HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

PP, repetición del infortunio


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Pudiera ser que la lectura del presente escrito tuviese el sello del post acuerdo de investidura. De idéntico modo, se habría abierto el tiempo de la incertidumbre marcado por la nebulosa de amenazas que se cierne sobre la normalidad en el funcionamiento institucional del Estado. Los contrapesos y equilibrios inmortalizados por leyes, reglamentos y textos constitucionales configuran el sistema que se da en nuestro país como orgánica y biológicamente democrático, catalogado y evaluado como tal por las comunidades políticas con la etiqueta internacional o supranacional.

Esta convalidación internacional se encuentra en permanente estado de cuestionamiento por las fuerzas de oposición clasificadas en el bloque conservador. En 2018, la moción de censura triunfante que invalidó el gobierno de entonces atravesado por la corrupción imputable a la formación sostén del ejecutivo, el PP, removió telúricamente a los sustituidos, enfrentados matemáticamente con las cifras que permiten o impiden que una moción prospere. Los números dieron para el cambio con la ayuda irreprochable del procedimiento de exigencia de responsabilidad política.

Una doble consulta electoral, en 2019, facturó finalmente una investidura y un gobierno como consecuencia de aquella con apoyos parlamentarios de la misma procedencia que la moción de censura. El gobierno de coalición de fuerzas de izquierda resultó ser el primero de la última etapa democrática española tras el período anti democrático del general Franco. Ya entonces, enero de 2020, el bloque conservador hizo suyo el denuesto de “gobierno ilegítimo”, que sigue conservando la lozanía del insulto desde su creación. La observación internacional acompaña el espectáculo con estupor, habida cuenta la normalidad de un gobierno de coalición en otros países de la constelación de Europa, por ejemplo.

Este gobierno zaherido con el adjetivo de la falta de reconocimiento de legitimidad deberá ser reemplazado por otro inmediatamente después de producirse la investidura. En este hito se halla la actualidad política española, en el preciso momento en que, como en todo juego político, la aritmética sigue enarbolando su cualidad terapéutica muy recomendable para la superación de diferencias con el apelativo de la legitimidad. Si bien es cierto que la moción de censura de 2018 y la formación de gobierno de 2020 soportan con entereza histórica la imputación de parte, de naturaleza psicológica o romántica, la acusación de estos días, previos a un probable acuerdo de investidura con el manejo de una medida de gracia extraordinaria que es la amnistía, configura una protesta de más cuerpo y magnitud, donde no cabe olvidar el fiasco electoral producido hace solo unos meses cuando todos los pronósticos se proclamaban en el camino del relevo de gobierno.

Amnistía, convalidación y gracia a favor de un personaje mitificado demoníacamente como Puigdemont, cesión ante las pretensiones del nacionalismo catalán, todo ello suma para la construcción de una oposición, magnificada por la herida territorial de la que el Partido Popular y Vox, cuyo nutriente ha vitaminado las expectativas de ambas formaciones. Pero no ayuda para el olvido de la causa del malestar, que no es otra que la confrontación con el universo de las matemáticas, infalibles en señalar el origen de los males y la desesperación en este prolongado periplo para investir un presidente. Dice Emmanuel Carrère, en “Conviene tener un sitio donde ir” (Anagrama, 2017), que “la repetición es lo propio del infortunio”.

Feijóo, Aznar, el Partido Popular, son conocedores del origen de la protesta, de las manifestaciones iracundas, de Ferraz rodeado, de las otras sedes rodeadas: es la repetición del infortunio. Habrá otro momento quizá ya inscrito en el misterio donde las opciones conservadoras sean merecedoras de una aritmética ahora adversa. Las cesiones y las gracias, si se demuestran y se presentan tales como excesos, tropezarán con los contrapesos de un sistema democrático. Y todo volvería a girar hasta cambiar el infortunio y su repetición.

 

Periodista (Ciencias de la Información, Univ. Complutense de Madrid), colaborador en distintas cabeceras (Diario 16, El País, Época, El Independiente, Diario de Alcalá), miembro del Patronato de la Fundación Diario Madrid.