LA ZURDA

España y las Españas

El PSOE y el PSC han formado y forman coaliciones de gobierno con nacionalistas en el Estado de las Autonomías. Aunque se aumentara la proporcionalidad del sistema electoral, con circunscripciones autonómicas o nacional, los nacionalistas seguirán teniendo representación, aunque esta fuera más reducida.

La izquierda representa a los pueblos y los trabajadores de España, y se sollidariza con los de Europa, del Atlántico, del Mediterráneo y del mundo. Si el nacionalismo español emergente contra los separatismos consigue una mayoría liberal y conservadora, con una nueva extrema derecha mediática, la izquierda debe decidir si forma mayoría con conservadores o liberales españolistas o con los nacionalistas y regionalistas moderados.

Esa disyuntiva estratégica está polarizando a la izquierda española, cuando sus objetivos son los de siempre, ni viejos ni jóvenes, luchar contra la injusticia y las desigualdades, conseguir más derechos civiles, avanzando en las libertades individuales y solidarizándose con otras Comunidades, como la europea y la iberoamericana, y el resto del mundo en desarrollo.

Creo que la izquierda debe optar por la claridad y la firmeza. Se debe reformar la Constitución, reduciendo la representación del Senado y aumentando la del Congreso, pensando en algún ajuste de la Ley Electoral y, siempre, en el bienestar y la felicidad de los ciudadanos.

¿Debe el PSOE forzar el adelantamiento de las elecciones ya que no consigue la reforma constitucional? ¿Debería, alternativamente, formar Gobierno con Ciudadanos y apoyo de Podemos, en un programa de reforma social? ¿Sería mejor un gobierno inestable de la izquierda y los nacionalistas tras una moción de censura para superar la crisis de Estado tras el artículo 155? ¿Debería el PSC formar gobierno con Ciudadanos, Populares y el apoyo indirecto de Comunes antes de las municipales y las generales?

Yo optaría por el sí a la última opción, y por un gobierno de izquierda con apoyo parlamentario de nacionalistas y regionalistas después, o incluso de investidura de otras fuerzas del centro-derecha. Un gobierno entre Ciudadanos y el PSOE tras el cierre de la Legislatura tendría un programa social alicorto y no resolvería la crisis de Estado, y seguiría creciendo la polarización de los nacionalismos. La opción final sería un gobierno de concentración nacional que sería la última carta si la excepcionalidad sigue abierta durante los próximos años agravando la crisis de Estado.

Una España de los trabajadores de todas las clases y de la ciudadanía europea debe ser el referente del PSOE y de toda la izquierda. Unos ideales ni jóvenes ni viejos, sin justos.

Abdón Mateos López (Madrid, 1960) es un historiador español. Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Madrid, dirige el Centro de Investigaciones Históricas de la Democracia Española y la revista semestral Historia del Presente. Fundador y presidente de la Asociación de Historiadores del Presente desde el año 2000.

Desde el año 2007 es responsable en la UNED de la Cátedra del exilio. En el año 2008 obtuvo la acreditación nacional de Catedrático de Historia Contemporánea. En el año 2009 obtuvo un segundo año sabático en Roma en la Universidad LUISS, financiado con la convocatoria nacional de Movilidad, y la Universidad de Las Palmas.

Actualmente dirige el proyecto de la Cátedra del Exilio (2011-16, patrocinado por el Banco de Santander) Emigrantes y exiliados en América después de la guerra civil. La construcción de una ciudadanía democrática, así como el proyecto de investigación del Ministerio (2012-16) "Historia del PSOE. Construcción del partido y reformismo democrático, 1976-1990".

Es secretario general de ASU en Madrid.

Ha publicado recientemente Historia del PSOE en transición. De la renovación a la crisis (Madrid, Sílex, 2017)