HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Una visión socialista de Goya como pintor del pueblo


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Emiliano M. Aguilera nos ha dejado una enorme colección de artículos en El Socialista sobre arte en los años veinte y treinta que algún día habría que estudiar en su conjunto. Nosotros hemos hecho algunas incursiones, al respecto. Emiliano Martín Aguilera fue un abogado y crítico de literatura y arte, muy activo entre las Juventudes Socialistas, miembro de la Agrupación Socialista Madrileña, colaborador en El Heraldo de Madrid, miembro del Patronato del Museo Municipal de Madrid, y un incansable redactor del periódico socialista. De regreso del exilio se dedicó con fruición a publicar en Editorial Iberia un número considerable de libros de pintores, y estudios introductorios de autores literarios. Aguilera fue un socialista que puso su enorme capacidad de trabajo al servicio de la difusión de la cultura, y que merece un estudio monográfico.

Pues bien, en el Almanaque de El Socialista de 1929 expuso sus ideas sobre la consideración de Goya como pintor del pueblo que nos gustaría comentar en el presente trabajo, y que nos hemos atrevido de calificar como visión socialista.

Nuestro autor recordaba que con frecuencia se calificaba a Goya como el pintor del pueblo, que en sus obras reflejaba al mismo cuando se divertía y cuando se revolvió contra Napoleón. Así se comentaban los famosos cartones que todos conocemos y luego los lienzos tan famosos en relación con los hechos del 2 y 3 de mayo de 1808. En conclusión, Goya era el pintor del pueblo porque pintaba majas y chisperos solazándose en las orillas del Manzanares, merendando en la pradera de San Isidro en días de romería, o porque pintaba al pueblo madrileño enfrentándose a los mamelucos de Murat o, ya vencido, siendo masacrado en las montañas cercanas al palacio del Príncipe Pío.

Aguilera no negaba esto, pero ni esos cartones ni esos lienzos eran suficientes para otorgar el calificativo de pintor del pueblo a Goya porque había otros cuadros que no eran los únicos que le acreditaban así, pero que consideraba que eran los mejores para hacerlo.

Nuestro autor explicaba que los oficios manuales y los trabajos de los obreros habían constituido temas excepcionalmente cultivados por los artistas. Las tareas de artesanos y menestrales ya habían atraído la atención de los artistas primitivos, y realizó un repaso sobre este tema en la historia del arte hasta llegar a Goya.

El pintor aragonés pertenecía al pueblo, era un hijo del mismo, y su obra demostraba que en el pueblo había belleza y gracia.

Goya encontraba poético el trabajo y lo copiaba de un “modo genial”, sin olvidar un solo detalle que pudiera “hablar al corazón”. Así había pintado Las mozas del cántaro, Las lavanderas, Los leñadores, La era, Fabricación de pólvora, Fabricación de balas, Los herreros…Ese último cuadro (conocido más como La fragua), que se encontraba en la colección de H. C. Frick, en New York, era para Aguilera una obra capaz por sí sola de acreditar a Goya como el más formidable pintor “que vieron los siglos”. Los herreros serían un poema lírico dedicado al trabajo, era la obra que mejor justificaba que se denominase a Goya como el pintor del pueblo por antonomasia.

Cierto era, a modo de conclusión, que Goya era el pintor del pueblo cuando pintaba al pueblo divirtiéndose, y también encolerizado, pero Goya no era nunca tan pintor del pueblo como cuando pintaba al pueblo trabajando.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider