Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Suevos


Eurico, rey de los godos (466-484 d.C.). Este monarca godo vio caer al Imperio Romano de occidente y supo aprovechar muy bien sus recursos para convertir al reino visigodo  en el reino más poderoso de Occidente en el siglo V. Fuente: wikimedia.org Eurico, rey de los godos (466-484 d.C.). Este monarca godo vio caer al Imperio Romano de occidente y supo aprovechar muy bien sus recursos para convertir al reino visigodo en el reino más poderoso de Occidente en el siglo V. Fuente: wikimedia.org

Los suevos fueron un pueblo germano del norte. Su origen estaría en la zona del mar Báltico, llamado por los romanos mare Suebicum. A comienzos del siglo V atravesaron las fronteras del Imperio Romano. En el 409 llegaron a Hispania y se asentaron en torno al 411 en la Gallaecia, en los conventos Bracarense, Asturicense y Lucense. Su llegada tiene que ver con la de otros pueblos germanos, como los vándalos, todos presionados por los hunos.

En Braga situaron la capital de su Reino, aunque nunca consiguieron establecer una organización mínimamente estable. Su relación con los vándalos comenzó a deteriorarse, provocando que estos marcharan al norte de África, donde fundarían en el 429 un Reino. Ese fue el momento de la expansión de los suevos al mando del rey Hermerico por toda la Gallaecia. Este dominio fue refrendado por Roma en el 433. El rey Requila inició otra oleada expansionista hacia la Bética y la Cartaginense. Los suevos derrotaron a los ejércitos romanos en el 446. Requiario, hijo y sucesor de Requila, penetró en la Tarraconense y se unió a los bagaudas que operaban en el valle del Ebro. Llegaron a tomar Lérida, pero en el 456 fueron derrotados por los visigodos, dirigidos por Teodorico II, en la batalla de Órbigo, cerca de Astorga. Los romanos habían acudido a los visigodos para controlar las provincias de Hispania. Los visigodos tomaron Braga y Mérida y el rey suevo fue apresado y ejecutado. El Reino suevo quedó bajo la tutela del visigodo Agiulfo, pero fue depuesto por los suevos que pudieron sobrevivir un siglo más, aunque estuvieron divididos en facciones; una de ellas eligió a Maldras como rey, dominando el área del sur del Miño, frente a Framtan o Franta, rey de la zona de la Lucense. Fue una época de enfrentamientos.

En el año 464, Remismundo, sucesor de Framtan consiguió unificar las dos facciones, adoptó el arrianismo y pactó con los visigodos, pero éstos, deseosos de terminar con la presencia sueva en la península Ibérica rompieron lo pactado y ocuparon Mérida. Los suevos, por su parte, buscaron ahora el apoyo romano.

El último rey importante de los suevos fue Teodomiro (561-570), que hizo que el catolicismo fuera religión oficial. Al parecer, la labor evangelizadora de Martín de Dumio tuvo mucho que ver con esta conversión, además del posible estímulo generado por bizantinos y merovingios en sus enfrentamientos con los visigodos. En su época, el Reino suevo se extendía desde Galicia hasta el norte del Tajo. El rey Miro inició una serie de enfrentamientos contra Leovigildo, apoyando a Hermenegildo cuando éste se sublevó contra su padre. Al ser derrotado, juró fidelidad al rey visigodo. A Miro le sucedió su hijo Eborico, pero fue depuesto en el 584 por su cuñado Audeca. Ese fue el momento que aprovechó Leovigildo para intervenir militarmente y terminar en el 585 con el Reino suevo para siempre.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider