HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Jean Batten, la "Garbo" aviadora enterrada en una fosa común del cementerio de Palma


  • Escrito por Javier Alonso
  • Publicado en Historalia
(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

Un perro callejero mordió en Palma en noviembre de 1982 a una elegante y enigmática mujer de 73 años que se negó rotundamente a recibir atención médica y murió días después. Como nadie lo reclamó, su cadáver acabó en la fosa común del cementerio el 22 de enero de 1983. La desconocida era Jean Batten, una aviadora pionera a quien comparaban con Greta Garbo.

La autopsia reveló la infección pulmonar que le provocó la mordedura a esta mujer solitaria que dominaba el español y apenas llevaba unas semanas en el Hotel Vista Porto Pi, a la espera de comprar una casa en Mallorca.

Su pasaporte neozelandés la reconocía como Jean Batten; para los empleados del hotel, una turista más en busca del sol del Mediterráneo.

La realidad es que fue una de las mujeres más famosas del mundo en los años 30, cuando surcó los cielos del planeta protagonizando proezas aéreas y recibió premios internacionales que acapararon las portadas de la época, reconocida como heroína de la aviación junto a Amelia Earhart y Amy Johnson.

Este martes, Aviadoras del Sepla (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas) ha celebrado un acto de homenaje en el cementerio de Palma a la piloto neozelandesa con ocasión del 40 aniversario de su muerte, por lo que se han depositado 40 rosas junto al monumento que la recuerda.

Al acto han asistido Claire McGuire, asesora consular de asuntos públicos de la embajada neozelandesa en España; el historiador Darío Pozo, administrador gerente de la Fundación Infante de Orleans y especialista en la vida de Batten, y Mar Alguacil, promotora de esta iniciativa y miembro de Aviadoras del Sepla.

Pozo ha señalado a Efe que "recuperar su memoria es importante porque alcanzó logros increíbles, superando incluso a compañeros varones, contribuyendo como el mejor de ellos a promocionar la aviación en aquellos años en lo que todo estaba aún por hacer".

¿QUIÉN FUE JEAN BATTEN?

Batten nació en Rotorua (Nueva Zelanda) en 1909. Estudió música y soñaba con ser concertista de piano, pero los éxitos de Charles Lindbergh y la visita a su país del aviador Kingsford-Smith le descubrieron su verdadera vocación: ser piloto.

Pese a la oposición de su padre, su madre la apoyó incondicionalmente y ambas se marcharon a Londres para hacer realidad ese sueño. En 1932 obtuvo su licencia.

"Ellen, su madre, estaba convencida de que su hija estaba destinada a hacer grandes gestas", afirma Pozo.

En 1934, con una travesía de 14 días y 22 horas, mejoró en casi cinco días la plusmarca de Amy Johnson en el vuelo Inglaterra-Australia.

En 1935 fue la primera mujer que completó el primer viaje de Inglaterra a Brasil a través del Atlántico Sur y, además, batió el récord masculino de Jim Mollison.

En 1936 realizó su primer viaje en solitario de Inglaterra a Nueva Zelanda.

En 1937 voló de Australia a Inglaterra en solo 5 días y 18 horas.

"El apodo de la 'la Greta Garbo de los cielos' -explica Pozo- surgió a raíz de su primer vuelo a Australia, en parte por su belleza física y en parte también por la matrícula de uno de sus aviones: G-AARB", con el que completó su primera travesía Inglaterra-Australia que la catapultó a la fama.

Obtuvo numerosos premios y fue la primera mujer en recibir la Medalla de Oro del Aire de la FAI (Federación Aeronáutica Internacional), pero la Segunda Guerra Mundial acabó a los 28 años con su carrera de aviadora, con la que hizo una gran fortuna.

Salvo en la Unión Soviética, las mujeres no podían combatir en el aire y, además, su "reputación de diva caprichosa" no le facilitó poder trabajar como piloto auxiliar.

RETIRADA Y VIDA EN ESPAÑA

Tras la guerra, Batten se retiró de la vida pública y viajó por todo el mundo en compañía de su madre. Años antes tuvo un gran amor, el piloto australiano Beverly Shepherd, al que veía a escondidas, pero falleció en un vuelo comercial.

Madre e hija vivieron temporalmente en Jamaica e Inglaterra y, finalmente, en los años 60, se asentaron en España, primero en Málaga y después en Tenerife, donde murió la progenitora.

Ya sola, en 1982 viajó a Mallorca para buscar un lugar donde vivir. Pozo explica el "drama" que supuso que los juzgados de Palma enviaran la notificación de su muerte a la embajada de Nueva Zelanda en Madrid, que no existía, por lo que a los dos meses de su muerte fue enterrada en la fosa común, "como se hacía con los indigentes".

Durante cinco años, absolutamente nadie supo que había muerto, lo que descubrió un periodista neozelandés, Ian Mckersey, tras un arduo trabajo de investigación, y "desató en su país un movimiento de indignación por el olvido al que había sido sometida alguien que había sido una heroína nacional".

La terminal internacional del aeropuerto de Auckland lleva su nombre, al igual que una calle de Palma. En el cementerio, una placa de metal con un rostro femenino y gorro de aviador la recuerdan.

Este homenaje de Aviadoras del Sepla pretende "dar visibilidad a la mujer piloto de ayer y hoy, romper estereotipos y fomentar la profesión de piloto entre las mujeres".

 

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider