HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La comprensión de textos históricos sobre la madurez en el Bachillerato


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

En estos días en los que se habla de la reforma de la prueba para entrar en la Universidad que realizan los alumnos que han superado Segundo de Bachillerato, se ha planteado la necesidad de un ejercicio de madurez, y de reducir las pruebas que promueven el aprendizaje memorístico por otros más analíticas. No podemos estar más de acuerdo desde nuestra propia experiencia como profesor en este nivel educativo en Historia de España. A la espera estamos de su aprobación y de cómo el Estado y las Comunidades Autónomas, con las Universidades, abordan el cambio en la práctica.

La prueba de Historia de España la EVAU en la Comunidad de Madrid, que es la que conocemos por nuestra labor docente, no prueba más que un aprendizaje memorístico, hasta en las partes prácticas de la misma, es decir, en el comentario de texto y en el de la fuente histórica. En realidad, las preguntas fundamentales que se realizan en estas dos partes “prácticas” nada tienen que ver con la comprensión de los textos, mapas, gráficas o fotografías que se les ofrecen, ya que las mismas son pretextos para explicar una parte de uno de los temas oficiales. Por mucho que insistamos en las clases para que los alumnos intenten en la contestación de esas preguntas hacer alusión al texto o fuente que se les presentan, se lanzan a contestar la pregunta en sí porque, además les apremia el tiempo, tienen poco espacio para escribir y sienten una gran presión.

Pero, por otro lado, a lo largo de los años hemos comprobado las enormes dificultades que se presentan a los alumnos de Secundaria y de Bachillerato a la hora de realizar comentarios de textos en sí, lo que creemos motivó este modelo “sui géneris” de comentario de texto en la EVAU. Vamos a intentar en este breve artículo plantear una alternativa a esta cuestión de los textos.

Esa experiencia docente nos hace desechar tanto el modelo clásico de comentario de texto con clasificación del mismo, señalización de ideas fundamentales, resumen, y comentario en sí, como la forma en la que se presenta el mismo en la EVAU. Las razones son claras. En el primer caso porque pretendemos que nuestros alumnos se lancen a un texto intentando que apliquen lo que se ha enseñado sobre un determinado tema, y los resultados no son muy positivos. Ha habido un aprendizaje memorístico del tema y aplicarlo a un texto se convierte en un ejercicio titánico e incomprensible para el alumno. En el segundo caso, ya hemos apuntado que poner un texto como pretexto de una pregunta no tiene ningún sentido, casi es mejor hacer la pregunta directamente sin texto.

Así pues, como alternativa, creemos que antes de que el alumno llegue a poder realizar un comentario de texto, digamos “clásico”, tenemos que intentar que los alumnos comprendan los textos históricos, es decir, que entiendan lo que leen, y a medida que están abordando un tema en clase. Si estamos hablando de una Constitución del siglo XIX, por ejemplo, nada mejor que abordar el texto de la misma en el proceso de aprendizaje, que vean en la práctica qué es lo que se está tratando sobre el tipo de soberanía, las relaciones entre la Corona y las Cortes, o cómo se interpretan en dicho texto constitucional los derechos, por poner varios ejemplos significativos. Igual debe pasar a la hora de trabajar con un personaje o un partido político, es decir, con un escrito o manifiesto para ver en la práctica las ideas que se defienden o se critican. Si estamos hablando de una ideología, qué mejor que a través de un texto de la misma. Lo teórico y lo práctico deben ir, en conclusión, inextricablemente, unidos.

A la hora de evaluar lo aprendido se deben hacer pruebas basadas en textos históricos con preguntas con sentido: ¿cómo se eligen los senadores en la Constitución de X y por qué en ese momento se planteó esa fórmula?, ¿qué quiere decir que este partido político tiene un programa mínimo y otro máximo, cuáles son, a grandes rasgos?, ¿en qué ideología se habla de esta dualidad?, etc.

Este tipo de preguntas permiten demostrar que se ha entendido un texto que, además, incluye conceptos y formas de expresión a la que no están habituados los alumnos, y permite comprobar los conocimientos que se han adquirido o no y el grado de consecución de esa adquisición. Pero para ello hay que trabajar como hemos indicado porque estamos fomentando que se piense a medida que se abordan conocimientos, superando lo estrictamente memorístico. Seguramente estaremos trabajando la madurez porque no solamente estaremos aprendiendo Historia, sino también a entender textos y a comentarlos, guiados por el momento, pero para que en un futuro poder contar con ciudadanos, vayan o no a la Universidad, que, realmente, sepan leer, interpretar lo que leen y poder formarse opiniones.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Europa en su cenit
El republicanismo en España
El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider