Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Los inicios de la Biblioteca de Estudios de Ciencias Sociales de Viena


La Biblioteca de Ciencias Sociales de la Cámara de Trabajadores y Empleados Asalariados de Viena es una biblioteca fundamental, muy vinculada al movimiento obrero. Fue fundada en 1921, abierta al público al año siguiente, hasta el secuestro de sus fondos perpetrado por los nazis, aunque fue restablecida en 1945. En 1960 se trasladó a su emplazamiento actual, y entre 2006 y 2008 fue remodelada y renovada. Guarda fundamentales fondos de historia del movimiento obrero, política, historia contemporánea, políticas sociales, ambientales, económicas y educativas, así como de feminismo, sociología, filosofía, etc.

Gracias a Iso Brante, desde Viena, el lector de El Socialista se pudo hacer una idea de los primeros años de esta Biblioteca, gracias a un artículo que publicó en junio de 1926.

El corresponsal del periódico obrero español consideraba que la Biblioteca era un “laboratorio revolucionador de mentes”, pero, sobre todo, que no podía desligarse de su director, Fritz Brügel (1897-1955). Por su importancia intelectual nos detendremos un poco en su figura que, además, es un ejemplo de la azarosa vida de tantos centroeuropeos en el período de entreguerras, la Segunda Guerra Mundial y la posguerra. El vienés, bibliotecario, escritor y diplomático fue hijo del periodista e historiador Ludwig Brügel, que terminaría muriendo en el gueto de Theresienstadt. Nuestro protagonista se doctoró en Filosofía, y sería, como sabemos, director de la Biblioteca. También fue un activo periodista y se implicó en la educación del socialismo, además de pertenecer a la Masonería. Fue uno de los fundadores de la Asociación de Escritores Socialistas. Ingresó en el KPÖ, es decir en el Partido Comunista Austriaco y participó en el levantamiento de 1934. Tuvo que huir a Checoslovaquia, y al año siguiente se le desposeyó de su nacionalidad, aceptando la checoslovaca. En este país trabajaría para la diplomacia y colaboró en varias revistas. Después de Munich tuvo que huir a Francia, y en 1941, a través de España y Portugal, llegó al Reino Unido. Pudo regresar a Praga al terminar la contienda y reanudar su trabajo diplomático, pero lo abandonó en 1950, emigrando de nuevo para terminar su vida en Londres. Escribió mucho, pero destacamos su obra con Benedikt Kautsy, El socialismo alemán desde Ludwig Gall hasta Karl Marx (Viena, 1931). También fue poeta y traductor.

Iso Brante elogió claramente a Brügel, como un ejemplo de joven socialista, que habría fundido su persona con su obra, la del proletariado, luchando contra la ignorancia.

Después de cinco años de existencia la Biblioteca contaba ya con cien mil volúmenes. Disponía de muchos medios económicos para compra de libros, procedentes de la Cámara de Trabajo, y también de la Municipalidad vienesa. La Biblioteca era, según Brante, una de las principales de una capital con muchas bibliotecas públicas. Solamente era superada en fondos por la Biblioteca Nacional y por la de la Universidad de Viena.

Entre los fondos estaban las Bibliotecas de Menger, Víctor Adler, Winarsky y Pernerstorfer. También contaba con 450 revistas y 30 diarios en lenguas diversas, manuscritos de Marx, Bebel, Lassalle, Engels y de otros personajes franceses e ingleses.

En 1926 se celebró una exposición de ediciones originales y primeras de la Historia del socialismo, y Brante aludía a que la más antigua era de 1573 y la más moderna de 1894. Así pues, se expusieron obras de toda la “prehistoria” del movimiento obrero, desde la Edad Media en adelante, con las de los utopistas del siglo XVIII, la Revolución inglesa, la Francesa, los socialistas franceses del siglo XIX, el socialismo cristiano, los precursores alemanes, la prensa obrera, y Robert Owen, Marx, Lassalle, Blanc, Engels, Proudhon, Fourier, Cabet, Saint-Simon, y Babeuf.

El éxito de la exposición fue enorme, como lo demostraría su repercusión en la prensa austriaca.

Brügel estaba, en el momento de la publicación del artículo de Brante, preparando un archivo para la Historia del movimiento obrero mundial.

Hemos consultado el número 5430 de El Socialista de 30 de junio de 1926.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider