LA ZURDA

Es momento de escuchar a los autónomos

Ser trabajador autónomo en España supone a día de hoy una serie de esfuerzos que muchos no pueden asumir. El pago de las cuotas, por ejemplo, es una de las cuestiones que más disconformidad genera: ¿por qué hay que pagar una cuota fija en lugar de pagar en base a lo que se factura? Algunos consideran que hacerlo así evita que se defraude, que se hagan trabajos sin factura y que se pudiera estar promoviendo la economía sumergida. Sin embargo, al final, la realidad supone que “paguen justos por pecadores” y que en muchos casos, los casi trescientos euros que han de pagar mensualmente (como mínimo) los que estén dados de alta como autónomos, implique no poder hacer frente al pago.

No importa lo que facture un autónomo a la hora de pagar su cuota mensual. Y esta es una de las cuestiones que se ponen sobre la mesa para las reformas pendientes por parte del nuevo Gobierno. Pero es que la cotización no solamente supone una situación difícil para muchos trabajadores autónomos, sino que también determina su futura pensión.

Desde el colectivo ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos) proponen que queden exentas del pago de las cuotas aquellos autónomos que no alcancen a facturar la mitad del SMI anual, plantean una tarifa de 30 euros para los menores de 25 años que estén cursando formación universitaria, grados superiores reglados o formación profesional, y una tarifa de 60 euros para aquellos que tengan ingresos inferiores al SMI durante dos años prorrogables. Plantean también una tarifa plana de 30 euros para mujeres que estén en el ámbito rural, o una tarifa plana de 60 euros para las mujeres que se incorporen tras la maternidad.

¡Ay la maternidad! Otra de las cuestiones pendientes a abordar para este sector. Porque las ayudas se te acaban cuando tus hijos cumplen tres años; porque ser autónoma, ciertamente te permite conciliar mejor en muchos casos, pero en otros, te sientes realmente desprotegida.

¿Y el IVA? Tener que adelantar el IVA por facturas que todavía no has cobrado (y vete tú a saber si cobrarás) es otra de las asignaturas pendientes.

En definitiva, ser autónomo puede suponer muchas satisfacciones en el sentido de ser tu propio jefe, gestionar tu tiempo, y dedicarte a aquello que, en principio te permite crecer profesionalmente en la medida en que quieras especializarte. Pero supone también no tener horarios del todo cerrados, pasarte el día trabajando, saber que si no trabajas, no cobras (lo de las vacaciones y las situaciones por enfermedad suena a otro mundo).

Una sensación de asfixia ante el pago de impuestos y la falta de protección hace que la situación de los trabajadores autónomos tenga que abordarse de una vez por todas por este gobierno. Por eso es importante informarse, estar unidos y reivindicar nuestros derechos. Sí, porque esa es otra cuestión a tener en cuenta: el autónomo suele estar muy sólo, pues suele trabajar de manera independiente, y le cuesta muchas veces estar informado y movilizado.

Por eso es tan importante que se produzcan manifestaciones como la del 16 de febrero en Madrid.

https://twitter.com/AUPA_Autonomos/status/1224802381579288577?s=20

Abogada.