Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La persecución del FBI en 1936, Muriel Rukeyser


Muriel Rukeyser  by Benjamin Voigt. Muriel Rukeyser by Benjamin Voigt.

Eran tiempos difíciles para las libertades, eran momentos en que los americanos que viajaban a la España republicana y de izquierdas, masónica y judeizante, se encontraban vigilados por el “Ojo” del temible y todopoderoso Jonh Edgar Hoover, martillo de herejes izquierdistas y fantasmas varios como queda demostrado por esta carta de Octubre de 1942 que forma parte del expediente de mas de 130 paginas que tenia sobre la periodista Muriel Rukeyser.

En 1936, la joven poeta Muriel Rukeyser viajó a España para informar sobre la Olimpiada Popular que se iba a celebrar en Barcelona. Concebida como una alternativa a los Juegos Olímpicos Nazis en Berlin, la Olimpiada nunca tuvo lugar ya que días antes de la ceremonia inaugural, los nacionalistas dieron un golpe de Estado al gobierno republicano y comenzó la Guerra Civil.

Aunque solo tenía 22 años cuando fue a España, Rukeyser ya era una escritora política experimentada: había viajado a través de Estados Unidos en 1933 para informar sobre los juicios de Scottsboro para el periódico estudiantil afiliado al comunismo Student Review, y a principios de 1936 había estado en West Virginia para investigar un desastre industrial que provocó la muerte de cientos de trabajadores. Si bien ambos fueron casos de injusticia ampliamente publicitados, España fue una experiencia nueva. Aquí, Rukeyser se vio inesperadamente atrapada en medio del conflicto, viendo cómo se desarrollaban los eventos: ella era, en el sentido correcto del término, una testigo. Si investigamos en los artículos de Rukeyser (Muchos de ellos se pueden encontrar online en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos), me sorprende descubrir que las impresiones iniciales de Rukeyser sobre España revelan una versión de la joven escritora menos segura de lo que los críticos esperan, a pesar de que sus impresiones de izquierdas se traslucen entre sus lineas.

El diario de Rukeyser de España transmite la experiencia vertiginosa de presenciar el inicio del conflicto. También es una forma poco utilizada de hacer un diario, es mas una serie de palabras en sentido estenotipia que un relato hilvanado. Ya sea por elección estilística, demostraría una memoria visual prodigiosa, ya por necesidad práctica, la forma del diario sugiere una serie de escenas que se desarrollan rápidamente. Comienza:

'Cerbère - Port Bou - aduanas, pasaportes - equipos - 3ª clase - campesina - pueblos pequeños - política - húngaro - familia española - soldados visitando 1ª - paradas - debate - Francia, España, política - paradas - Moncada - melocotones, salchicha, pan, almendras, vino - noticias - huelga general - reordenamiento del tren - Martha Keith - rojos - la ciudad - anarquistas - Beeth V - radio - los ingleses ... '

La escritura en sí es fragmentaria, como si no hubiera tiempo para procesar una imagen antes de que otra venga a reemplazarla: la sangre, los disparos y la muerte de un deportista francés tienen el mismo espacio que las vistas cotidianas que se pueden ver desde el tren. Parece que nada tiene privilegios en esta cuenta. El archivo revela el deseo casi obsesivo de Rukeyser de registrar los eventos con precisión. A lo largo de esta lista de palabras, parece que Rukeyser, a la manera de una cámara, registra lo externo en lugar de registrar una respuesta personal subjetiva. Que Rukeyser recurriera a un estilo de escritura parecido a una cámara para registrar lo que había visto en España no debería sorprender. En España, Rukeyser esperó con los demás extranjeros para conocer su destino: no estaba segura de cómo llegaría a Barcelona y cómo podría ser útil al Frente Popular en España. La imagen de la cámara también evoca la posición en la que estaba Rukeyser; el escritor debe seguir registrando la rápida sucesión de imágenes, sin poder intervenir en los hechos mismos, ni siquiera procesarlos a medida que se desarrollan. Incluso después de los acontecimientos en España, Rukeyser encontró un desafío escribir sobre ese período. Le escribió a su amigo y mentor, Horace Gregory:

“Ya hace prácticamente un año, y todavía tengo muchas dificultades para retener esa semana, en lo que respecta a las palabras en el papel. Hablar es una cosa diferente, lo que he hecho es agarrarme con fuerza como si el público fuera el dentista, cerrar los ojos y recordar, y generalmente los lleva junto con el material '.

Paco Robles se dedica al Partido Socialista y a la Memoria Historica, memorialista, historiador aficionado y buscador de verdades. Vocal de la AGRMH y Secretario CEP de Memoria Historica del PSOE de Granada.