Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Nación y plurinacionalidad


Las declaraciones del candidato a dirigir el PSOE en Madrid con aparentes vínculos con Ferraz, José Manuel Franco, sobre que Madrid sería una nación en el estado plurinacional son un ejemplo de la confusión y del diferente uso político de los conceptos políticos.

Está claro que la comunidad madrileña tendría que tener un encaje en un estado federal, una vez que se descartó la creación de un distrito federal para la capital. A lo largo del tiempo se han utilizado diversos términos para señalar los territorios de una federación española. En los tiempos de la Primera República se hablaba de estados peninsulares y cuatro insulares (incluyendo Cuba y Puerto Rico), al igual que hacen otros estados federales europeos o americanos. En cambio, el ponente constitucional y presidente de la segunda república en el exilio, Luis Jiménez de Asúa, reacio al federalismo, prefería el término de países en vez de estados hispánicos. En los años de la transición el término país fue el más utilizado, tanto para la región valenciana, vasca u otras. En cualquier caso, el federalismo implica la existencia de una única nación, llamándose los territorios estados, regiones, nacionalidades o países.

La Constitución española, después de un difícil consenso, ya reconoció una única nación española, denominando a los territorios nacionalidades y regiones. El término nacionalidad ha querido interpretarse como una denominación para las naciones culturales o las naciones sin estado. En cualquier caso, el nominalismo de nación, nacionalidad, país, estado o región para denominar a los componentes territoriales debería resultar indiferente.

Lo que quiere decir el candidato con el estrambote de denominar a la comunidad autónoma madrileña como una nación o nacionalidad es que todos las Autonomías serían elevadas a ese rango en un estado federal plurinacional. Sin embargo, para los nacionalistas periféricos esa nueva nivelación estaría lejos de satisfacer la búsqueda de una identidad diferenciada.

El artículo 2 de la Constitución es incompatible, a mi juicio, con la idea plurinacional, ya que establece la existencia de la nación española. Aunque el preámbulo del Estatuto de Cataluña de 2006 habla de la nación catalana, la denominación fue suprimida del articulado del mismo.

La idea de nación de naciones, que Anselmo Carretero, afirmó a partir de los años setenta, no implicaba la plurinacionalidad, sino una especie de regionalismo federalista en el que diversos territorios, atendiendo a la historia, serían nacionalidades, aunque la división del Estado de las Autonomías no coincidía con su proyecto de reordenación territorial. Carretero creía, sin duda, en la existencia de una supernación, la nación española.

Solamente se podría hablar de plurinacionalidad afirmando que España es solamente un Estado y no una nación, algo que una mayoría de españoles no estarán lógicamente de acuerdo. El guiño de la resolución del último congreso del PSOE a los nacionalistas con la defensa de la plurinacionalidad pretende ser compatible con la idea de la nación española, apelando también los discursos de Pedro Sánchez a la idea de España como nación de naciones, pero resulta una nueva redefinición de la metáfora carretiana, al igual que el uso que en su día realizaron, entre otros, Gregorio Peces Barba, Felipe González o Pascual Maragall.

Abdón Mateos López (Madrid, 1960) es un historiador español. Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Madrid, dirige el Centro de Investigaciones Históricas de la Democracia Española y la revista semestral Historia del Presente. Fundador y presidente de la Asociación de Historiadores del Presente desde el año 2000.

Desde el año 2007 es responsable en la UNED de la Cátedra del exilio. En el año 2008 obtuvo la acreditación nacional de Catedrático de Historia Contemporánea. En el año 2009 obtuvo un segundo año sabático en Roma en la Universidad LUISS, financiado con la convocatoria nacional de Movilidad, y la Universidad de Las Palmas.

Actualmente dirige el proyecto de la Cátedra del Exilio (2011-16, patrocinado por el Banco de Santander) Emigrantes y exiliados en América después de la guerra civil. La construcción de una ciudadanía democrática, así como el proyecto de investigación del Ministerio (2012-16) "Historia del PSOE. Construcción del partido y reformismo democrático, 1976-1990".

Fue secretario general de ASU en Madrid.

Ha publicado recientemente Historia del PSOE en transición. De la renovación a la crisis (Madrid, Sílex, 2017).

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider