HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Henry Kissinger cambió el mundo, para bien o para mal


  • Escrito por Lester Munson
  • Publicado en Historalia
(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)
Gero Breloer/AP Gero Breloer/AP

Henry Kissinger fue el máximo defensor de las batallas de política exterior de Estados Unidos.

El exsecretario de Estado estadounidense falleció el 29 de noviembre de 2023 tras vivir un siglo.

No se puede exagerar la magnitud de su influencia en la geopolítica del mundo libre.

Desde la Segunda Guerra Mundial, cuando era un soldado alistado del ejército estadounidense, hasta el final de la Guerra Fría, e incluso en el siglo XXI, tuvo un impacto significativo y sostenido en los grandes asuntos mundiales.

De Alemania a Estados Unidos y viceversa

Nacido en Alemania en 1923, llegó a Estados Unidos a los 15 años como refugiado. Aprendió inglés de adolescente y su marcado acento alemán le acompañó hasta su muerte.

Estudió en el instituto George Washington de Nueva York antes de alistarse en el ejército y servir en su Alemania natal. Trabajó en el cuerpo de inteligencia, identificó a oficiales de la Gestapo y trabajó para librar al país de los nazis. Ganó una Estrella de Bronce.

Kissinger regresó a Estados Unidos y estudió en Harvard antes de incorporarse al cuerpo docente de la universidad. Asesoró al gobernador republicano moderado de Nueva York Nelson Rockefeller –un aspirante a la presidencia– y se convirtió en una autoridad mundial en estrategia de armamento nuclear.

Cuando el principal rival de Rockefeller, Richard Nixon, se impuso en las primarias de 1968, Kissinger se pasó rápidamente al equipo de Nixon.

Un papel poderoso en la Casa Blanca

En la Casa Blanca de Nixon, se convirtió en asesor de seguridad nacional y más tarde ocupó simultáneamente el cargo de secretario de Estado. Nadie ha ocupado ambos cargos al mismo tiempo desde entonces.

Para Nixon, la diplomacia de Kissinger organizó el fin de la guerra de Vietnam y el desplazamiento hacia China: dos acontecimientos relacionados y cruciales en la resolución de la guerra fría.

Ganó el Premio Nobel de la Paz de 1973 por su diplomacia en Vietnam, pero también fue condenado por la izquierda como criminal de guerra por los excesos percibidos por Estados Unidos durante el conflicto, incluida la campaña de bombardeos en Camboya, que probablemente mató a cientos de miles de personas.

Esas críticas le sobreviven.

El acercamiento a China no solo reorganizó el tablero de ajedrez mundial, sino que también cambió casi inmediatamente la conversación global de la derrota estadounidense en Vietnam a una alianza antisoviética revitalizada.

Después de que Nixon se viera obligado a dimitir por el escándalo Watergate, Kissinger fue Secretario de Estado del sucesor de Nixon, Gerald Ford.

Durante esa breve administración de dos años, la estatura y la experiencia de Kissinger eclipsaron al atribulado Ford, quien cedió gustosamente la política exterior estadounidense a Kissinger para que pudiera centrarse en la política y presentarse a las elecciones para el cargo para el que el pueblo nunca le había elegido.

Durante los turbulentos años setenta, Kissinger también alcanzó una especie de estatus de culto.

Sin ser clásicamente atractivo, su comodidad con el poder mundial le confirió un carisma que llamó la atención de actrices de Hollywood y otras celebridades. Su vida romántica fue el tema de muchas columnas de cotilleos. Incluso se le cita diciendo que “el poder es el afrodisíaco definitivo”.

Su legado en la política exterior estadounidense siguió creciendo tras la administración Ford. Asesoró a empresas, políticos y muchos otros líderes mundiales, a menudo a puerta cerrada, pero también en público, testificando ante el Congreso hasta bien entrados sus 90 años.

Críticas y condenas

Las críticas a Kissinger fueron y son duras. La necrológica de la revista Rolling Stone se titula “Muere por fin el criminal de guerra amado por la clase dirigente estadounidense”.

Su relación con la política exterior de Estados Unidos durante los controvertidos años de Vietnam es casi una obsesión para algunos críticos, que no pueden perdonar su papel en lo que consideran una administración corrupta de Nixon que llevó a cabo terribles actos de guerra contra el pueblo inocente de Vietnam.

Los críticos de Kissinger lo ven como la personificación definitiva de la realpolitik estadounidense, dispuesto a hacer cualquier cosa por el poder personal o para promover los objetivos de su país en la escena mundial.

Un hombre sentado ante un escritorio da indicaciones a otros tres hombres que se encuentran a su lado
El ex secretario de Estado de EE.UU., Henry Kissinger, deja tras de sí un controvertido legado. Shutterstock

 

Pero, en mi opinión, esta interpretación es errónea.

La biografía de Niall Ferguson Kissinger: 1923-1968: The Idealist cuenta una historia muy diferente. En más de mil páginas, Ferguson detalla el impacto que la Segunda Guerra Mundial tuvo en el joven Kissinger. Primero huyendo de un régimen inmoral y luego volviendo para luchar contra él, el futuro secretario de Estado de EE.UU. aprendió que el poder mundial debe gestionarse bien y, en última instancia, utilizarse para promover las causas de la democracia y la libertad individual.

Tanto si asesoraba a Nixon sobre la política de guerra de Vietnam para establecer unas negociaciones de paz plausibles, como si organizaba los detalles de la apertura a China para poner en jaque mate a la Unión Soviética, la mirada de Kissinger siempre estuvo puesta en preservar y hacer avanzar los valores humanitarios liberales de Occidente, y contra las fuerzas del totalitarismo y el odio.

En su opinión, la única forma de conseguirlo era trabajar por la primacía de Estados Unidos y sus aliados.

Nadie hizo más por lograr este objetivo que Henry Kissinger. Por ello será alabado y condenado.The Conversation

Lester Munson, Non-resident fellow, United States Studies Centre, University of Sydney

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.