ÚNETE

Pablo Casado "el imprudente"

Ya sabéis, mis queridos lectores, la costumbre de dotar a los reyes de un apelativo que resumiera su conducta durante su gobierno. Así conocemos a Pedro “El cruel”, a Enrique “El doliente” o a “Alfonso “El sabio”.

En esta línea, si tuviéramos que adjetivar al jefe de la oposición no tendríamos más remedio que llamarle Pablo Casado “El imprudente”, con toda la connotación que implica.

Leo estupefacta el siguiente titular en un diario digital (12/3/2020) a tenor de las medidas propuestas por el Gobierno de España, con el fin de controlar y paliar económicamente las consecuencias de la crisis sanitaria de CODVid-19.

Casado rompe con Sánchez ante la gestión del coronavirus: "Se parapeta en la ciencia en vez de tener liderazgo político”.

“Se parapeta en la ciencia”, dice sin sonrojo. Pero… Quién sino la ciencia tiene la capacidad y la solvencia para determinar cuáles son los pasos a seguir. Quizá sea mejor tomar por la calle de en medio, sin saber a dónde nos conduce, para demostrar “liderazgo”, sí, el mismo que puede tener un pollo sin cabeza.

Esa frase dicha por Casado resume el título de este artículo. Resuena a ecos medievales, cuando a quien demostraba con pruebas empíricas y a través del estudio científico algo, se arriesgaba a la condena a la hoguera. Al leer las palabras de Pablo Casado se me ha venido a la cabeza el inquisidor de la maravillosa novela “El nombre de la rosa”.

¡Qué mal lo está haciendo el Partido popular, qué mal! Su nivel de deslealtad ante una situación tan grave no tiene parangón. ¿Piensan sacar réditos de una emergencia que nos atañe a todos, independientemente del color político?

Las medidas tomadas por el Gobierno de España son buenas. Ponen el foco en “y después”, es decir, cuando la crisis sanitaria concluya (que lo hará) el país tiene que volver a la normalidad. Autónomos y Pymes aparecen como prioridades en esas medidas, algo inaudito hasta ahora, porque ni siquiera el PP, que parece defender la empresa, fue sensible a la sangría de estos pequeños empresarios durante la pasada crisis económica.

En vez de tranquilizar, que es su obligación, y arrimar el hombro, el líder popular hinca la uña a ver si abre más la herida. ¿Por qué no habla de los recortes de su partido a la sanidad pública que ha ocasionado que en Madrid haya casi un tercio más de hospitales privados que de públicos? ¿Por qué no dice que la falta de personal sanitario y la falta de inversión en materiales han ocasionado la grave preocupación de un posible colapso de la sanidad pública, que ya se encontraba en estado de alarma? (Recordemos las mareas blancas). De igual manera podemos encontrar las mismas deficiencias en Galicia, en donde el PP lleva gobernando lustros.

Ante un problema científico hay que parapetarse en la ciencia, siempre. Potestativo será poner velas a los santos o rezar al dios en que uno cree. Pero hasta el día de hoy son los científicos quienes tienen la llave del conocimiento para vencer al coronavirus en este valle de lágrimas.

Si Pablo Casado sigue en esta línea pasará de ser “El imprudente” a otro adjetivo que empieza por “i” y acaba por “diota”, dicho con todo el respeto que me supone todo un señor diputado, aunque poco honre su cargo.

Elena Muñoz Echeverría es licenciada en Historia del Arte, gestora cultural, editora y escritora. Ha ejercido la docencia durante veinticinco años. Desde 2015 a 2019 ha sido vicepresidenta de la Asociación de Escritores de Madrid.

Autora de un blog de éxito MI VIDA EN TACONES

http://mividaentacones59.blogspot.com/

Tiene diez libros entre poesía y narrativa. En 2018 estrenó su primera obra teatral. En la actualidad está en preparación de su quinta novela y acaba de presentar su último libro de poesía, Papelera de reciclaje con Ediciones Vitruvio.