pueblo más dócil, es tan diferente que no se salva ni la Semana Santa o las romerías en Andalucía, una sociedad que ha dejado de seguir a los cracs del fútbol en pro de los médicos y enfermeras, una sociedad donde los héroes son anónimos por que llevan mascarilla...

Vamos, que en unas semanas vamos a tener que replantearnos muchas cosas, desde el poder de la Iglesia al dinero del “emérito campechano”, pasando por el orden de nuestra lista de valores que sin duda será diferente.

Paco Robles está jubilado y se dedica al Partido Socialista y a la Memoria Historica, memorialista, historiador aficionado y buscador de verdades sin ser historiador universitario. Vocal de la Asociacion Granadina para la Recuperacion de la Memoria Historica AGRMH y Secretario CEP de Memoria Historica del PSOE de Granada.